La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / deidades

 Imprimir  Recomendar
  [C:525877]

salí del trabajo y sentí que estaba errado, que debía seguir laborando... un niño desnudo y lleno de heridas se acercó... extendiendo sus manos, me pidió una dádiva... no tenía nada en los bolsillos, pero toqué mis ropas y le di mi saco, chompa y zapatos... la cogió y se la puso... a medida que se alejaba noté que su cuerpecillo iba creciendo mas y mas hasta quedar del mismo tamaño que yo... y yo sentí que encogía mas y mas... de pronto vi a un perro mugroso que pidió un poco de comida, pero yo no tenía nada... miré el saldo de mis ropas y le entregué todo, hasta quedar desnudo... el perro se cubrió y empezó a olisquearme... ¿puedo comerme un pedazo de tus manos?, preguntó... no te va a dolor, agregó... le extendí mis manos y este empezó a lamerlo suavemente, tan suave que quedé dormido... cuando abrí los ojos estaba tirado en la calle, no tenía brazos... tan solo dos muñones... me paré y traté de caminar... cuando llegué a mi hogar quise entrar, pero no pude... mi cuerpo era la de un perro con dos muñones... empecé aullar y de toda mi casa salieron cientos de perros y gatos y todos querían destrozarme... iba a correr, pero me dije que no... vi como los perros se lanzaron sobre el resto de mis carnes... sentí el crujir de mis huesos... luego, nada, nada... pude vislumbrar algo gris... era un hombre vestido de negro que con un ramo de flores buscaba una dirección... pasó por mi lado y noté que se parecía a mi padre ya muerto hacía mas de veinte años... traté de hablarle, pero de mí tan solo brotaban burbujas rojas, así como la sangre... mi ser estaba destrozado, pero aún podía ser... entendí que debía morir, pero aún no... las luces del día esperaban mi viaje... entendí tantas cosas... y allí supe que estaba en mis manos diluirme en la nada... ok, me dije... y luego, lo absoluto se hizo gris como el alborear de una mañana... dejé de ser... y fue muy dulce...

Texto agregado el 21-07-2013, y leído por 106 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]