La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Arenyndriel / El último día (tercera y última parte)

 Imprimir  Recomendar
  [C:527833]

De pronto escuché ruidos de pisadas próximas y de gritos, lo que me sacó de mis cavilaciones y me trajeron de vuelta a la realidad. Pensé en Merry y en Pippin y en que podría estar en dificultades. Me dirigí hacia donde provenían los alaridos y vi a ambos medianos en encarnizada aunque dispareja lucha contra docenas de orcos. Decidí auxiliarlos para que no fueran abatidos por aquellos engendros malignos y entré en combate. No iba a dejar que salieran de eso solos al no haber posibilidad de que lo hicieran airosos y sin tener mucha experiencia en el manejo de espadas. Tal vez intervine porque inconscientemente deseaba redimir la mala acción contra Frodo y no podía realizarlo de mejor manera que con esos dos amigos que había traído consigo desde su lejano país y que ahora se hallaban en serios apuros. Abatí a varios orcos, pero éstos nos sobrepasaban incalculablemente. Me percaté pronto de que yo solo no podía con todos y pedí ayuda tocando mi cuerno. El llamado fue sonoro y vibrante y creía que los miembros restantes de la Comunidad lo oirían y vendrían en nuestro auxilio pronto… pero ninguno de ellos se hizo presente y únicamente acudieron más de esas abominables bestias. Repentinamente empezaron a surcar el aire flechas lanzadas por los orcos y, antes de que pudiera ver siquiera de qué dirección salían, una de ellas se incrustó en mi carne. No supe que había sido alcanzado por éstas hasta que vi una de ellas clavada en mi costado y percibí un lacerante dolor. Pero esos infames no contaban con que para acabar conmigo se requería más de una sola flecha y, aún herido, continué con el enfrentamiento y mi espada atravesó a infinidad de arcos hasta que más flechas cayeron sobre mí y terminaron por derribarme. La última se alojó en mi pecho y en ese instante supe que no me quedaría mucho tiempo de vida. Mis fuerzas menguaron por el duelo y caí al suelo, incapaz de seguir peleando. Los orcos capturaron a Merry y a Pippin, que no pudieron darles batalla por su cuenta y sólo pude quedarme ahí, mirando impotente cómo se los llevaban. Entristecido por lo que consideré un fracaso más, me saqué una de las flechas encajadas en el pecho para no tener ese ornamento de orcos cerca del corazón. Luego me recargué en un árbol cercano y me puse a esperar.
Hubo mucho silencio después del combate. Me preguntaba donde estarían los demás, por qué no habían ido en nuestra ayuda y si el motivo por el que no contamos con su auxilio no se debería a que los orcos los habían ultimado a ellos también, lo que explicaría además la quietud a mi alrededor. Sentí pena por Frodo, por Merry, por Pippin, por todos… inclusive por mí, un guerrero al servicio de su patria que había defraudado a todos y que no pudo cumplir con ninguna de las misiones recientemente encomendadas. Estaba al borde de la muerte y sentía que toda mi vida había sido un rotundo fracaso y quise llorar, pero no tenía lágrimas. No sabía si Frodo vivía o no, pero quizás el Anillo habría sido recuperado por el Enemigo y todo se sumiría en tinieblas y Minas Tirith quedaría arruinada y ya no habría más luz ni belleza en el mundo. El horizonte se oscurecía por completo y lo único que quedaba por hacer era aguardar a que todo acabara lo más pronto posible para no prolongar el sufrimiento.
Inesperada, aunque tardíamente, apareció ante mí Aragorn. Me confortó saber que al menos él seguía con vida, pues era un guerrero valiente que había guiado bien a la Comunidad a partir de la caída de Mithrandir en el puente de Khazad-dum. Me sentí en un principio receloso de su persona por reclamar el título de heredero al trono de Gondor, cuando yo no estaba bien seguro de que fuera el legítimo descendiente de Isildur, además de que no confiaba en que pudiera afrontar la responsabilidad tan grande de gobernar a mi pueblo. Pensaba en que un simple montaraz no podría estar emparentado con los antiguos y gloriosos señores de Gondor, pero no es bueno fiarse de las apariencias, ya que aprendí que éstas ocultan a menudo la verdadera personalidad de quien las lleva. Aragorn demostró ser no sólo un buen capitán de la Comunidad, sino también alguien digno de ser coronado como rey de Gondor y aún me siento orgulloso de haber marchado a su lado. Incluso en esos momentos me enorgullecía tenerlo cerca de mí, a pesar de que hubiera preferido contar con su presencia minutos antes de la batalla y así hubiéramos triunfado. Él se acercó a mí y le informe que se habían llevado a Merry y a Pippin además de que le confesé, arrepentido y sin poder ocultárselo más, lo que quise hacer con Frodo. Su mirada era compasiva e irradiaba el perdón que tanto necesitaba sentir. Quise decirle todo lo que pensaba y mis temores, pero un manto negro me cubrió la vista, mi voz se quebró y mi vida se extinguió.
Así fue el último día de mi existencia, y así acabaron mis días, aunque este relato todavía ha de proseguir un poco más. Después de mi fallecimiento aparecieron Legolas y Gimli, los cuáles acordaron junto con Aragorn que lo mejor sería darme una sepultura en el río, ya que contaban con pocos recursos para hacer uno terrenal. Trasladaron mi cuerpo inerte con sumo respeto y la depositaron en una de las barcas que se nos obsequiaron en Lothlórien a nuestra partida de ahí y, a su vez,mis amigos la transportaron río adentro hasta los rápidos del Rauros, donde la soltaron y la dejaron ir. Navegué de esa manera por todo el curso del Aunduin y, en cierto punto, mi estimado hermano Faramir encontró la barca con mi cadáver y confirmó que en verdad había muerto, pero la corriente me llevó todavía más allá hasta que desembocó en el Mar, el cuál se convirtió en mi última morada definitiva. Por otro lado, mi espíritu arribó a las Estancias de Mandos, en donde todos van al morir. Mi deceso causó dolor en quienes me apreciaron, y en vida cometí muchos errores, pero no he fracasado, como llegué a pensar antes de morir; porque también logré grandes hazañas que pocos pueden presumir, lo que es significativo. Ahora sé que Frodo cumplió su Misión y que Aragorn ocupó el trono que tanto merecía. La Oscuridad se acabó, y Gondor es mejor de lo que yo siempre pensé que podía ser. Ya no siento ningún pesar: mi cuerpo está en los dominios de Ulmo y mi espíritu se halla en completa paz. No puede haber nada mejor para alguien como yo.

Texto agregado el 27-08-2013, y leído por 125 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2013-12-25 19:45:19 Como he dicho antes, has dado voz a un personaje quizás subestimado, quizás el primero olvidado en la historia, pues es el único de la Comunidad que no llegó al final. Al principio me atreví a pensar que intentarías un final alternativo con Boromir como protagonista; pero le has rendido un homenaje muy merecido, recayendo en detalles en los que yo no había caído en la lectura del Señor de los Anillos. Me ha parecido un gran trabajo. Mis más sinceras felicitaciones. ikalinen
2013-09-10 22:49:59 Malditos... yo que pensé que con su último aliento grabó estas palabras en la piel de un orco... stracciatella
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]