La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La espada dorada

 Imprimir  Recomendar
  [C:533200]

Paraísos e infiernos, todo de cuento en cuento se puede volver ciertó. La libertad es un tesoro que a diario se tiene que pelear y por ello no habrá tregua para esclavos del malvado destinó terminar.

Ocrenlandor
Es una época donde el juego de tronos fue colonizado por grandes poderes que buscan la opresión para robar la luz del sol.
Jancover es un gigante brujo, uno de sus ojos es verde, el otro es negro, su fuerza es descomunal, las fibras de sus músculos se definen a la vista, en su mentón lleva una barba en punta de un color azulado, sus atuendos en el altar de poder son de color púrpura, sus pantalones son de piel de dragón, sus botas tienen incrustado lujosos diamantes adheridos a la costura; aquel altar se encuentra en la colina más alta del valle la cual tiene un magistral castillo gótico, su torre principal es una enorme pirámide donde la energía del sol esta retenida, en su espalda lleva una espada.
La espada dorada es de oro macizo y sólo el hombre con fuerza descomunal podrá maniobrar con su infinito poder.
Espeluznante lo que la mente de jancover esta dispuesto a ejecutar, su plan final que es unir sus gotas de sangre con la hija de la luna yira, es una hermosa princesa de la tierra de las estrellas que cuando camina por su jardín comienza a germinar un tallo que lento se vuelve energía para comenzar a levitar mientras su poder aumenta de energía , ese talló sube hasta el cielo oscuro y la sublime energía entra en sus furor y comienza a cambiar de color creando un arcoíris de auroras boreales tan espectaculares que no se lo imaginan, lo pueden ver, deleitan e inspiran algún poeta que este muerto y que al momento es resucitado para que escriba algo y resucité las flores muertas que algún día homenajearon a todos los poetas juntos que han muerto y todavía escriben vida.
El cabello de la princesa yira se divide en trece trenzas que terminan en sus puntas con una flor, su cabello es rojizo, amarillo y blanco, es la pruebe que es la hija de la luna que fecundó el sol, sublime magia de amor que puede evocar y hacer un corazón delirar de felicidad, pero ella esta afligida y todo perdido en el destino puede estar si su corazón no vuelve a palpitar de rotundo amor.
Jancover y diez gigantes más les fue encomendada la misión de apoderarse de la espada dorada a toda costa.
La espada dorada fue forjada por una fuerte marea proveniente del sol, el oro entre esa monta fundió, el molde de la piedra fue perfecta, cuando esto sucedió una fuerte explosión provocó dejando salir lava y así se formaron enormes pasajes que llevan a la caverna donde la espada de oro fue forjada, pero resulta que es la guarida perfecta para el feroz dragón que arroja esferas de fuego que al contacto revientan desencadenando más fuego abrazador. Por esos alrededores nadie se atreve a pasear porque el dragón vuela contante por allí en busca de algo que devorar.
Las aldeas cercanas fueron desterradas, si no se marchaban serian comida para un nuevo día del dragón. Los gigantes sin temer se adentraron por la caverna para obtener la espada dorada, desafiaron el poder del fuego del dragón; cada boca rada calcinan te iba terminando con los gigantes hasta que jancover y odtrual quedan nada más, su mejor amigo y con el cual ha estado juntos desde niños. Fuertes e invencibles clavan por última vez sus espadas en el dragón que termina su vida con una bocarada de humo negro que irradió un feo aroma que confirmo su muerte.
Odtrual levanta sus manos ya que dioo la estocada final, gritando y alabando su gloria mientras observa jancover que serio medio sonríe, ve a su amigo y fiel combatiente bebiendo sorbos de ron de una bota de piel de dragón, toma de nuevo un par de sorbos enaltecido y jancover estando a un paso cuando su amigo le brindaba de su ron este sin mediar palabra con su honor entre el pantano trapaza a odtrual con su espada desde su pecho saliéndole por su espalda, el caído casi no lo puede creer mientras observa las palmas de sus manos llenas de sangre agonizante.
Jancover sin piedad, cruel se enorgullece de sí y se lleva la espada dorada consigo y la espada de odtrual la cual tiene la última estocada, se puede demostrar porque yace congelada. Con la espada dorada tiene el poder de todos los gigantes juntos. Este vuelve a su recinto gótico luciendo la espada dorada, los homgrysss ante jancover se incan; su promedio de estatura es de uno noventa a dos metros, son creados por la hechicera chaguana.
Los rostros de los homgryss son macabros ya que sus cuencas salen luz oscura. Jancover admira la espada dorada mientras el cielo reluciente sin los rayos del sol pero hechizado el entornó por las estrellas da mucha más vida a la flora que mágica a la vista de todos no quieren que la eterna primavera desaparezca.
Jancover ansioso dispuesto aferrar entre su puño la espada dorada pero este en el último instante se abstiene, siente que no es digno de poseerla, la única persona que tiene el poder de manipularla es la princesa yira, eso no se lo esperaba pero le evitara malgastar su tiempo y unir las gotas de sangre de una vez por todas.
El malvado gigante molesto desea que la princesa yira sea traída a su reino antes de renacer del alba; los homgryss pueden cambiar su fisionomía a su antojo así que hacen surgir alas y entre todos forman una gran ave que hacen la ilusión de una bandada gigantesca que ocultan el azul horizonte que ven los campesinos arribar con temor, apagan sus fogatas y se esconden dentro de sus moradas aferrándose a sus familias.
La princesa yira camina desprevenida entre sus jardines de su prometedor reinado, sus guardianes no le descuidan y caminan unos pasos atrás aunque esto le molesta la princesa, ellos no admitirán en su honor que le pase algo a su princesa. A ella le encanta ver como el viento mece las flores sin cesar y estas de ipso facto dejan de moverse y se vuelven de color negro, el viento no soplo más, la princesa observó a los cielos angustiada y ya sorprendida cerro sus ojos mientras sus lágrimas se le escapan por el temor, sus guardianes muy rápido y ágiles con movimientos sueltos, saltos sobre humanos rodean a su princesa convirtiendo ese movimiento en un anillo de poder con sublime energía que de todo le protegería, pero se confiaron los guardianes y dejaron el vital ritmo de entrenó mental y físico, el anillo de poder claudicó.
Los homgryss trajeron a jancover en una nube invisible que todo el alrededor envolvió, es la fuente de poder del anillo del gigante el cual consumió la protección de los guardianes. El anillo de jancover contiene una gema estelar que hallo en una laguna cercana por obra da la bruja changuana; todo en el lugar comienza a desaparecer hasta que todo se vuelve una laguna llena de lodo.
Los guardianes de la princesa yira se debilitaron y quedaron tendidos en el lodo, están consientes de lo que pasa pero sin poder mover un musculo ven como la nube les cubre sus cuerpos hasta ocultar su rostro y desparecen en un resplandor de color violeta; la nube forma una silueta de un gigante mientras termina de oscurecer el paisaje, este quiso hipnotizar la princesa yira que no deja sus ojos al descubierto pero el temor se va y abre sus ojos logrando ver a jancover sonreír despiadado, de pronto ve como sus homgryss se separan y vuelan en todas direcciones estrellándose unos con otros, el corazón de la princesa latió de amor profuso, se podrá tomar preso lo físico que será liberado por el sublime amor que tenia dormido y lo lleva presente, le cuida y le venera, siempre le deja un sinfín de posibilidades que llevara el amor hasta lo más recóndito de un oscuro y duro corazón que no palpitaba hasta el día de hoy.
Desconcertado jancover observo su anillo y la gema estelar ya de un color rojo muy candente, mirando alrededor se desorientó, ya temblaba de temor cuando la princesa yira atrajo la espada dorada y le aferro como si nada, con la hoja le señalo y un arcoíris en espiral envolvió al gigante que miraba atónito sus manos que se resquebrajaban, su mente maleva se rompió y con ello libero los rayos del sol, despavorido corrió gritando: ¡el amor lo opaco venció!
La bruja changuana tanto temió que al fin del mundo fue y se escondió donde los rayos del sol le descubrieron y le volvieron loca, se comió sus manos y después murió.
La princesa esta triste por sus guardianes caídos en su honorable protección, el cielo volvió a retomar su azulado color y desde el cielo el amor irradió, el cuento entre los sueños las pesadillas derrotó cuando la princesa encontró su escondido amor que perdido y sin destinó un afortunado príncipe de piel azul le motivó. Ella escribió su futuro que al lado de su príncipe comenzó.

j.c.n-19-7-2013

Texto agregado el 28-11-2013, y leído por 201 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]