La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / krisna22z / MÓVIL 31

 Imprimir  Recomendar
  [C:535842]

Móvil 31

"El frenar de un taxi, y el azote de la puerta hace de este viaje un reencuentro con el recuerdo".

Un taxista, en silencio se queda observándola, y a ella le dice...

-¡Usted fue mi pasajera hace cinco años!.... Ella, sorprendida hace un gesto de desconcierto.

-iSi!, ahora estoy totalmente seguro, i es usted ! afirma el taxista….

No; usted debe equivocarse, yo no lo conozco, porfavor si podria apresurarse que me urge llegar. Ella respondió en un tono serio; iNo tome a mal la conversación, dice el taxista!.

-No es eso; pero me urge, además me esta confundiendo, Ella volvió a responder, y como usted dice; cinco años, es bastante tiempo para recordar la cara de un pasajero, ¿no cree?.

Ah!!! .... dice el taxista.

Para que usted vea; aveces sin pedirlo los pasajeros nos hacen participe de situaciones que se hacen inolvidables, pero en su caso es otra historia, ya que usted no compartió nada conmigo, al contrario fui yo quien quizo compartir.

-No le entiendo, pero seguro se está equivocando de persona- ella respondió.
Resulta señorita… que me solicitaron un servicio hace cinco años; yo tenía más de una semana en el trabajo de taxi… y el servicio fue este…. "Se necesita una móvil lo mas cercana a la Av industrial".

Yo, era nuevo en el trabajo, y llevaba poco tiempo viviendo en la ciudad; desconocia el nombre de las calles y avenidas, pero, en varias oportunidades los pasajeros me habían instruido… y me quedó grabado el nombre del sitio. -en ese momento, yo me encontraba muy cerca, presioné audaz la radio y dije “ positivo” móvil 31.-

¡móvil 31, tome el servicio para el pasaje luna y vera cuadra #215 me indico la base, i en unos minutos llego !, respondí.

El hecho es, señorita le pido disculpas retrasadas porque no llegue en unos minutos, llegue después de casi diez minutos y más; Si, recuerdo que he solicitado muchos servicios, algunos eran muy rápido y otros no tanto… respondió…..peroooo ella se quedó pensando.

-Pero seguro ahora si recuerda el día que por primera vez subió a mi unidad; interrumpió el taxista-.

Algo intimidada ella, intento cambiar el tema de conversación, hablo del tráfico, de la delincuencia, de la creciente extorción, del alcalde, del crecimiento de la ciudad, del alza del combustible, en fin de cualquier otro tema, para que el taxista no vuelva con esa historia que ya la conocía hace cinco años.

El camino era largo, ella lo había intersectado, en una zona algo peligrosa, al subir tuvo algo de desconfianza, el precio le pareció correcto, por la hora el sitio y en fin las circunstancias.

Mientras el taxista reportaba a la radio su ubicación, ella se tranquilizo, y pensó es un taxi de confianza solo un poco fantasioso, pero que hago si el retoma el tema del servicio de hace cinco años, ¿y si es cierto?, ella se preguntaba.

Miraba su cartera, sacaba una cosa otra cosa, revisaba sus llaves, contaba las monedas para tener a la mano la tarifa, miraba su celular, no tenía llamadas, no tenía mensajes; intento llamar a una amiga pensaba en su mente, contensta, contesta , nada el buzón de voz… cortaba e intentaba una y otra vez llamar, de pronto le salió una palabras ¡ hay amiga debes estar ocupada que no me contestas¡ …

Y allí aprovecho el taxista para retomar la conversación; con calma señorita ya vamos a llegar le dice… ella le sonríe, si eso es cierto, solo que me están esperando ya hace un buen rato… y perdió su mirada en la ventana…
Ah quedo pendiente que usted recordara y no piense que le estoy mintiendo que usted, i si fue mi pasajera hace cinco años…!

Mmmm murmuro la señorita y dice, puede ser, pero en el caso que si hubiese sido yo, son coincidencias… i y que bueno que usted recuerde a todos sus pasajeros!.

¡ No! Respondió el taxista no a todos los recuerdos, pero si a algunos que me han hecho participe en su felicidad, en su dolor, en su triunfo, y hasta en sus olvidos, si porque no se imagina las cosas que se han olvidado en mi unidad, desde objetos personales, mascotas, canasta de mercado, y no sigo porque la lista es larga, una suave carcajada.
Hizo de aquel momento algo ameno, entre risas y dos miradas en el retrovisor que despejaron la zozobra inicial.

- i Bueno!, con voz alta dijo el taxista aprovechando el jolgorio y se dispuso a continuar con su historia:

yo, estaba cerca a la avenida industrial, buscando el pasaje luna y vera cuadra #215-, cuando me encontré en un laberinto de pasajes y no daba con la dirección, llame a la base y no me llegaban las indicaciones, "móvil 31" oí en la radio, la base me informaba que el cliente llamó para confirmar y cuestionar la demora; yo, estaba sudando de desesperación porque eran las vueltas muy pequeñas y no encontraba la dirección, de pronto asomó un auto quien me dio las indicaciones correctas, llegando hice sonar la bocina, al segundo escuche el jalón de una puerta; la puerta del carro abriéndose, cerrándose y yo puse en marcha el acelerador, direccional derecha, y al fin me sentí cumpliendo el servicio, salimos del pasaje y me di cuenta que lo que menos tenia, era ganas de hablar, pero yo necesitaba el rumbo, el destino donde la llevaría, ya en la avenida, mi paso era moderado, “señorita” pregunte una vez, y una vez mas por si no había escuchado, donde la llevo?, usted se encontraba sentada mirando la ventana pero no se que es lo que miraba porque traía muchas lágrimas....

-Ella miro el retrovisor, y no le fue difícil parpadear simular un gesto y pensar en aquella escena triste, demasiado para volver a recordar, pero no creo, ella penso; cuantas personas suben a los taxis y esa dirección, es la misma, pero entre tantas casas que pedían servicios no puede ser....

"Y señor que paso con la chica" ya más interesada en el tema ella le pregunta.
iAh!, ya veo que está recordando, ve, yo le dije que si era usted,… hay carcajadas, y un poco ruborizada, ella disimula diciéndole, no es eso, solo que quisiera saber el motivo del llanto de la joven… solo es eso ella recalcó.

-Sigo, dijo el taxista- Puede creer señorita a estas alturas preguntarle, porque no contestaba, donde era que la tenía que llevar, o es que no me había oído, ¿a donde?.
Yo, en ese tiempo tuve un dolor muy fuerte, fue por un engaño; quizá por eso aguarde hasta que usted se tranquilizara, i aunque no crea señorita ! El dijo en tono alto; los hombres también sentimos, ella se abrió los ojos sonriéndole con un gesto, el taxista continuo diciendo, en ese momento pensé muchas cosas del porque, el llanto; me preguntaba muerte, amor, engaño, robo, enfermedad, estafa, hay no sabe el sinfín de preguntas que me hacía, y usted no respondia aun mi pregunta, volvieron a sonreírse esta vez ambos con más confianza.

De pronto me dijo, vamos a la av. Versalles, era de noche y las luces de los carros me reflejaban de momentos su mirada ya más tranquila, pero aun con suspiros con huella de llanto y muy triste, yo iba en silencio, pensando, si puediera hablarle detenerme en el camino para tratar de sosegar su llanto, su tristesa , no puedo me decía, no debo...

Llegamos a la susodicha av. Creo que usted no se dio cuenta, pero me había tomado mucho más tiempo de lo que un servicio normal le hubiese llevado, pero claro, usted solo miraba la ventana tratando de ocultar esas lágrimas.
De pronto; ella con un gesto similar, trató de ocultar la nostalgia que en ese momento la embargaba, con un ttilar muy ágil de pesatañas; rebuscaba entre sus cosas no sé qué más porque ya tenía las monedas y llaves entre sus manos.. soltó un suspiro… y el taxista no desaprovecho para decirle, pero señorita, mi intención no fue hacerle recordar esos momentos … solo hacerle saber que hay personas que se vuelven inolvidables para algunos y usted fué una de ellas.

El caso, no fue conocerla en un momento cotidiano, sino por aquel hecho triste, " pero no siempre hay tristeza en la vida"…. iHoy ha subido a mi unidad linda feliz y hasta hace un momento, sonriente….!

-Ella le sonríe- y con la voz algo apagada por la nostalgia....Le pide que continue y le cuente el final.

-Ya en versalles, me dijo que doblase la calle, había una empresa de seguridad a la izquierda, y a la derecha había un hotel-….
Me dijo que fuera al hotel, me cancelo el servicio, y se bajó rauda a la puerta del hotel, toco el timbre le abrieron y usted entro cerrándo la puerta.

Y lo que continua solo usted lo sabe, ¿y el porque fue hasta allí en ese estado?, también.
Ella vuelve a suspirar, y dice "hay joven, al parecer usted si está hablando con la misma persona… " al igual que usted, si yo fuera el taxista y usted el pasajero, i si me gustaría conocer esos motivos!.

Ella; en voz alta y con total firmeza, le dice al taxista:
La pasajera de hace cinco años, tuvo un problema de amor, y pensaba que no encontraría solución a esos tristes momentos...
La pasajera en ese tiempo, descubrió un engaño… y al enfrentarse, quedó asi triste y desconsolada….. no supo que hacer, no debía llegar a casa así, tan lastimada la verían, no podía caminar hasta la av a tomar una movilidad, si apenas podía suspirar; cuando solicitó el servicio, controló todo el llanto que se venía, es por eso que esperó hasta que llegue dicho servicio...

La pasajera solo fue a un hotel, para no ser vista enfrentando ese engaño….
Entro a la recepción y al verla asi, le dieron una tarifa muy alta aduciendo que no había habitaciones. Ella ya estaba adentro; pagó, tomo las llaves, subio a la habitación, entro, dejo sus cosas llamo a casa diciendo que tenía un compromiso y que se quedaria en casa de una amiga, y al otro diá muy temprano de allí partiria a la universidad.

Llamó a una amiga, converso un buen rato, se tranquilizó, refresco su mirada, después intento acariciar su cabeza, porque el dolor que le provoco ese engaño no solo fue en el corazón tambien una terrible jaqueca… ella se sonríe.

Antes de dormir aquella noche, activo la alarma en su celular, dejo a oscuras la habitación e intento cerrar los ojos. Así fue, salió el sol, ella se dio un baño, se miró al espejo, vio sus ojos lastimados, y salió del hotel; cruzo la calle, paró un taxi, directo a la universidad.

El taxista la miraba por el espejo, y le dijo, yo en ese tiempo, di muchas vueltas por la zona para ver si la volvía a encontrar y nunca más la encontré hasta hoy, queria hacerle una pregunta,… la misma pregunta que usted me acaba de responder. ¿Cual fue el motivo de esa tristeza?.

La señorita le interrumpe, yo solo le puedo decir que la pasajera de ese entonces, tuvo un problema y pensó era muy grande para encontrarle solución; señorita, y la encontró?, pregunto el taxista.

i No!, ella le responde, "yo no solucione nada, pero el tiempo si lo hizo".........

.........kn........

Texto agregado el 20-01-2014, y leído por 253 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
2014-05-01 04:45:26 Buena respuesta. Se nota, por las formas, que te "tira" más la poesía que la prosa. Pero la historia es muy bonita, y al final, una muy buena respuesta :) Ikalinen
2014-03-19 04:35:55 ************************************ perseoescritor
2014-01-30 05:38:07 Narración con el tiempo a su favor y altísima calidad. Mis saludos. mandarina-26
2014-01-29 16:13:25 El tiempo soluciona todo...hermosa historia. silvimar-
2014-01-28 03:33:01 Me sumo a todos; tienes un hermoso talento para narrar. Imprimiste un delicado sentimiento en cada línea que se saborea como una delicia; dejas una hermosa huella en en todos quienes leimos esta historia. El remate...genial! Pato-Guacalas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]