La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / yar / Tiempos

 Imprimir  Recomendar
  [C:539370]

Tiempos

Infinita cascada de instantes; a veces ríos, a veces mares.

La luna adorna la noche en somnolienta luminiscencia. Fresca, viva. Como nadie en las madrugadas. Testigo de incontables acontecimientos. Tal vez origen de muchos de ellos.

Respiro la frescura del bosque. No creí que se me hiciera tan tarde. Es muy difícil “despegarse” de Lupita y en noches tan frías como esta mucho más… valió la pena.

Conozco los senderos hasta con los ojos cerrados. Mis ojos acostumbrados a la penumbra distinguen aceptablemente. A lo lejos veo las luces de mi pueblo. Arriba las estrellas brillan. Apresuro el paso. El frio arrecia.

Paso cerca de las antiguas construcciones Matlazincas. En la época de la conquista –hacia 1520- pertenecían al vasto imperio azteca. A solo 65 kilómetros de la gran Tenochtitlán. Fueron parte del mismo.

Alzo la vista. Veo perfectamente delineada una cara de la pirámide del jaguar, para subir son más de 200 escalones de piedra, muy inclinados, hay que subirlo sesgadamente. Tiene un descanso a los sesenta escalones, después continuar a la cima.

La luna corona la imponente construcción.

Una figura…

No. ¡¡Dos!! Descienden apresuradamente los escalones, hay suficiente luz para distinguirlos.

Se acercan a donde me encuentro. Me apresuro a esconderme, hay algo “extraño” en ellos.

Impávido observo su descenso. Ya más cerca distingoo sus imponentes figuras; los cabellos largos, una capa con llamativos colores, taparrabos, sandalias atadas a los tobillos, su macehuatl y escudo.

¡ Dos guerreros águila!

Como los que pertenecían al ejército azteca.

Como exhalación llegan a donde estoy oculto. Se detienen a unos metros de mi. Los escucho.

- Extrañas noticias llegan de los Mayas…(1) - dice uno de ellos, su respiración aun agitada.

- ¿Es posible Cuautli que sean los dioses? – contesta el otro.


- Quetzalcóatl (2) prometió regresar. Tal vez estemos en el tiempo de ver ese portento.

Me quedo boquiabierto. Veo directo a la luna. La misma luna que embellecía el altiplano azteca hace sólo 500 años.

- Veremos grandes acontecimientos. De eso estoy seguro.

- Si Coyotl. Seremos testigos del regreso de un dios. Eso afirman los sacerdotes y nuestro gran emperador Moctezuma (3). Él nunca se equivoca.

Me muerdo la lengua por advertirles: ¡No son dioses!, son los españoles que sedientos de oro sembraran la destrucción y la muerte.

A duras penas me contengo.

- Pero y si… - el orgulloso guerrero se contiene, sabe que dudar es un sacrilegio castigado con la muerte.

- Lo he pensado también. Pero somos los dueños del mundo. Nadie se atreve a retar nuestra supremacía.


- Los Tarascos. Conoces a esos perros. Se niegan a la sumisión. Y los Tlaxcaltecas solo esperan el momento oportuno para traicionarnos.

- Tranquilo. A los primeros los tenemos cerca para ejercitarnos en la guerra (4), además sus prisioneros son necesarios para los sacrificios a Huitzilopochtli (5). A los otros los aplastaremos cuando sea necesario.

Una luminosidad como de un cometa atraviesa la bóveda celeste, llenándome de temor. Veo a los guerreros. Totalmente erguidos contemplan el fenómeno. Dignos representantes del imperio azteca, se mantienen altivos ante lo desconocido.

- Es parte de las señales. Se aproximan grandes acontecimientos- dice Cuautli con claridad.

Ambos continúan a un trote ligero su recorrido hacia el poniente.

Los veo perderse tras un recodo del camino. Una nube eclipsa en su totalidad la luna. El viento agita fuertemente las ramas de los árboles.

Me tallo los ojos. Trato de aclarar mis pensamientos.

Será posible…

La luna abandona su prisión de nubes.

Distingo con claridad las luces de mi pueblo. Me incorporo con lentitud. Regreso al sendero.

Volteo a ver la zona arqueológica. La pirámide del jaguar luce majestuosa. Confuso reanudo mi camino.

Tropiezo con algo.

Levanto un cuchillo de obsidiana en perfecto estado de conservación.



al pie del volcán Xinantècatl
toluca, méxico
marzo, 2014


ray…


Dedicatoria:
A mi gran amigo umbrío, excelente escritor y mucho mejor persona.



(1) En esa época los mayas estaban en total decadencia.
(2) O serpiente emplumada, es una de las principales deidades de la mitología azteca.
(3) Emperador azteca durante la conquista. Su papel fue “extraño” en este trance.
(4) Se refiere a las “guerras floridas”
(5) Dios de la guerra.







Texto agregado el 26-03-2014, y leído por 481 visitantes. (29 votos)


Lectores Opinan
2015-08-17 22:18:44 No entiendo bien el final que dice al pie del volcán ... ¿Cuál es la idea de poner la ubicación geográfica en todos los textos? GustavoAlberto
2014-08-13 04:37:00 Siguiendo tus huellas llegué hasta tu templo amigo ray y me sorprendió gratamente tu extraordinario relato. Te saludo desde la tierra de los mayas. Raramuri
2014-04-26 00:14:50 Interesante e ingenioso relato. Un tema que provoca —a los mexicanos— un tirón a nuestro pasado, en este caso a la época de la conquista española. Doblemente grata esta lectura. sagitarion
2014-04-18 20:42:00 *****Provocaste un paso a otra dimensión, resultó. Felicidades y gracias, yar. Solo_Agua
2014-04-09 12:17:09 Tengo que felicitarte efusivamente porque este relato, al igual que casi todo lo tuyo, es didáctico y ameno y demuestra un cariño sincero por tu tierra y su pasado histórico.+++++ crazymouse
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]