La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Bajo la misma piel parte 1

 Imprimir  Recomendar
  [C:539719]

Bajo la misma piel parte 1

Eran pasadas las 8:30 de la mañana. La mayoría de mis compañeros habían ido a desayunar, me quedé completamente solita en el salón. Tenía mucha hambre y fui a buscar algo para comer. Llegué hasta el centro comercial, estacioné mi carro lejos del restaurant. Una mesera muy amable me recibió en la recepción y me dio una mesa con vista al estacionamiento, podía ver perfectamente mi carro. Después de haber terminado el postre la mesera tardó en traer la cuenta. Vi a una mujer que se arreglaba el pelo y maquillaba sus labios con el reflejo de la ventanilla del carro. Era una mujer bastante delegada y alta. Con cabello color castaño oscuro y tacones bajos, terminó y se fue. Caminaba muy raro meneaba todo su esbelto cuerpo para un lado y otro, como si estuviera coqueteando.

Salí del restaurant y revisé mi carro y todo estaba en su lugar, regresé a la escuela para seguir con mis clases normales. Como todos los días lo único que quería era mi cama porque había sido un día muy pesado.

Me llamo Margot tengo 27 años, soltera, estudio la carrera magisterial. Me gusta mucho dar clases. Actualmente combino mis estudios y trabajo en una escuela privada. Tengo un gusto por la música electrónica.
Mi vida no ha sido fácil. Mis padres son divorciados. Mi papá vive en un pueblo llamado los Costeños donde tiene un rancho. Él se casó con otra mujer con la que tuvo a otros hijos que son mis medios hermanos. Mi madre vive en la cuidad en la colonia Los Molinos, ella también se casó y formó su propia familia y también tuvo hijos. Soy hija única. Me refiero a que no tengo hermanos completos.

Siempre he vivido con mi “abue” lolita ella fue la que me cuidó. Pero ahora casi no oye, y se la pasa tejiendo. Todos los días salgo de su casa a las 6 de mañana y llego a las 9 o 10 de la noche. Casi todos los días me desvelo por hacer tarea y preparar clase para mi trabajo. No tengo novio ni amigos. Pues siempre estoy trabajando o estudiando.
Continuamente desayuno en el mismo lugar hasta que terminó la carrera. Ya trabajaba de tiempo completo en una escuela privada, era una primaria tenía un grupo de sexto grado. Al seguir trabajando continúe yendo al restaurant pero ahora por las tardes. Dejé de ver a la mujer que todos los días se maquillaba y se daba algún retoque con el reflejo de mi carro. Un día tenia tanto trabajo que comí lo más rápido que pude y a las 4:12 de la tarde salí del restaurant para ir a mi carro, pero por primera vez vi a aquella coqueta mujer. Llegó a mi carro, tiré mis llaves y al dar la vuelta choqué con la mujer.

-¡disculpe! - Dijo ella con una voz muy fina.
-oh, ¡perdón la lastimé! – le pregunté.
-no. Claro que no. – dijo ella con una voz muy fina. – ¿es tu carro?
-sí. – le dije con una sonrisa. – ¿pasa algo? – le dije a la mujer porque no me dejaba de ver.
-no. Perdón, no. Todo bien. – dijo ella. – espero que no te molestes que siempre me miro en tu espejo.
-no, para nada. No hay problema. – le dije – permiso, es mi carro.
-¡oh claro! Si - le dije porque estaba recargada en la puerta de mi carro.
Me subí al carro y me fui. Por la noche los ojos de esa mujer me dejaron tan impresionada que no podía dejar de pensar en ellos. Eran unos ojos grandes de color azul.

Continuara…

Texto agregado el 01-04-2014, y leído por 106 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2014-05-20 02:05:06 Me gustó lo que escribiste y como lo haces. Es un texto que te da deseos de que continúe***** Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]