La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Arenyndriel / Las princesas de la muerte

 Imprimir  Recomendar
  [C:543065]

Ellas me lo prometieron todo. Yo era alguien sin gracia ni belleza, mi apariencia era horrible y me sentía rechazada por todos; inclusive por aquellos que me juraban que me querían por lo que en verdad era y no por lo que otros querían que fuera. Y entonces las conocí a ellas: unas bellísimas princesas que parecían salidas de un maravilloso cuento de hadas, de esos que ya no ocurren en este mundo; se dieron cuenta de mi existencia (o yo me percaté de la de ellas, ya no lo recuerdo bien) y, con gran ternura y emoción, se acercaron y me hablaron con palabras dulces sobre que, a pesar de lo mal que lucía, si me unía a ellas, yo podría ser igual que ellas: hermosa, lista y admirada por todos. Me dijeron que eran princesas, y por su radiante aspecto, no dudé de tal afirmación; y al asegurarme de que yo podría ser una princesa también, me llené de una franca emoción, pues en verdad anhelaba verme igual que esas dos lindas chicas que un día llegaron a mi vida. Para que fuera tan bonita, me comentaron, debía seguirlas y serles leales en todo lo que me ordenaran. En mi vana ilusión, acepté todos sus reglamentos y me volví una de ellas.
Lo entregué y dejé todo por ellas. No importaba que tan ilógicas o arduas fueran todas sus peticiones y mandatos; yo las cumplía cabalmente, sin chistar ni objetar las razones por las cuáles me exigían tales cosas. Y es que ellas me comentaban que, entre más progresara en mi camino, mayores serían los retos y dificultades que afrontaría, puesto que, como habrían de repetirlo tantas veces, “nadie dijo que ser princesa fuera tarea sencilla”. Y yo siempre les creía, y me daban ánimos para continuar en su régimen, estimulándome con la idea de que me hallaba cada vez más cerca de ser lo que ya eran ellas; lo que me instaba a proseguir con sus reglas cada vez más extremas, que iban consumiéndome poco a poco y alejarme de “los ogros”, aquellos que no entendían mi propósito de ser una princesa y trataban de hacerme fallar a cada instante de alcanzar mi anhelado objetivo. Al final, dentro de esa definición entraron un sinfín de personas, entre ellas mi familia y amigos de toda la vida ¡Había perdido a gente que antes apreciaba tanto! Pero no me importaba, pues ¿quién querría estar rodeada de nocivos ogros, cuando puedes estar con esas inspiradoras princesas y otras tantas aspirantes como tú, que te apoyan y te comparten sus tan valiosos consejos? ¡Se tendría que ser un total idiota para preferir a los ogros! Con tal razonamiento, yo seguí al lado de mis idolatradas princesas.
Las conocí, las veneré, las hice parte total de mi vida para ser de su completo agrado, para que pudieran nombrarme “princesa” y me pusieran como un gran ejemplo a seguir para las demás…pero todo cuanto conseguí con ellas fue absolutamente vacuo, carente de sentido, un triunfo sin mérito alguno. Ellas, mis tan queridas princesas, se llamaban Ana y Mia, y me hicieron renunciar a una vida normal para iniciar una vida en donde el mayor pecado es comer cualquier cosa que contenga más de 80 calorías y la penitencia para ello es descargar el estómago a cada instante o autoagredirte por tu falta de voluntad; donde el hambre es una sensación gratificante en vez de martirizante y donde nunca importa cuánto peso bajes: nunca será suficiente, siempre tendrás que bajar más y más. Si alguien te cuestiona tus acciones, inmediatamente es tu enemigo y debes evitar todo contacto con él, aunque sólo lo haga por genuina preocupación y le interese tu bienestar. Ana y Mia, esas hermosas princesas que conocí un lejano día de mi juventud, a las que tanto adoré… ahora las odio, las aborrezco como a nada en el mundo, aunque quizás haya algo de mi propio rencor contra mí misma dentro de ese resentimiento, pues la fuerza de voluntad que mostré con ellas y sus lineamientos debí haberla usado para salir de su mortal trampa. Ellas, ¡malditas sean! ¡Malditas sean por toda la eternidad! Ellas, que me sedujeron a mí, y que lo hicieron (y continuarán haciéndolo) con tantas muchachas como yo, no me inspiran más que rabia y aversión, pues gracias a sus mentiras y falsas promesas…ahora he perdido lo único que todavía conservaba de mi etapa previa a conocerlas: ¡la vida!

Texto agregado el 10-06-2014, y leído por 134 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2014-09-22 22:22:44 Con ese dominio del lenguaje se podría escribir un cuento con más contenido. El relato posee poca credibilidad ya que toda la acción permanece dentro de la memoria de quien relata. El lector alerta pone su atención en los hechos para poder llegar a conclusiones lógicas. Lo que ocurre en el cuento con los detalles pertinentes es lo que atrapa. Además, los cuentos de princesas y príncipes pasaron a la historia. Entre la imaginación y la fantasía, existe un abismo. fragoncum
2014-06-22 11:24:45 Es terrible que enarbolen su enfermedad como un triunfo, que compartan en sus blogs sus trucos y desde allí capten a otras chicas con falsas promesas que sólo las pueden perjudicar, desde un reclamo tan sugerente como denominarse princesas. Sus apologías son nocivas, una amenaza real. La pena es que la mayoría de sus seguidoras jamás las ve como lo que realmente son: personas enfermas y potencialmente peligrosas. Buena denuncia, Aren. Ikalinen
2014-06-21 08:13:48 Buenísima y real!"…ahora he perdido lo único que todavía conservaba de mi etapa previa a conocerlas: ¡la vida! ...Un gusto leerte y compartir,besitos reina
2014-06-17 14:48:47 Buena reflexión. talama
2014-06-10 22:11:51 La vanidad, muchas muchachas han perdido la vida por la anorexia, queriendo parecer princesas de cuentos de hadas o reinas de certámenes de belleza, son víctimas de sus propias locuras y mas, si tienen de amigas cabezas huecas. Buena historia LGPEREZ
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]