La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / el temor

 Imprimir  Recomendar
  [C:543979]

Suspendido en un largo sueño, pude entender la diferencia entre realidad e ilusión…
Marcado por el agotamiento subí las escaleras de mi empresa. Al final del último escalón pude ver a uno de mis empleados… Me acerqué para saludarle cuando de su espalda sacó un machetazo y lo clavó en mi pecho. Luego, me cargó como si fuera un trapo sucio, echándomehacia abajo por las escaleras de mi hermoso taller… Caí lentamente y en mi viaje pude sentir cosas tan hermosas… “Eres eterno”, escuché una voz dentro de mí… Detuve mi caída. Puse mis manos sobre un escalón, me saqué el machete del pecho y empecé a subir hasta llegar al lugar de mi asesino. Me miró sorprendido y luego, sacó otro machete y volvió a incrustármelo en el mismo lugar. Le miré a los ojos y mientras le empujaba con mi mirada, me saqué el machete. “Soy eterno”, le dije. Me acerqué y le clavé el mismo machete en su pecho. “Eres eterno”, le dije. Le cogí de las manos y mientras bajábamos las escaleras, me contó que había ideado un plan para destruirme totalmente del mapa… Me dijo que pensaban sabotear mi empresa y luego de asesinarme, irían por todos mis familiares hasta que no quedase uno solo… “¿Quienes?”, pregunté… Me contó que una persona muy poderosa le había invitado a participar en dicha misión… Caminamos hasta llegar al lugar donde estaban dichos personajes… Cuál fue mi sorpresa al ver a todos mis amigos y enemigos juntos, unidos con un solo fin… Había una foto inmensa con mi rostro y un machete incrustado en mi cabeza en el centro de una blanca e inmensa pared… Están locos, pensé.
Dejé al muchacho y enfrenté a las personas que deseaban destruirme… Les dije que soy inmortal y que deseaba conocer a su jefe… Todos quedaron muy asustados, pero uno de ellos, uno pequeño, más bien era un perro, me lamió la manó y entre baufidos, susurró que le siguiese… Caminé junto al perro y mientras me alejaba de toda esa jauría de personas y seres extraños, noté que se encogían mas y mas hasta desaparecer en una de las esquinas de aquel umbral de blancas paredes…
Subimos y bajamos escaleras y cuando llegamos al final, el perro se detuvo y me dijo que allí estaba el jefe, el personaje más importante… Una puerta de esas extrañas y muy grandes estaba delante de mí. Había mucha luz detrás de ella. Apenas la toqué, esta se abrió lentamente… Entré y pude ver a un niño lindo jugando con juguetes y más niños… Me acerqué y cuando quise hablarle, pude reconocer que, aquellos niños era yo mismo en diferentes momentos de mi vida… Yo de cuando era muy niño, no más de cinco años con todos mis amigos y gente que amaba… “Soy eterno”, les dije y a medida que empezaban a juntarse, todo empezó a encogerse hasta transformarse en una especie de juguete de varios colores… Lo cogí y lo miré y luego, seguí mi camino… Todo era luz, me dije en medio de la eternidad del instante, así como el más bello alborear de todas mis alegrías…

Texto agregado el 30-06-2014, y leído por 114 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]