La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Bajo la misma piel parte 13

 Imprimir  Recomendar
  [C:544364]

Bajo la misma piel parte 13

Me salí por la ventana y regresé al bar hasta la siguiente semana. Sabía perfectamente donde poder encontrar a Friné o Luca. Ya no sé a quién buscar. Cada vez que iba al bar ella se escondía de mí para no verme hasta que tuve que poner una condición.
-quiero ver a Friné – le dije a un hombre alto, moreno y gordo que estaba en la parte de atrás del bar para entrar a los camerinos
-¿y ti quién eres?
-pues quiero verla
-¿para qué? ¿Quieres un servicio? ¿Eres lesbiana?
-si. Lo soy y quiero un servicio con ella
-deja ver qué puedo hacer por ti.
-aquí espero.
El hombre entró al bar y me dejaron entrar pero me topé con que Friné no quería dar servicio esa noche y me pasaron con otra mujer. Le pague a la mujer por un baile erótico porque sé cómo es la vida en esos lugares y que tienes que entregar una cuota diaria. La chica mostró sus enormes senos operados. No dudo haber sentido cosas era una chica muy hermosa.
Salí del cuarto y me perdí entre la gente para entrar a los camerinos. Llegué hasta el camerino de ella y la puerta estaba entre abierta. De pronto ella se acercaba y me metí a su camerino y me escondí entre un mueble y la ventana y vi entonces que un tipo de trabajo hace ella. El hombre se bajó los pantalones se puso un condón y Friné le hizo sexo oral, le pagó y el hombre se fue. Fueron casi 6 servicios los que dio. Ella salió un momento y pude salirme del bar.
Regresé a mi casa confundida por lo que había presenciado. Llegué a creer las palabras de ella cuando me decía que nuestra amistad no era buena pero también pensaba que ella era una buena persona y que yo tenía que sacarla de ese lugar. Le seguí dando dinero a Jane para que me dijera de todo lo que se enterara de Friné. Decidí concentrarme en mi trabajo para no meterme en más problemas.
Un día a las 4 de la mañana después de dar vueltas por toda la cama me subí a mi auto y fui a rondar los barrios que sé que frecuenta ella. Siempre digo que por algo pasan las cosas.
Fui al barrio grande para ver qué era lo que estaba pensado. Jane reconoció mi camioneta y me dijo que Friné estaba golpeada en una bodega. Jane subió a mi camioneta y llegamos a la bodega. Las dos bajamos y la vimos en el suelo golpeada. Como pudimos la subimos a la camioneta, fuimos a mi casa para atenderla. Jane de nuevo me ayudó a bajarla y meterla a la casa subirla al cuarto donde ella dormía.
-¿qué fue lo que le pasó? – le pregunté a Jane
-fue Dante. Ya sabes sino le entregas el dinero completo te pone una paliza.
-infeliz. – dije.
-es un hombre muy peligroso y poderoso. Tiene mucho dinero conoce mucha gente. Yo tengo pensado irme lejos de aquí porque ya no soporto esta situación.
Jane se fue al barrio grande esa misma noche y Friné se quedó en mi casa para descansar. A la mañana siguiente yo estaba en el cuarto desde primera hora para que no emprendiera la huida. Miraba su rostro golpeado y su delgado cuerpo, las pestañas despegadas, uñas postizas, los huesos de la clavícula se le marcaban.
Dio sus primeros quejidos de la mañana para preguntar qué era lo que había pasado.
-¿qué pasa? ¿Dónde estoy?
-tranquila. Estas en mi casa – respondí.
-¿que? – se trató de incorporar pero el dolor no la dejaba
-¿cómo te sientes?
-¿qué hago en tu casa?
-te golpearon y Jane me ayudó a traerte a mi casa.
-si ya veo.
-¿cómo te sientes?
-mal. Me duele la cabeza. Y rugen las tripas horribles. Tengo días de no comer bien.
-cálmate. Te voy a traer una pastilla para la cabeza y algo de comer – fui y le preparé algo de desayunar y una pastilla para la cabeza
-no tienes por qué hacer todo esto
-lo hago con mucho gusto.
-¿por qué? ¿Por qué me ayudas?
-mejor come. No pregustes más.
Mejoró en su estado de salud poco a poco, siempre tratando de escapar por la ventana de su cuarto. Hasta que se acostumbró a vivir en mi casa y se quedó a vivir conmigo. Hacia las labores del hogar y ya no iba al barrio grande ni al bar. La relación entre las dos fue cada vez más cercana y lo que vivimos lo descifro como una experiencia buena y mala.
Continuara…

Texto agregado el 10-07-2014, y leído por 73 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2014-07-14 01:09:51 En realidade lo único que no me calza,es el por qué pagaba ella por hacer ese servicio.Acaso no tendría que ser al revés? Lo demás lo sigo con mucho interés. Me gusta la historia,diferente y bien hilvanada.***** Victoria 6236013
2014-07-10 02:21:50 Cada vez me intriga más.Espero la continuación.UN ABRAZO. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]