La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Bajo la misma piel parte 16

 Imprimir  Recomendar
  [C:545128]

Bajo la misma piel parte 16

Esos hombres entraron violentamente a nuestra casa. Tomando del cuello a Luca y quitándome a la niña. Nos dijeron que nos calláramos para que nuestros vecinos no se dieran cuenta de lo que pasaba. Nos amarraron a las sillas del comedor. Lo único que pedía era que nuestra hija estuviera bien. Eran 6 hombres que estaba a nuestro alrededor todos con capuchas pero no lograba distinguir si se encontraba Dante en el lugar. Tal parece Luca sí conocía a todos esos hombres.
Nos inyectaron algo con lo que perdí la conciencia. Desperté al día siguiente en una bodega oscura que solo era alumbrada por una alcantarilla. Al parecer estábamos debajo de una calle, pero no de cualquier calle. Los carros pasaban muy rápido y no tan seguido uno del otro lo que yo creía que era una carretera. Fui despertando poco a poco mientras analizaba detalle a detalle de la bodega donde estábamos. Olía terriblemente a basura, era húmedo. Tenía sed, hambre y mucho miedo. Me encontraba sola en la habitación. No sabía dónde estaba Luca y mi hija. Atada a la misma silla amordazada. Lo único que podía era temblar de miedo, llorar y rezar en mi mente.
Después de algunas horas tres hombres entraron a la bodega.
-perrita. Hueles delicioso. – dijo el hombre. Pero esa voz se me hacía conocida. Todo era oscuro. El sol entraba justo a un costado de donde yo estaba. No podía ver sus caras solo escuchaba su voz
-¿qué hacemos con ella? – preguntó otro hombre.
-tráele algo de tragar. – un hombre me dio de comer en la boca. Era muy agresivo. Fue un pan y agua lo que me dieron.
Ese trato fue el de siempre me dieron. No me dejaban ni hablar, me gritaban, me insultaban. Preguntaba por Luca y por mi hija y nadie me decía nada.
Después de vagar por mi mente recordé donde había escuchado esas voces. Eran los hombres que me atacaron aquella vez que conocí a Luca. Me parecía mucha coincidencia que esos mismos hombres que me atacaron ahora me tenían secuestrada. Siempre preguntaba qué era lo que yo les debía para que me tuvieran en ese lugar. Lo único que me decían era que me callara. No vi a Luca hasta que pasó la peor desgracia de toda mi vida.
Al parecer era muy temprano cuando me llevaron a otra bodega donde estaba Luca. Me quitaron las cuerdas de las manos y la cuerda de la boca. Nos pusieron de frente y se alumbró el lugar. Era una bodega abandonada. El ambiente era húmedo y había muchos hombres alrededor de nosotros. Luca estaba muy mal. Tenía golpes por todo el cuerpo. Entró Dante de un extremo del cuarto.
-mira nada más. A quien tenemos aquí. A la heroína que salvó a esta zorrita. ¿Por qué lloras? Este es lo mínimo que te mereces. ¡¡Tú vas a pagar todas las que me debe esta perra!! ¿Qué? ¿No sabes? ¿No le contaste? – dijo el tipo dirigiéndose a Luca. – si quieres yo te cuento. – dijo el tipo viéndome a los ojos cómo si me quisiera matar con la mirada – Esta zorrita con la que te casaste hace años me firmó un contrato donde me tenía que pagar la cantidad de 2 millones de pesos en 4 años. Hoy es el día no tengo ni un solo peso. Yo le dije que ya no quiero dinero ahora lo que quiero es que me pague con lo más sagrado que tiene en la vida. Tu.
Unos hombres me desataron para amarrarme en una tabla con los brazos hacia arriba y las piernas abiertas. El hombre se bajó los pantalones y sacó su asqueroso pene para introducirlo dentro de mí. Luca gritaba diciendo que no me tocarán.
-déjala infeliz. – gritaba Luca y se escuchaba que lloraba.
-¿no te gusta? Perrita estas muy buena. – el tipo gozaba de violarme, abusar de mi mientras los demás hombres se burlaban. Golpeaban a Luca y yo lloraba por lo que me estaban haciendo.
-¡¡déjame!! ¡¡No me hagas daño!! – decía con mucha dificultad. Uno por uno pasó para deleitarse de mi cuerpo. Después de golpear a Luca y abusar de mi sin piedad. Me regresaron a la otra bodega.
Continuara…

Texto agregado el 29-07-2014, y leído por 66 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2014-08-06 00:11:26 No tengo palabras,es terrible***** Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]