La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / SOFIAMA / DIENTES DE CARAMELO

 Imprimir  Recomendar
  [C:546737]


Este cuento se lo dedico a Carlitos, el hijo de nuestra amada Elida (Yosoyasi2)

-----------
Roberto, un niño de ocho años, llegó a su clase y comenzó a chuparse los molares. El niño se mantuvo en esa postura durante varias horas hasta que la maestra, intrigada, le preguntó.
- Roberto, hijo, ¿Por qué te chupas tanto los dientes?
- Porque saben a dulce.
- ¿Cómo así?
- Pues sí. Los chupo y siento un sabor dulce en las muelas.
- ¿No será que te quedó algún rastro de hilo dental entre los dientes?
- Umm Umm - dijo negando con la cabeza y agregó.
- ¡Ni sé qué es eso!
- ¡Para de chuparte los dientes, por favor!
- ¡Pero es que saben ricos, maestra!
La maestra decidió poner fin a la conversación.

Al día siguiente cuando la educadora entró al aula, observó que alrededor de Roberto había varios niños succionándose los dientes y a medida que lo hacían, se agregaban otros alumnos. Uno de los pequeños exclamó.
- Pero… A mí no me saben a nada.
- ¡Ni a mí! - ripostó otro.
- ¡Pues, a mí, sí! - dijo Roberto mientras tragaba lo que chupaba.

La docente, ya un poco asustada, dirigiéndose a Roberto, preguntó.
- Roberto, explícame. ¿Qué es lo que sientes?
- ¡Simple, seño! Me chupo las muelas, y sale el sabor que quiero: chocolate, mango, albaricoque, fresa…
- ¿Y de menta también? - pregunto un niño, asombrado.
- ¡Y de menta también! - respondió Roberto, con seguridad.
- Ahora, precisamente, tengo en la boca un caramelo de menta - agregó sin parar de chuparse los dientes y de tragar.

La maestra un tanto crispada preguntó con un dejo de ironía.
- ¿No será que te están creciendo matitas de dulces en los dientes?
- Ummm. Ummmm - dijo Roberto en señal de negación - Todo sale de las muelas. ¡Mire!
- ¡No veo nada! - respondió la maestra.
Luego, observándolo pensativa, preguntó con el mismo tono irónico de antes.
- ¿Cómo haces para cambiar los sabores?
Roberto, muy alegre, respondió.
- Sólo pienso en lo que deseo saborear e instantáneamente sale el caramelo del sabor que quiero.

Los niños, fascinados, preguntaron.
- ¿Puedes darnos unos a nosotros?
- Ummm. Ummmm - negó nuevamente Roberto – los maestros nos han enseñado ¡que la saliva es contaminante!



Texto agregado el 04-09-2014, y leído por 764 visitantes. (42 votos)


Lectores Opinan
2015-03-24 10:43:20 Inocente, justo para niños. Abrazo. rhcastro
2015-01-03 02:04:12 Muy lindo éste cuento .. Lo maravilloso de las "cosas de niños". TuNorte
2014-11-13 16:22:41 Divertido y a los adultos nos deja pensando mucho acerca de cómo entender el mundo de los niños. Flop
2014-10-05 18:59:55 Cautivante narración. Todas las estrellas. lionel
2014-10-02 01:14:54 Una belleza. Gracias por llevarnos al mundo de los sueños.***** tequendama
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]