La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / la nariz

 Imprimir  Recomendar
  [C:547123]


El que menos se fija en mi nariz… Es natural pues no la tengo… Tan solo se aprecian dos huecos… Tuve un accidente que me arrancó de raíz la nariz y algo mas… Pasaron los años y como no soy del grupo de los parafiléticos, no ha salido nada…
He pensado en usar mascara, una capote pero he reusado a dicha campaña… La sociedad me ha aislado hacia grupos marginales, como los estibadores, peón, mozo etc… Sin embargo, hay un grupo de gente que me ha acogido… Ellos son los gitanos… No son amables, les gusta mostrarse y usan mucho de su cultura para sobrevivir… Dentro de estos gitanos, hay un n jefe o líder… Este personaje es sagrado y tiene poderes… La primera vez que le vi estaba sentado sobre su toldo, mirando a todos sus corderos o familia… Sin mirarme, me habló… “Extrañas tu nariz, Rodrigo”… Me sorprendí mucho pues a nadie le había dado mi nombre, tan solo les ayudaba en armar y desarmar sus carpas… Se me acercó y vi que tenía una nariz muy grande, aguileña y estaba casi podrida… Pasó sus manos sobre mi rostro y dijo que era muy hermoso… Toda la tribu rió, él no, tan solo volvió a su toldo y siguió mirando a toda su familia…
Estuve con ellos como cinco años y si algo aprendí, esto fue a pedir favores y robar… Me han metido muchas veces en la cárcel, pero no importa, pues allí nadie me hace caso… Salgo y entro como a mi gusto, y sigo robando cosas menores, tan solo para comer y dormir… Mi vida seguiría igual si no fuera por una mujer que cambió mi vida… Era bastante mayor y gorda, pero bajo mis ojos la veía hermosa… Me hizo su hombre y desde aquella primera vez, vivo con ella… Ya no robo ni busco problemas, tan solo me dedico a cocinar en su negocio de venta de menú a domicilio y nos va muy bien… Ella se encarga de la entrega y yo a la cocina… Vivimos en el cielo… Y por las noches nos revolcamos como cerdos bajo las sucias colchas…
Una tarde en que salió de entrega, sucedió lo inevitable… Un auto la atropelló y la mató… Yo la esperaba a la cena pero jamás volvió… Me dolió mucho… Quise matar al hombre que la atropelló, pero no pude… Era un ricachón, joven y bello… Y aquel día estaba ebrio… El poder tiene sus antivirus… Salió ileso y yo quedé solo sin mi gordita, pero prometí vengarme…
Una tarde le seguí y apenas le vi solo, le apuñalé veinte veces… Lo maté y a mí casi me matan… Me hicieron un juicio y no me llevaron a la cárcel, sino a un loquero… Y allí quedaría de por vida sino fuera que dentro del lugar necesitaban un cocinero… Les dije que sabía cocinar y me quedé allí… Por el resto de mi vida… Aunque siempre extraño a mi gorda, aún tengo sueños y memoria carnal… Y en mis sueños, la veo y hablamos siempre… Una tarde hubo un incendio y todos los locos escaparon… Yo no quise salir… No tenía adónde ir… Me quedé dentro del loquero… Y mientras todos me gritaban a que salga, no quise salir… Me quedé allí hasta que perdí la conciencia… Es posible que haya muerto, pero en verdad no lo sé… Tan solo siento que navego sobre un mar infinito de sueños y escucho voces de amor que me hacen sentir que estoy en el cielo, junto a nadie pero bien… Y aunque no he visto a nadie, me siento acompañado… Pueda que sea una ilusión, pero me encantaría que durase por la eternidad dicha ilusión… Donde no importa que no tengas nariz ni que seas lo que seas, tan solo que existas…

Texto agregado el 15-09-2014, y leído por 104 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2014-09-15 17:43:33 Buen relato.Me gustó.UN ABRAZO. GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]