La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La escuela del terror 3

 Imprimir  Recomendar
  [C:547763]

Cuando el terror vuelve a suceder la misma muerte hará estremecer.
Las constantes desapariciones de estudiantes llevaron a las autoridades a detener a dos supuestos homicidas, una mujer de cuarenta años le su amante un hombre de treinta y nueve años de edad. La escuela del terror fue incendiada por las gentes y está en llamas ondeadas por el viento se enfurecieron hasta que una tormenta en el cielo se formó, los relámpagos presagiaron lo qué a continuación sucedería, los truenos uno tras otro hacían temblar la tierra de tal manera que cada una de las personas presentes se estremeció, los rayos uno tras otro caían del cielo en el mismo lugar hasta qué el aguacero se desató, las llamas qué consumían la escuela del terror perdían su poder con la tormenta hasta qué entrada la mañana el fuego se extinguió. Las gentes se marcharon pero la tormenta continuó por tres días más.
La escuela del terror no alcanzó a quemarse, ya nadie quiere pasar por allí porqué con sólo pronunciarla produce terror; con el pasar del tiempo la maleza comenzó a cubrir las paredes y aunque se está derrumbando la mayoría de la infraestructura está solida y llenándose de lama.
En la cárcel de mujeres e vivió el terror, los muertos aparecían destrozados cada mañana y la mujer de la cual no sabe el nombre está en una celda de máxima seguridad donde no ve el sol y sólo se escuchan las gotas de agua caer. En una ocasión le llevaron la comida pero está yacía muerta, el frío era insoportable.
En la cárcel donde el hombre se encontraba también sucedieron una serie de muertes misteriosas y como no hubo evidencia circunstancial contra él fue dejado en libertad.

27 años después
La leyenda de la escuela del terror a recorrido ciudades y un grupo de universitarios se dan por enterados: dalia, yenia, marquio, frou, alyudi, ponhs, himalya. Ellos empacaron sus cosas y se encaminaron al pueblo fantasma en la camionera de yania, allí la gente desapareció extrañamente, otros se fueron y pocos quedaron.
Pasean por las calles de ese pueblo para preguntar por la dirección de la escuela del terror y temerosos recomiendan no acercarse, otros no dicen nada dan la espalda y se marchan así qué deciden buscar un hotel para pasar la noche. Los chicos se reúnen para comer y hacer malos chistes los cuales disfrutan riéndose, terminan contando viejas historias de sus preparatorias y en los inicios de su universidad.
Sus habitaciones les espera para dormir y descansar ya qué les motiva ir a la escuela del terror en la mañana. Ponhs prepara su cámara de vídeo para documentar, satisfecho duerme.
La noche fue larga y pasada por la lluvia. Sintieron descansar, hace frío en la mañana, la niebla se pasea por el lugar, por lo menos hay agua caliente para bañarse, cada uno se pregunta qué podrán experimentar.
Todavía no saben bien la ruta pero se encuentran con un mendigo qué camina por el bordo de la carretera, no preguntaron su nombre, la barba y un sombrero de ala ancha le oculta su rostro, le invitan a subir a la camioneta ya qué conoce la ruta hacía la escuela del terror, huele mal y no pueden creer un par de historias espantosas qué cuenta, la cámara por más qué intentan enfocar sus ojos éstos no se ven.
Cuarenta minutos demoraron para llegar a la escuela del terror, la entrada está oculta por miles de enredaderas, ramas y pequeños árboles. Bajan de la camioneta y caminan hacia la entrada despacio, se abren campo entre los arbustos, mencionan palabra por esos metros hasta qué a dalia les espantan con un grito efusivo, ella ríe y los demás chicos le reclaman por la actitud, le dicen qué se vuelva seria ya qué de un susto les puede matar, no deja de reír y varios se contagian, se vuelven serios luego por qué no ven al mendigo qué no reclamó el dinero, se lo iban a obsequiar. El día se oscurece mucho más y el torrencial aguacero se desata con sus truenos y relámpagos qué incesante asustaron a los murciélagos volando espantados alrededor haciendo gritar las chicas allí
Ponhs con su cámara filma el lugar el cual está oscuro, comenzaron a subir por las escaleras en espiral, observan bases de cámaras medio colgadas de la pared, muchas partes están carbonizadas, accesorios de computadores deshechos, pasan por aulas con pupitres arruinados y arrumados, hay páginas de libros medio quemadas por todos lados y así continuaron caminando durante medio hora, encuentran cintas de vídeo, desean saber qué hay en las cintas pero no tienen forma, a cada instante se vuelve más espeluznante la estadía allí; se erizan los bellos de las manos y los escalofríos invaden, sienten el viento correr por el lugar, marquio quién iba de último desaparece, los chicos creen qué es una broma así qué continúan durante otro rato más pero tienen hambre y se comienzan a desesperar, molestas las chicas se dirigen a la camioneta pero semejante sorpresa se levan, la camioneta no está, de llenan de irá por la mala broma, piensan en marquio gritan su nombre y ele insultan. Frou pide tranquilidad ya qué debe estar mofándose detrás de los árboles, en cualquier momento acabara con la broma, pero el chico no se ve muy seguro.
La tarde está culminando y se preocupan hasta qué escuchan un grito terrible, es la vos de marquio qué proviene desde adentro de la escuela del terror. Marquio despierta y se ve amarrado de pies y manos a unos grilletes clavados al suelo en medio de una estrella de cinco puntas entre un circulo la cual tiene trece velas alrededor qué aumentan su flama, al chico o le cosen la boca para qué deje de gritar mientras la luz de las velas descubre el rostro del malvado, es el mendigo qué les llevo hasta allí; de una estrecha piedra saca un filoso cuchillo, marquio con sus ojos bien abiertos y sin poder hacer nada, con su corazón acelerado no se imagina el dolor qué viene a continuación, cuando el malvado introduce el cuchillo en medio de su pecho mientras hace una lúgubre oración desliza el cuchillo hasta el ombligo cortando su carne dice el malvado: tenebrosa oscuridad donde los diabólicos muertos permanecen y donde el dolor se forja con sangre, derrama en mi el sacrificio para liberar las tres almas malditas qué pertenecen a este lugar.
Marquio ve como sus entrañas se salen y a borbotones la sangre se derrama hasta qué comienza a marearse ya qué su alma comienza hacer usurpada. El chico muere y el alma se levanta del cuerpo, salen las sombras y devoran el alma del joven, en ese momento se abre un portal desde el infierno para esté mundo hasta qué las veladoras se apagan por el frío ventarrón, todo se torno en un silencio sepulcral.
El resto de los chicos están desesperados, encienden sus linternas de bolsillo y comienzan a caminar dentro de la escuela, llegan a un punto donde ven ilustraciones satánicas en la pared, cuando enfoca bien la linterna al suelo descubren el cuerpo de marquio con sus órganos internos alrededor. Los gritos de las chicas son ensordecedores, dalia tropieza y dejar caer su linterna, se vuelve a poner de pie e intenta llegar a la salida, la tiene a la vista y de repente los escombros en el piso levitan y tapan la salida, los deja atónitos y casi paralizados, dalia, tenía, dron y alyudi corren buscando otra salida, ven como una manta negra levita y se abalanza sobre ellos los cuales no dudan en correr, de la manta negra sale una mano esquelética qué de una llamarada se forja un hacha, los gritos de muerte de dalia y yenia las cuales con la hacha fueron masacradas con sus almas; las ventanas también se sellaron con las rocas qué habían en el suelo, no hay salida así qué buscan refugio, ponhs y himalya hallan las escaleras en espiral y suben al segundo piso pero la manta negra les sorprende desde el techo, levanta por su cuelo a ponhs y lo desnuca, lo suelta y cae de caras, es aferrado de sus pies y arrojado contra la pared, himalya observa todo con la luz de su linterna qué aterrorizada continúa corriendo buscando salida. Alyudi es estrujada y golpea el muro con su rostro y queda privada, ella lentamente despierta y ve el rostro cadavérico, de sus cuencas salen llamas manifestando su risa macabra, la levanta de sus manos las cuales fractura y la arroja al techo partiéndola luego a la mitad.
Himalya busca tras cada puerta qué ve desesperada y sintiéndose sin escapatoria se a curuja entre unos escombros y partes de escritorio, apaga su linterna y ve lo espantoso de esa manta negra irradiando con llamas, la busca pero no la encuentra hasta qué la manta se va de allí.
Frou continúa buscando salida hasta qué de frente se encuentra con esa máquina bélica manta qué le ataca de nuevo, hace temblar el suelo haciéndolo caer, la tierra toma forma de manos qué le intentan asfixiar pero le liberan cuando con un palo himalya deshace la forma de las manos, le ayuda a ponerse de pie pero la manta negra arropa a la chica la cual cae al piso con la manta encima, frou intenta ayudarle y le quita la manta de encima, descubre el cuerpo desollado, todavía está viva, murmura dolor y estira su mano a su amigo para qué le ayude pero frou nervioso prefiere marcharse.
Himalya queda allí tirada sintiendo los pasos qué viene hacia ella, es halada de los pies y desmembrada por la oscuridad. Frou se encuentra con dalia, sus pupilas están dilatadas, estira sus manos y frou estira las del y un ojo es sacado, corre e intenta escapar por un orifico del techo por donde logro ver la media luna, intenta abrir el agujero con un desespero terrible pero logra salir al techo, avista la camioneta tras unos árboles, salta del techo y corre entre la vegetación abriéndose paso hasta llegar a la camioneta, busca las llaves pero no las encuentra, busca la forma de encender con los cables y está enciende, se marcha en reversa y de repente ve salir de la escuela del terror a marquio con su estomago abierto, frou acelera a fondo pero con un hacha arrojada por el mendigo revienta el cristal de la puerta y hace chocar a frou contra un árbol, por el retrovisor ve acercarse al mendigo, intenta desatorar su pie del acelerador cuando el hacha da en su hombro, le saca a las malas fracturando su pie, le tira al piso y en su estómago de nuevo le da con el hacha, luego en su cuello hasta decapitarle.
El mendigo ríe y se resguarda en la escuela del terror acrecentando su energía, las ofrendas a las almas demoníacas son concluidas y liberadas. El mendigo observa desde el techo el amanecer lleno de niebla, se prepara de nuevo para caminar por la carretera para guiar aquellos qué se sientan perdidos, la escuela del terror les espera, la muerte les destrozara sus almas.

J.c.n-8-3-2014

Texto agregado el 03-10-2014, y leído por 104 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]