La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Los poetas malditos

 Imprimir  Recomendar
  [C:547944]

El infierno se ha evocado desde lo más profundo del alma, todo estará postrado ante los demonios menos la libertad.
Tardes lúcidas, fulgor al respirar, el poder de la mente qué trasfigura el mal; lee ello en la biblioteca de su universidad, ese libro es extraño y tenebroso con su litografía: el libro maldito. En la biblioteca se encontrara con otros seis poetas: mig, gudi, trey, tei, jc, yek los cuales se tardan un poco ya que la tarde está culminando, la biblioteca está vacía y por lo general se mantiene llena de estudiantes, se siente una presencia extraña, la capta jc hasta qué se escucha un ruido así qué se dirige allí lento observando los libros de colores hasta qué se encuentra de frente con la bibliotecaria la cual se burla por la expresión asustadiza, este sólo mira fijamente y manda al demonio por asustarle.
Los poetas se sientan en la mesa y continúan estudiando el libro maldito ya hace dos semanas. Todavía carecen de atención, apenas se percatan de qué el libro no está registrado en la biblioteca, su autor en su firma dice: el dios nubucondu.
El libro maldito trata sobre las almas qué atrapará con sus grandes mentiras luciferinas, sacrificará y los mantendrá engañados en una vida turbia donde todos los días sale el sol y la mente fenece, hay símbolos de brujería y sellos demoniacos como reptiles, uno de esos símbolos son dos líneas verticales con dos líneas horizontales formando una cruz entre un triángulo maligno con su cúspide separada donde un ojo observa con pupila rasgada el cual ilumina a sus vasallos.
El libro maldito cuenta en sus tantas leyendas de una logia de hechiceros el lado oscuro tan poderosos y malvados, crueles qué han aclamado el poder del dios nubucondu el cual iluminaria con su poder absoluto a quien obtuviera el sello pero el poder debía ser de uno solo y en medio de su gran ambición desatan una batalla campal tan fuerte y destructiva qué estuvieron casi por destruir la creación del dios del ojo por ojo diente por diente qué enfurecido bajo de los cielos y detuvo a los hechiceros, los condeno a una eternidad infernal donde estos crearon un infierno donde los dolientes de la vida se atrapan, los demonios qué desencadenaron las llamas quieren almas de poetas extraviados, afligidos qué en su vida ante la verdad hallan declinado. El libro maldito describe lugares recónditos donde la maldad desinhibe la verdad a como dé lugar.
El libro les ha dejado casi qué traumatizados pero al pasar de sus últimas páginas cae un papel amarillento el cual identifican como papiro, lo abren para mirarlo, está dibujado el sello de todo el papiro: dos serpientes entrelazadas, en la parte inferior del papiro ahí el nombre de un pueblo: bastón, está escrito con color rojo pero detallando más a fondo se dan cuenta de qué es sangre.
Los chicos tienen qué asistir a clases y se encontraran más tarde para hacer sus rutinarias tertulias nocturnas pero elmo no se va de la biblioteca el cual continúa observando el libro, no es capaz de dejarlo y quiere llevárselo lo cual es fácil porque nadie más aparte de sus amigos saben de la existencia de ese libro hasta qué el golpeteo constante en la ventana le atrae, es el viento qué cierra y abre la ventana. El cielo se oscurece por los nubarrones y de repente elmo es sorprendido por un relámpago qué deja al descubierto entre el polvo unas garras en los cristales de la ventana hasta qué la bibliotecaria toca su espalda manifestando qué la biblioteca tiene qué cerrase.
Elmo bajo su brazo lleva el libro maldito para su casa ya qué no desea ir a clases. Los chicos se encontraron ya de noche en la cual sus poemas refulgieron entre el silbar del viento y las llamaradas de la fogata qué incandescentes aumentaba su flama y está volvía y mermaba. Elmo se dejo hipnotizar por la fogata, el sello del papiro no puede sacárselo de la mente, se siente un poco incomodo y sugestionado cuando ve qué las llamas se vuelven un demonio qué con sus manos le intenta atrapar, cuando elmo reacciona una rama de un árbol cae, con su mirada perdida es burlado por los demás, esté se para de allí y se marcha para su casa pero jc intenta persuadir lo al sentir qué algo no anda bien pero elmo prefiere no escucharle.
Elmo tiene el libro bajo la almohada, el chico se voltea de un lado para el otro ya a oscuras, se siente más inquieto sintiendo frío, se abriga con su cobija lo más qué puede. Los minutos avanzan lentamente y los ruidos extraños se sienten en el dormitorio así qué prefiere levantarse de la cama, sudoroso en su frente teme dormir, las pesadillas le estremecen así qué abre su cuaderno y escribe poemas donde encuentre la liberación qué apretuja el alma en los intensos momentos y escribe hasta qué el sueño le vence; se ve rodeado por la densa niebla, quiere observar todo en detalle para componer mejores historias en sus poemas, se encamina entre la niebla por la cual se siente detenido, toma formas de siluetas espantosas qué le hacen correr sin rumbo alguno hasta qué la niebla comienza a disiparse y se descubre en medio de un desolado cementerio entre tumbas cubiertas por la maleza, camina leyendo los nombres de las tumbas iluminadas por el resplandor de la luna hasta qué se encuentra con un panteón, su entrada está sellada con fuerte concreto, su alrededor está lleno de dragones, pirámides, otras son invertidas, cuando daba la vuelta siente qué el muro se desmorona en la entrada, está asustado y repara los trozos de cemento en el suelo, entra al panteón y la oscuridad es absoluta, el silencio sepulcral estremece y atraído siente unas manos qué le atrapan hasta qué despierta sobresaltado, busca una soga y la amarra en una biga, pone una silla debajo y se para en ella, envuelve la soga en su cuello y la tensiona, tumba la silla y elmo queda colgando de su cuello. El ruido despierta a sus padres los cuales son aprisionados por sus cobijas los cuales sienten ahogarse hasta qué extrañamente la cobija les libera, van cuarto de elmo y descubren lo catastrófico, llaman emergencias pero el chico ya está muerto.
Jc cuando se entera va a la casa de elmo a dar el sentido pésame y fisgoneando descubre el libro maldito debajo la almohada y se lleva. Los seis chicos se reúnen en la tarde con un mal sabor, intrigados se hacen preguntas pero jc menciona el libro y donde lo encontró; se sienten atemorizados por el libro, nadie quiere tenerlo en sus manos, sus mentes reposan en la litografía del libro, en el centro del círculo de los chicos, nadie se atreve a cogerlo pero jc lo toma de nuevo para irse a su regular sitió de encuentro.
La tarde trascurre rápido en medio de sus aclamados poemas qué comparten a los cuatro vientos alegórico a la vida, a la muerte, al profuso amor qué entre los dormidos está perdido, a la conciencia divina y al poder de la mente cuando de pronto pasa un mendigo con un costal acuestas, con un sólo ojo murmurando qué los poetas están malditos; la fogata se ondea bajando el poder de la llama, el viento no se ha manifestado, el suceso les extraña y cuando vuelven a mirar al mendigo esté ya no se encuentra por ningún lado, son sorprendidos cuando el libro se enciende en llamas trey sale de allí corriendo tan asustado qué no escucho los llamados. Los chicos están estremecidos cuando el libro se abre dejando liberar brazas ardientes qué se esparcen y forman un torbellino qué hace alejar unos cuantos pasos a los chicos, el libro se cierra y otra litografía aparece en la pasta del libro el cual dice: jahveh el cual está rodeado de reptiles con símbolos ocultistas de iniciación.
La noche cobijo los cielos llenos de nubarrones y los poetas intimidados se fortalecen y se aferran de las manos a la absoluta e omnipotente verdad hasta qué amanece, sin cerrar sus ojos y con los latidos del corazón llenos de amor las llamas se extinguen y la tranquilidad arriba, el libro maldito está intacto en medio de las cenizas de la fogata qué todavía yace humeante.
Jc vuelve a coger el libro sin hacer caso a sus amigos de qué bote ese libro infernal, la ansiedad de leerlo le puede mucho más. Se encaminan por el sendero de regreso y atónitos quedan cuando ven a trey crucificado a un árbol pero invertido, sus ojos fueron devorados, su estomago está abierto y los órganos internos están regados en el suelo, los gusanos le comen y en menos de una noche se descompuso, su hedor es difícil de aguantar, salen despavoridos corriendo y jc arroja el libro a una cañada quedando entre unas rocas y recoge la navaja que nunca le faltaba trey, dieron aviso a la policía los cuales acudieron al instante.
El pueblo está estremecido por los hechos de los dos chicos. Después de unos días de desvelo jc se duerme, tarde de la noche se levanta sonámbulo y se va con destino a la cañada qué está creciendo en su cauce ya qué la lluvia se desató, toma el libro en sus manos y lo lleva a su morada, cuando despierta en la mañana descubre el libro bajo su almohada y decide no decirle a nadie.

7 años, 7 días, 7 horas después
Los chicos ya han madurado unos desconectaron su mente y encendieron el televisor, otros conformaron familia, otros yacen en la más extrema soledad, su pasado maldito han dejado atrás; eso creían ellos, malditos fueron desde qué abrieron el libro.
El teléfonos de la casa de jc ya de barba suena y contesta, se sorprende porqué es la policía dando la noticia de la muerte de yek, no tenia familia y sólo el número telefónico de jc. Fue masacrado en su casa. Jc tiene un mal presentimiento y llama a gudi pero al escuchar el teléfono se resiste a contestar así qué su esposa contesta, la chica manifiesta a su esposo de qué jc está nervioso e informa de la muerte de su amigo y qué los policías encontraron el libro, gudi no entiende por qué si el libro se botó, jc confiesa de qué una mañana el libro volvió a su poder. Gudi se pone nervioso mirando a los ojos de su mujer.
Los poetas se citan al día siguiente para confrontar sus más grandes temores ya qué el libro maldito les asecha; el libro volvió al poder de jc sin explicación esa noche, es atemorizan te la policía declara la perdida de evidencia. Quieren acabar con la medición de una vez por todas, jc preside te qué su muerte será la próxima mientras el libro se cae de sus manos al ser estrujado por tei, quien le refuta por ser involucrado ya qué es felizmente casado, se le recalca qué ya está maldito, la conciencia estará tranquila hasta qué la muerte arribe y les lleve hasta el lecho del infierno donde serán condenados eternamente por volverse a quedar dormidos.
Jc abre el libro mientras caminan, las letras escritas se borran y descubren un extraño mapa qué aparece lentamente. El lugar queda a ocho horas de allí, es el pueblo blaston así qué conducen toda la noche y arribaron ya entrada la mañana, fría y nubarrones qué presagian maldiciones.
En el pueblo preguntan por el valle del conde clon qué claro se ve en el mapa pero la gente se estremece al escuchar esa pregunta, unos tratan de ignorarla mientras otros quedan atónitos hasta qué un mendigo por un par de monedas les da la ruta; es extraño para los poetas por qué les parece igual al mendigo qué hace años apareció cuando la fogata enfurecida se encendió. Sin prestar importancia continuaron rumbo al valle donde pueden observar un gran castillo, su entrada está a la vista pero el gran portón está cerrado con un gran candado y una gruesa cadena oxidada así que saltan el muro y dejan el auto atrás, caminan mil metros hasta llegar a la entrada del castillo el cual tiene seis torres con magníficos domos, la puerta se abre sola y ven la estructura gótica alucinante, hay tridentes en cada columna con velones encendidos al igual que la chimenea, encima de está hay una gran estatua lo cual es un toro con grandes cuernos con una estrella de cinco puntas invertidas cuando de pronto los sorprende una bandada de murciélagos, las telarañas están por todo alrededor, jc enciende su candela para poder ver tras los rincones oscuros habitados por ratas y terminan dirigiéndose al lugar de la chimenea la cual está apagada y se nota qué hace décadas no se enciende y encuentran una fotografía allí, son los siete chicos cuando estaban en la universidad, mig está paranoico, gudi presume de estar tranquilo y qué no pasa nada, está en cubriendo su miedo, sus manos y su frente sudan, titila de frío mientras los truenos son sospechosos para un torrencial aguacero; tras los empolvados cristales de las grandes ventanas observan temerosos los relámpagos qué trazan los cielos. Caminan por los pasillos hasta llegar al salón principal, gritan los poetas buscando la presencia de alguien pero el silencio sólo responde, hay cuadros de hechiceros malvados colgados de la pared hasta qué se encuentra con unas escaleras en espiral qué van a un segundo nivel, la torre principal donde escuchan risas de brujas efímeras qué ahogan la valentía, de repente se escucha una voz: ¡bienvenidos! A mi reino celestial. Con sus manos abiertas y un traje oscuro, su capucha oculta su rostro, se percatan los poetas de qué está levitando, manifiesta su risa inquietante lo cual hace parecer todo un sueño, una ilusión qué sin ser lo esté termina por maldecir les mientras desaparece en una llamarada infernal al igual que el libro maldito.
Todos los candelabros del lugar se apagan y sorprendidos por la noche sus corazones se aceleran, les motivan a irse de allí lo cual no dudan en hacer pero ven antorchas encendidas tras los muros, tei grita pidiendo ayuda a esas gentes que se pueden ver pero estos prenden fuego a sus autos y luego gritan: ¡maten a los poetas malditos! Jahveh los aniquilara con su poder divino.
Esas multitudes no tienen buen aspecto, mig enceguecido por lo material, dueño del auto pierde el control y enfurece destinándose a pelear con la multitud, sus amigos se lo quieren impedir pero no lo logran, esté al notar la hostilidad de la gente sin precedentes se devuelve, tropieza y los machetes le alcanzan. Los poetas corren hacia el castillo pero la niebla de la nada aparece, les hace demorar para encontrar la entrada, lo logran y tratan de cerrar la puerta, jc se pierde entre la niebla.
Las antorchas se ven cada vez más cerca, rugen con sus bocas; parecen estar poseídos, sus mentes atrapadas por el infierno qué proviene del cielo les maneja como marionetas carentes de conciencia.
Tei y gudi se en cierran trancando la puerta, desde la ventana están expectantes cuando de pronto aparece jc desesperado golpeando los cristales el cual rompe y logra entrar, gudi forcejeo con jc ya qué no le quería dejar entrar y le dice sobresaltado dando la espalda a la ventana: maldito seas jc por mostrarme la libertad de la mente, yo sólo quería fama, riqueza a través de mis poemas ¡no quería volver a despertar! Estoy harto de ver y sentir lo qué ciento de mi familia y del mundo.
Tras la ventana unas manos le atrapan y se lo llevan devorándolo. El impacto emocional casi les hace perder el control de sus movimientos al correr buscando otra salida del castillo hasta qué una luz les guía por un pasillo subterráneo por el cual no dudan encaminarse, tienen qué correr más rápido porqué entre más se demoren la luz más rápido se desvanece dejando todo a oscuras detrás de los dos poetas qué terminan entrando a un laberinto, hay caminos a la derecha, izquierda y en el centro e indecisos se van por el centro; la luz se extinguió y se detienen para sentir alguna pared por donde continúan guiándose a lo más profundo de la tierra.
Jc con su encendedor enciende su camisa la cual enredo en una raíz, un rugido se escucha y unas garras hieren de muerte a tei en su pecho y agonizando le dice a jc quien no se aleja del: ¡lo siento! Ya no quiero ser un poeta, la eterna soledad me destruye, le temo a la serpiente, se me olvido el verdadero significado del amor ¡no quiero morir!
Fue último qué dijo tei. Jc coge una navaja multiusos qué no le faltaba a tei y continúo sin temor ya qué ello alimenta a la bestia de la esclavitud, los pasajes se vuelven más angostos hasta qué llega a una parte sin salida, al asecho los malvados se aproximan, jc desesperado intenta quitar las rocas hasta qué una de ellas sede, cabo un agujero por el cual se introduce justo a tiempo quedándose la bestia con uno de sus zapatos.
Sudoroso traga saliva jc embargado por el desespero es rodeado por espectros de brujas qué ríen y le arrojan rocas qué golpean su humanidad, terminan por hacerle caer, invoca con su mente el libro maldito sintiendo su mano arder, con esfuerzo sobre humano logra arrojar el libro a un pozo sin fondo, su fuerza interior proviene del cosmos y sin miedo alguno vuelve al recinto principal, coge una serpiente qué por sus piernas se arrastraba le quita su cabeza y bebe la sangre qué escurre, sale del castillo con la serpiente en la mano, las gentes huyen despavoridas mientras se desvanecen en polvo. Los nubarrones dejan ver la luna y jc levanta la serpiente sin cabeza, luego la arroja al piso.
Se comienza a ver la luz del día qué le muestra el camino de salida de la maldición qué le cobijaba, por fin su vida siente liberada de las cadenas del infierno de la ilusión de esa prisión. Siguiendo la luz del día sale a orillas de un lago donde hay una canoa qué lo llevara al otro lado donde podrá ver el sol, mientras va allí ve la niebla rodear el castillo.
El poeta estará maldito, fue su decisión, desapareció en una dimensión indestructible para volver con la fuerza del Amor.

"Malditos aquellos que desean tener el infierno y el cielo con un pacto entre sus manos para apoderarse de lo qué la falsa chispa divina carece"

J.c.n-12-5-2014

Texto agregado el 09-10-2014, y leído por 153 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]