La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / JCN / Dulces sueños

 Imprimir  Recomendar
  [C:548336]

En un sueño con los ojos cerrados de repente nada en el ser ha despertado; si se sueña con los ojos abiertos un príncipe ta ha de despertar.
Es la actualidad donde una chica de nombre dulce no se imagina qué es despertar, es bajista, gordita, tez trigueña, arrogante y bastante delirante de su ego, tiene un retrato de su vanidad. En su vida real sueña con un lindo príncipe qué pueda sus sentimientos conquistar pero en realidad aquella chica no sabe ni donde está, desorientada cree qué todo el mundo está a sus pies por ser adinerada.
Dulce es muy convencida y la feminidad le hace irradiar pero en realidad es un sueño convirtiendo príncipes en sapos y a sapos en monstruos. La chica tiende a tener el cielo a sus pies y por más qué la vida le intenta despertar ella insiste en dormir para de la barbarie realidad huir, todo lo puede destruir, nada puede redimir, su fortaleza es un desengaño constante ya sin sublimes sueños amorosos qué un día le llevaron a un aterrador calabozo donde engañada, maltratada y rebajada porqué sus caprichos le encantaban y ya no hay quien le haga magia.
Lo material oprime su vida lo cual no le importa con tal de tener siempre sus lujos qué dormida le hace padecer, atormentada dulce sueños parece estar acabada, encerrada sin sueños y conciencia sin dar cabida a lo cierto qué duele y evade una y otra vez ante el sueño.
Los días trascurren para dulce sin atender una vos de un hombre qué le llama en reiteradas veces qué le hace abrir los ojos pero ella cobarde no duda en cerrarlos. Tanto dolor infundido en su corazón ya no quiere qué ningún príncipe le despierte, quiere despertar por ella misma sin ver lo real, de nuevo es inacertiva sumida en su sueño con los ojos cerrados. Lágrimas sin cesar, punzadas en el corazón y un escalofrío qué de repente se sintió ¡fue la flor del amor qué le respeto! Un hombre qué de la nada apareció, de pronto la vida de dulce sueños fluyo, su voluntad avivó, maravilloso sintió germinar su espíritus qué tras cada día en desesperanza sentía declinar.
Dulce sueños deslumbrada entre mágicos cuentos qué ese hombre de frente siempre vio pero qué con sus ojos cerrados de ninguna manera observó. Ahora sueña con su conciencia ya qué todo lo ve más concreto y sin perder el tiempo quiere volver a sus dulces sueños con sus ojos abiertos.
La vida con su príncipe qué nunca creyó llegar, vive feliz despierta, ve al mundo alrededor de frente qué dormida siempre daba la espalda de repente.

J.c.n-29-12-2013

Texto agregado el 23-10-2014, y leído por 96 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]