La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / necoperata / EL EXILIO DEL POETA

 Imprimir  Recomendar
  [C:549062]

EL EXILIO DEL POETA

Él soñaba un oasis de paz, habitar una isla desierta.
Solo él, con su mundo interior,
contemplando la naturaleza.
Solo él, ermitaño y salvaje
y su sombra, su fiel compañera,
silenciosa, siguiendo sus pasos
o acostada a su lado en la arena.

Vivir en una isla desierta había sido su sueño recurrente. Cumplía los elementales mandatos sociales, solo para evitar el castigo del sistema, el solo hecho de tener que responder a un saludo lo violentaba, la presencia humana, sus miserables ambiciones, hipocresía, simulación, las juzgaba la careta que esos seres despreciables se ponían para sobrevivir y ser un ladrillo más de ese muro contra los genios. Ël solo respetaba a las mentes superiores, pero aunque no creía ni buscaba dioses, no encontraba en su contemplado entorno , hombres sabios, virtuosos y coherentes, a quienes pudiera reconocer como maestros. Muchas veces le habían dicho, aquellos que seguían la manada, de que estaba peleado con el mundo, él pensaba que era el mundo, quien quería destruir a los distintos
No tenía pudor en confesar que se sentía y era diferente, por fuera era otro más, envuelto en el mismo papel para regalo, pero nunca le preocupó el envase, diferenciarse por eso no era su objetivo, la diferencia estaba en el reservorio de sus ideas, sentidos, sentimientos, y en la fuente inagotable de su cerebro. Buscar ese lugar de motus propio, también le parecía una incoherencia, debía ser expulsado por la sociedad, como un leproso, un exiliado político, un indeseable o morir en ese mundo como un mártir.
Un naufragio azaroso, lo depositó en un bote, este fue navegando a la deriva, hasta quedar encallado en una playa, de arenas blancas con las aguas verdes, con un horizonte de palmeras, frutos, flores y animales silvestres, y el canto de los pájaros que parecían decirle bien venido.
Ese fue su paraíso tan soñado. Escribió su primer poema en la arena, y el nombre de su isla, “Soledad”. Como Robinson Crusoe, construyó su casa y lo poco de confort que precisaba, no quiso domesticar animales , los quería libres y salvajes como él, que lucharan para no morir cuando los cazaba como alimento. Escribía en las cortezas y las hojas de los árboles, hasta que comenzó a hacer papel, reciclando los restos de naufragios. Un día uno de ellos llevó hasta la costa cientos de botellas. En ellas fue metiendo sus poemas, y los arrojó al mar, esperando que alguien los leyera.
Neco perata


Texto agregado el 15-11-2014, y leído por 153 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2014-11-16 08:38:06 MUY BUENO yosoyasi2
2014-11-16 04:02:16 Si el mundo te da limones, haz limonada. Quizá fuera que el mundo necesitara sus poemas. stracciatella
2014-11-15 23:17:51 Finalmente necesitaba de los demás, aunque sea para que leyeran sus poemas. glori
2014-11-15 20:51:04 ¡CUANTO LO ENVIDIO!Y o necesito una islita de esas con internet, televisión por cable, un modesto helicóptero para ir al continente por provisiones, el traguito, papel para la impresora, las chicas....Mejor dicho, aquí me quedo donde estoy.UN ABRAZO. GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]