La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Dos mundos parte 4

 Imprimir  Recomendar
  [C:549298]

Dos mundos parte 4

Recuperándose poco a poco le tocó contar que era lo que había pasado aquel día.
-¿cómo te sientes? – pregunta Noé.
-bien. No puedo dormir. Tengo la nariz tapada.
-¿pero te sientes mejor que el viernes? – pregunta David
-mucho mejor.
-¿y cuál fue el motivo por el que te enfermaste?
-es una larga historia.
-¿qué pasó? - pregunta Noé.
-acepté la invitación de que me llevara a mi casa y me topé con la presencia de alguien
-¿de quién?
-pues el hijo de Raúl fue por él y estaba en estacionamiento pero su hijo no acepto traerme.
-¿qué dices? – pregunta Noé.
-pues sí. Resulta que discutieron y me fui. Raúl me pidió que me quedara. Estaba lloviendo y me enfermé ya era muy tarde y no encontré taxis. Desde ese día que no veo a Raúl.
-qué onda con su hijo. Que de Ángel no tiene nada. – dice David.
-poco caballero. – expresa Noé.
-me imagino que Raúl piensa que no voy al gym por lo sucedido.
-habla con el ¿Cuándo vas a ir? – pregunta David.
-yo creo que hasta la semana próxima.
Había llegado la hora de regresar al gym. Todos le preguntaban del motivo de sus falta ya que era muy constante y participativa en la case.
-¿qué fue lo que te pasó? – le pregunta Raúl.
-me enfermé de gripa. Tuve un resfriado y me quedé en casa 15 días. Pero ya me siento bien.
-me preocupe y estuve preguntando aquí sobre ti, pero nadie sabía de ti.
-estoy bien. Gracias por preguntar.
-oye, quiero hablar…
-todos en sus posiciones vamos a comenzar la clase. – dijo la entrenadora.

Isabela nunca le gusta dar explicaciones. Tenía 8 años cuando nació su hermano German. Su espacio fue robado por completo. Dormía en la misma habitación que su ella. Al principio era compartir los juguetes, pero las cosas cambiaron cuando los dos tenían que compartir todo. Los dos no tenían espacio para sus zapatos, ropa, sus camas. No tenía espacio para nada, para llorar, para ver televisión, para leer, para hablar por teléfono. Se tenía que desnudar enfrente de su hermano. Cero privacidad. Sus padres peleaban todo el tiempo. Su padre era cero intolerante, estricto. No se tomaban la molestia de tocar a la puerta.
Isabela tenía la clara idea de que nunca se casaría. Al ver la relación tan nefasta entre sus padres, el poco espacio que tenía en su casa. Compró su casa, tuvo el espacio que tanto quería y por lo tanto cerró las puertas de su corazón. Solo de esa manera sería libre y recuperaría el tiempo y libertad que no tenía en casa con sus padres.

Continuara…

Texto agregado el 24-11-2014, y leído por 88 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2014-12-24 01:44:31 Me gusta,en realidad está muy buena***** Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]