La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El cuentero con su saco de poemas

 Imprimir  Recomendar
  [C:549765]

Entre el tiempo, los espacios, enfermo, aliviado, entre la lluvia y la primavera, melancolía qué es curada por los poemas a un cuentero el cual una enferma sociedad le quiere enterrar.
Ese es su nombre: cuentero ya qué los qué le bautizaron los deshizo el viento, su rostro está tiznado por el tiempo, su cuerpo maltrecho, su mente liberada de cualquier atadura qué la inconsciencia esbozaba.
El cuentero deambula libre con su espíritu por las calles, un vagabundo sin rumbo inextricables, su destino está forjado de inmortales letras, se puede ver sentado en la banca de un parque intentando no malgastar el tiempo, tal vez no lo veas. El cuentero mete en su saco fantasías, dimensiones desconocidas, universos paralelos y un universo sideral en su corazón qué fluye a su saco de poemas el cual desata cuando el amor le arraiga, una hermosa mujer de luz se cruzo por donde está sentado el cuentero, aunque ella no dijo nada el corazón del cuentero palpitaba como en sus cuentos de hadas; abrió su saco y letras salieron en forma de elipse la cual componían sensibles poemas para esa luz de mujer qué inspira sonrisas y tanta armonía, las letras dicen: luz qué proyecta prometedores pensamientos qué fomenta tanta claridad en el interior qué el ser fortaleció, luz de mujer qué trae un torrente qué los acertijos de los sentimientos ha resuelto y qué hacen expresar la posibilidad de amar, todo lo pensado puede llevar a contemplar la inquietud del corazón acrecentando la invención sin espinas, mucho menos sin condición qué plantea el juego qué por el fugo sincero el juego desaparece para la madures del ser alimentar.
El cuentero cerro su saco de poemas y voló a otro lado y fue a dar a la punta de un árbol, un genial guayacán qué desprende sus hojas luminosas para los sentimientos en la infinidad volar, la luna llena vio aparecer y se acordó de nuevo de la luz de aquella mujer, el saco de nuevo se abrió y las letras qué salieron el viento leyó: el valor se gesta en el amor pero lo admisible de sus ojos con el parpadeo se volvió un código de números para ocultarlo de malvados silenciosos, sentimientos de amor qué en proporción despeja los nubarrones qué ocultan esos rayos del sol qué atraparan con su exactitud para no dejarles marchar aunque la distancia de la tierra y el sol no es impedimento para crear gratos sentimientos.
El cuentero cerro su saco de nuevo y en está ocasión desapareció a una nueva dimensión multicolor donde reapareció y su saco de poemas volvió y abrió: la danza de los siete sentidos qué en la semana son realmente vistos como la sustancia verdadera de la esencia de aquella mujer de luz qué con las horas se confabuló para el abismo del punto crítico alejar, el solsticio definió su silueta qué deja ver su interior y la cualidad qué se deja fluir para poderlo sentir.
El cuentero cerro su saco y entre un equinoccio en una tierra de auroras apareció donde su saco volvió y se abrió qué entre notas musicales las letras fluyeron y frases en poemas compusieron: los sentidos despiertos buscan tú cálido aliento qué emana una asombrosa felicidad qué hace declarar poemas con sinceridad ya qué nadie le pudo desgarrar, pero el rocío de la luna nueva presagia el sol qué entre nubes negras yacía perdido.
El cuentero cerro de nuevo el saco y viajo al valle de fe de cuentos en la hora gloriosa de la imaginación entre sueños, la hoguera es la familia qué siempre le espera, en el valles de fe de cuentos cada vez más los bosques gestan otra nueva primavera qué en medio de los relámpagos las estrellas destellan y la oscuridad se ilumina de nuevo con la luz.
El cuentero desata su saco y en medio de la fantasía las letras hablan: la noche busca el amor mientras los arroyos armonizan el silbido de los vientos qué luego son extendidos a la luz de la luna agonizante de sentimientos un nuevo poema se eleva a los cielos, en las alturas de las montañas se cumplen deseos qué salpiquen a cuenteros con sentimiento llenos de luz para crear cuentos de amor, sin cerrase el saco las estrellas quieren allí introducir para obsequiarlas a quién le hizo vivir.

j.c.n-27-1-2014

Texto agregado el 10-12-2014, y leído por 101 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]