La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La hada y el mago

 Imprimir  Recomendar
  [C:551377]

Todo comenzó cuando un cuento mágico se realizó después de que la realidad dormida quedó.
Antes de que todo existiera la magia ya se concedía, así milenios trascurrieron hasta llegar a una época que se puede imaginar sí los sentimientos despiertos están dispuestos, es tan real y tan genial que el amor se podría encontrar.
En la tierra de las promesas donde mil mundos hay, donde todo es tan mágico en las dimensiones dibujando el sol entre las nubes que estallan de mil colores dejando llover letras de amor para cualquier interior espiritual que endulzan la armonía del corazón; en medio de la lluvia de letras se componen para declarar el enamoramientos con poemas, más y más poemas a quien entusiasta en el alma enaltece y su virtud protege con el propio fuego de la pasión.
La tierra de las promesas está rodeada de montañas blancas al igual que la bruma, allí no neva; son las nubes que se pasean y se posan para sentir la vida que germina de las entrañas de la madre tierra, levitan y forman corazones para pedir deseos cuidadosos para unos hermosos ojos. Son hermosas las montañas blancas pero las leyendas allí son temibles, dicen haber bestias que devoran a distraídos y forajidos, cualquier persona que visite la zona, los árboles son gigantes, sí te paras al lado de uno perecerás sólo un bicho; en esos árboles habitan las hadas las cuales se alimentan de las nubes, son muy sabrosas, nutritivas y de mil sabores para disgustar sin temores.
Las hadas tienen eterna juventud, su cabello es lacio y se lo cogen detrás de sus cabezas para formar las alas de una mariposa las cuales son sus más fieles compañías, su piel puede ser de cualquier color, sus alas son pequeñas las cuales parecen ser un adorno pero cuando abren sus brazos de sus dorsales se despliegan seis alas, las pequeñas alas son antenas receptoras de energía, su piel es tan suave ya que las nubes le han cobijado durante toda su eternidad, usan alpargatas que fabrican en un paraíso tricolor. Viven en un mundo de paz, alegre y colorido que los espíritus se pueden avistar.
El horizonte en las tardes es crepuscular que admira una hada en particular de nombre luzzdady, candorosa y con vos armoniosa. Las hadas trabajan la tierra junto con los jados, su especie masculina que también en cualquier mundo hechizan.
Abinolios es un nado acuerpado, escultural, rubio, de ojos azules y alto, alardea a todos de su cuerpo y lo que puede hacer pero aunque tenga el poder de deseos conceder su corazón está lleno, él se siente fenomenal satisfecho por su ego que le llena y cuando menos ve pensar su poder de los deseos se desvanecerá. Su sentimiento por luzzdady es mucho más de lo que puede imaginar, le quiere poseer, pero eso lo ve en sus ojos luzzdady, no le importa ese jado, prefiere continuar sola.
Abinolios no cesa de insistir y los rechazos de luzzdady cada vez más le ofendían y juro vengarse algún día, en ese momento perdió el poder de conceder deseos, la ira todo lo aniquila sin medida.
Tardes hermosas que lentamente hacen que las flores en sus pétalos se en cojan para volver a dormir y sus colores luminosos vuelvan a surgir, a luzzdady le encanta verlas, las sopla desprendiendo diminutas estrellas que regocijan la vida sentida, esa hada es una enamorada de la vida, de los poemas que incesante sopla el viento susurrando a su oído, le gusta ir a otro bosque cercano donde otra leyenda se cuenta de boca en boca, dicen: que es una tierra de poetas muertos donde sus almas cobijan la conciencia, su luz interior yace en los árboles que al tocarlos recitan un poema así que luzzdady no dudo en palpar el primer árbol que recitó: embrujos en el amor llenaran de magia la virtud ¡no te sorprendas cuando sientas latir más rápido tú corazón que será hechizado por sentimientos venerados!
La hada luzzdady se rió, se sorprendió y otro árbol con sus manos tocó, recitó mientras sus ramas movía: el tiempo vuela con tú corazón que busca el verdadero amor, sí lo deseas tal vez los poemas te lo concedan, parpadea y lo verás, sorprenderá mucho más cuando la brisa cálida del viento te consienta en tú interior sin lamento, descubrirás que el amor viene de adentró.
La hada se carcajeó de emoción, como siempre la felicidad de los poemas le irradian sin final. Una aurora color rosa envuelve su silueta mientras vuela entre los árboles hasta que de repente sintió algo en su corazón que nunca había sentido, es la magia del electromagnetismo, siente un susto curioso que le invade de cosquillas su interior, el silencio calmo su intriga hasta que el viento le llevo un olor de un humano, sigilosa se encamino entre los arbusto que confabulaban sus escondidas para poder observar; el hombre lleva pantalones cortos y una capucha que oculta su rostro, lleva unas flores marchitas en sus manos, se dirige al árbol en forma de corazón para hacer su ofrenda, el hombre se inclinó y puso las flores marchitas entre las raíces salientes, las palmas de sus manos las une irradiando un color púrpura que vuelve a la vida esas flores marchitas, se pone de pie haciendo levitar aquellas flores alrededor del árbol de forma de corazón creando un fuerte torbellino que sacude las ramas del árbol haciendo caer sus hojas secas las cuales se vuelven de cristal, aferra una con sus manos y la sopla lentamente desvaneciéndose en polvo de cristales de hielo que giran en una órbita elíptica en contra de las agujas del reloj alrededor del árbol de corazón para que el amor despierte el interior dormido de cada lector desprevenido.
La hada se sorprendió y dio un paso atrás quebrando una pequeña rama seca, el mago de sus cuentos giro su rostro, volteo y continuó como sí no hubiera escuchado nada hasta que se escuchó la vos del mago: sí buscas lo encuentras, sí fisgoneas es que algo te interesa ¿en qué te puedo ayudar hermosa hada?
La hada no podía responder, sus palabras no fluían y decidió dejarse ver y respondió: me gusto tú magia ¿y quisiera saber si eres una bestia como muchos anuncian?

— ¡No sé de qué hablas! Sólo con vivo con la magia de los poemas.
Dijo el mago de sus cuentos dejando ver la claridad de sus ojos misteriosos.

—Eres el mago de tus cuentos, el que puede escribir en el universo ¿por qué te puedo ver si eres cómo un fantasma qué no se deja ver?
Quería saber la hada bastante intrigada.

—Me puedes ver por qué en ti el amor reina en tú corazón ¿hablas con un extraño que te podría devorar? Ten cuidado con lo que puedas desear.
Dijo el mago suspirando mientras una sonrisa expreso deprisa.

—Puedo ver tú corazón, no devora ras por que no eres una bestia y los sentimientos son el temple de tú humildad, eres más de lo que el veneno quiere demostrar.
Decía la hada mientras caminaba al árbol en forma d corazón.

—Yo puedo sentir el poder de tú corazón también y me disculpo por querer asustarte, a veces soy un pasado bromista que atemoriza.
Dijo el mago expresando sus más abiertos sentidos.

El mago de sus cuentos se acercó a la hada anonadado, atraído por esa hada que desvaneció su desolación, de repente un nado se topa con la hada y el lago, observó y se esfumó dejando un soplido de viento, ese jado es un basayo de abinolios y no demoró en contarle, le inventó un poco cuando le dijo que desnudos les descubrió en un lecho lívido.
La mirada de la hada y el mago con su frecuencia cardíaca se hablaron, tanta magia abarcaron que no se querían alejar pero luzzdady a su habitad debía marchar; a la mitad del camino se encontró con abinolios que celoso le habla prepotente, ella le ignora y el jado la toma de su brazo, exige respeto y le da la espalda, abinolios se enrojece de irá opacando más su vida.
En las noches era todo un reto sentir sus energías desde lejos para en la mañana volverla una casualidad en un bosque de poemas. La hada sonrió con el mago mientras tocaba un nuevo árbol que recitó de inmediato: sí te sientes vacía, es el momento propicio para arraigar el amor en tú vida, parpadea tres veces pensando en lo que quieres que sea en el momento presente, suspira y deja de magia enamorar tú vida.
La hada término de parpadear y de pronto el mago ya estaba ante sus ojos. Ellos quieren saber un poco más de cada cual caminando entre orquídeas que de siete colores se iluminan. Viéndose constante se sienten regocijan tés, pujantes en sus sublimes corazones que enaltecen su presencia espiritual que la noche y el día quieren tener cerca ya que los dos pueden subir fácil al universo y palpar besos entre las estrellas que les prometen una eternidad.
La hada y el mago sienten sus manos, unen las yemas de sus dedos mientras el mago sopla lento creando burbujas en forma de corazón que flechaban a la hada mucho más en su alma. Caminan cogidos de la mano dejando fluir la cayada vos de su interior que escuchan los árboles que sus hojas de poemas desprenden para que sean llevadas por el viento hasta el cielo.
La magia se confabula con los poemas de amor infinitos pero abinolios carcomido por venganza observa tras la bruma, se marcha rumbo a un lugar espeluznante en aquellas montañas blancas para encontrarse con malinmagius, un poderoso mago que invoca la maldita hechicería, hambriento de brujería necesita consumir el alma de las hadas para acrecentar su poderío y concretar su inmortalidad que desaparece, en sus planes está devorar la hada luzzdady.
En el bosque de los poemas cada árbol a los enamorados sus versos dedican: tras la luna que cura las heridas, la hada es el más bendito interior que en cualquier lugar del mundo armoniza las mil y una primaveras en el alma. Los latidos apaciguan sus amarguras enamorados llenos de emociones, claros la verdad se sella entre sus labios. Quieren estar juntos alumbrando la oscuridad para concebir en el cielo la lluvia, para que el torrente se desate con amor y a todos bañen sin darse cuenta y vuelva la unión del mundo en un sólo corazón. Mil mundos han trascurrido y sus almas dichosas la vos interior declara la sabiduría y la meditación en el milagro de dos enamorados. Los truenos destinan el amor largo y rápido con sus ondas que hacen abrazar las grandes montañas para fortificar los besos amados. Un torrente de eterna vida en suspiros sentidos que lo sollozo desvaneció, la conquista fue el cálido amanecer. Extasiados en una nueva dimensión donde el tiempo sólo es un cuento y el ahora es eterno no habrá más confusión, ni temor, sólo amor.
Que la inspiración del bosque de los poemas no desaparezca ya que la virtud y el corazón el musgo le abrasó.
La hada y el mago continuaron más enamorados tan natural que el poder no se marchita pero mientras tanto malinmagius se prepara para destruir los gigantes árboles con sus hadas. Pasaron cuatro días y tres noches cuando las nubes blancas en la noche comenzaron hacer robadas, eran succionadas por un cofre de bronce, esto impactó mucho a las hadas por que las nubes son su sustento que siembran en la tierra; imploran a sus más fervientes ancestros que les ayuden desde las estrellas pero el malvado extraviaba sus mensajes entre la oscuridad entrante, las nubes puras fueron convertidas en nubarrones que bajan desde el cielo en un embudo que todo arrasa.
Ese colosal fenómeno de maldad está próximo arribar a los árboles de las hadas, luzzdady no lo puede creer que su mundo benigno valla a desaparecer pero el mago de sus cuentos después de un sentido besó que sus labios humedeció, desapareció, reaparece frente de malinmagius que resultó ser un clon que de su ADN que en otra dimensión la maldad manipuló para terminar con el amor, hacerle declinar al mago hasta que desista de su divina misión de luz en el amor, de las manos del mago surgió una luz que se volvió su espada mágica que contrarresta el ataque de esferas oscuras del malvado pero todo ha acabado cuando la espada mágica el pecho del clon ha traspasado, su materia se exterminó.
El final no tardo mucho y en ese instante el mago desapareció y el tornado se ha dispersado, el caos término, el orden de las cosas volvió y apresado abinolios en una mazmorra su interior de luz enterró.
La hada y el mago volvieron al bosque de los poemas donde el amor alberga toda creación en proceso de evolución.

J.c.n-4-2-2014

Texto agregado el 23-01-2015, y leído por 92 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]