La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Dos mundos parte 11

 Imprimir  Recomendar
  [C:551484]

Dos mundos parte 11
-ya pronto son las evaluaciones – dice Brígida
-si. Pero la directora es muy accesible. Y permite que hagas tus exámenes como más te convenga.
-ella se ve agradable – dice Brígida.
-lo es. ¿Tienes algo? – pregunta Isabela.
-no. Bueno… sí.
-¿qué tienes? – pregunta Isabela.
-problemas. – responde Brígida.
-si quieres hoy podemos ir a comer y me platicas. - lo que Isabela estaba por escuchar era impresionante.
-¿y qué fue lo que te pasó? – preguntó Isabela.
-estuve en la cárcel. – dijo Brígida.
-¿cómo? – pregunta intrigada Isabela.
-todo comienza cuando conocí al que hasta el día de hoy es el amor de mi vida. Con el tuve a mi hijo. Pero lo tuve que abandonar. Una semana después en la que nació mi hijo, hubo un asalto en el banco de la esquina. Pero minutos antes del asalto yo fui a sacar dinero del cajeo. En el momento en el que estaba sacando el dinero estaban asaltando el banco. Me di cuenta de que había una puerta abierta y me metí para ver si alguien estaba en el banco. Los rateros estaban dentro del banco, los astutos desactivaron la alarma. Me quedé en el banco, cuando vi que mi esposo entró al cajero y sacó dinero. El y los rateros salieron por puertas diferentes, estaba muy asustada, al ver que todo ya había terminado salí del banco y en ese momento la policía llegó.
-pero ¿Cómo es que te culparon? ¡Tú no tenías el dinero!
-así es. Pero eso a la policía no le importó. No tuve derecho a un abogado ni a una llamada. Viví un proceso injusto. No tuve juicio.
-¿y cómo es que estas libre?
-pues un juez se apiadó de mí. Al ver mi expediente y que no había una sola prueba en mi contra y por mi buen comportamiento me liberaron. Cuando salí de la cárcel, lo primero que hice fue ir a ver a mi familia, mi esposo y mi hijo.
-¿y cuantos años estuviste en la cárcel? – pregunta Isabela.
-20 años. Cuando fui a ver a mi familia, mi hijo tenía 20 años y mi esposo era viudo. Se casó con una mujer buena que murió.
-¿y por qué no te acercaste a tu familia?
-no lo sé. Tal vez por miedo. No sé cuál había sido la versión que se le había dado a mi hijo y a mi esposo. Nunca me comuniqué con ellos simplemente desaparecí del mapa. No tuve la oportunidad de hablarles ni decirle de mi situación.
-pero ellos no tienen por qué juzgarte. Tú no hiciste nada.
-creo que es mejor que esté lejos de ellos. Ya pasaron 10 años de aquel día que vi la luz después de 20 años. Hoy mi hijo tiene 30 años.
-creo que él es joven para aprovecharte. – le dice Isabela.
-si. Pero no creo que me quieran escuchar. – responde tristemente Brígida.
-¿y cómo se llaman?
-mi esposo se llama Raúl y mi hijo se llama Ángel. Mi hijo es doctor.
-¿Ángel? ¿Raúl? – Isabela preguntó confundida.
-si. ¿Porque lo preguntas?
-no. Solo por preguntar. – responde Isabela muy confundida.

Continuara…

Texto agregado el 26-01-2015, y leído por 53 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2015-02-03 04:15:51 Impactante,la vida,si se dice que es un pañuelo no se miente para nada***** Victoria 6236013
2015-01-26 22:13:27 Perdon.Un Abrazo. gafer
2015-01-26 22:12:41 Parece apuntar a....Mejor espero a que tu lo digas. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]