La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / larsencito / Síndrome de Diógenes

 Imprimir  Recomendar
  [C:552808]

Nadie ignoraba que la posesión de dinero no da mayor felicidad ni mayor quietud.
J.L.Borges

Alertadas por familiares y vecinos, las Administraciones Públicas de A Coruña han inspeccionado el domicilio de Amancio Ortega, descubriendo horrorizados que su fortuna ya supera los 57.000 millones de euros. Según declaraciones de la asistente social encargada, se trata de un caso claro de acumulación compulsiva. Los síntomas detectados impiden albergar la menor duda en el diagnóstico: guarda riquezas en lugares no accesibles o visibles para los demás, tiene fuertes e infundadas convicciones de que su "tesoro" le será útil en el futuro, le invade la sensación de agobio a causa de la cantidad de posesiones y encuentra dificultades para deshacerse de las cosas. Asegura la asistente que la intervención no será fácil porque el individuo no es consciente de su problema. Se desarrollará un plan de intervención. Se realizarán actividades para la eliminación del dinero superfluo, primero con la ayuda de un clínico o un instructor y luego por su propia cuenta. También se pretende que el acumulador compulsivo se cuestione sus pensamientos y creencias acerca de la necesidad de conservar su dinero y adquirir más. No se descarta la posibilidad de que el plan incluya trabajo dentro de un grupo de apoyo. Por supuesto se incluyen estrategias para prevenir nuevas acumulaciones en futuras recaídas. Con todo, el pronóstico no es halagüeño al no tratarse de reservas de periódicos viejos, muñecas rotas o bolsas de basura. En casos similares se ha llegado a debatir, incluso, si se trata realmente de una enfermedad o sólo un estilo de vida.

Texto agregado el 23-02-2015, y leído por 100 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2015-02-23 15:42:16 ¡Vaya problema! Me remontó al recuerdo de un viejo cuento de mi niñez, del libro de Las mil y una noches, se llamaba Las babuchas malditas. Su ávaro poseedor no tenía modo de deshacerse de ellas sin generar pérdidas, destrucciones y desgracias en sus intentos. ¡Mucha suerte, no es fácil cambiar estructuras de personalidad tan acendradas en la personalidad, sin provocar tremendas podas o destrucciones en la empresa! 5* -preciosa-
2015-02-23 14:43:07 Buenísimo Randal-Tor
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]