La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / duendi8320 / 163

 Imprimir  Recomendar
  [C:554719]

No me preguntes por qué conté cada uno de los días que pasaron sin besar otra boca, sin rozar otra piel, sin conquistar otro cuerpo, sin acercarme a otro precipicio...

Fueron exactamente ciento sesenta y tres días los que tardé en cerrar los ojos y lanzarme, sin miedo, al vacío. Aunque luego ella no respondiera a la pasión de mis labios con la urgencia que yo pretendía y fuera, más bien, una torpe bienvenida a la primavera que florecía ya en mi vida.

Era día de fiesta, o tal vez sólo un sábado cualquiera; qué más da todo lo demás, si ya era capaz de acercarme a otra boca a la que quise besar, sin ser la tuya, si no me recordaba exactamente a tu cuello de galleta y vainilla bailando entre las lineas moradas de las ojeras que tú misma provocabas.

Texto agregado el 14-04-2015, y leído por 85 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2015-04-15 01:52:05 Liberarse de las ataduras es bueno. Me gusta la transparencia con la que escribes. Un abrazo de vainilla. delaida
2015-04-15 01:00:46 ¡Qué confesión! Quisera saber qué emoción provocaría en su destinataria, si la leyera. Para el protagonista fue bueno "...lanzarme, sin miedo, al vacío." "...torpe bienvenida a la primavera que florecía ya en mi vida." "... ya era capaz". Se sintió triunfante, por más que en la misma confesión haya algo de nostalgia. -preciosa-
2015-04-15 00:09:24 Prosa poética sensual y provocativa.Me encantó.UN ABRAZO. GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]