La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / cafeina / Agua mineral

 Imprimir  Recomendar
  [C:555383]


Agua mineral



-¿Qué se va a servir, señor?
-Una milanesa con ensalada rusa, por favor.

El mozo giró noventa grados su cuello y sin moverse de su sitio, gritó mi pedido. Me sonrió satisfecho, como si su único motivo para estar en el mundo fuera gritar los pedidos de los clientes en la oreja de sus víctimas. La voz del hombre me alejó por un instante del hedor que despedían las mesas de fórmica despegada. Las sillas maltratadas acompasaron con sus chillidos el grito del mozo. Escuché el silbato de un ferrocarril. Lo vi acercarse entre la suciedad de los vidrios; pasará por las vías cercanas al bar.

-¿Va a tomar algo, señor?
-Agua mineral.

Repite su rutina del grito, y se aleja.
Miro el entorno: un oasis para la creación. Papel y lápiz nuevamente a su oficio. Pienso en la primera línea de mi texto: llegué al pueblito sobre el mediodía y entré en un bar para aplacar el hambre. Demasiado extensa, probaré otra línea.
El ferrocarril desliza su cola de vagones. Instintivamente los cuento: dos y dos, cuatro, seis.

-Su milanesa, señor.
-¿Y la ensalada rusa?
-No tenemos, señor.

El fanatismo de rematar las frases con la palabra señor, me exaspera. Deja la botella de agua mineral en falso equilibrio sobre mis papeles y se aleja hacia su quinta dimensión.
La tinta dibuja formas bajo el vidrio de la botella, hasta que escapa al papel contribuyendo con nuevas manchas al test Roschard de la mesa.
Interesante…, ese sí es un buen comienzo: conocí un pueblito perdido, en el que sus habitantes dibujan test psicológicos en las mesas de los bares.

-¡Permítame, señor!

Y sin mayor pudor, el mozo retira la botella, los papeles y el plato. Seca el agua, quita la tinta y vuelve a recalibrar el test de la mesa. Me devuelve los papeles, se cuelga “el trapo” en la cintura y me enfrenta nuevamente a mi plato y a mi botella de agua.
Se aproxima otro ferrocarril; la milanesa es aceitosa. Más vagones; la tinta mojada traspasó mis papeles. Cuatro, seis, ocho. Este ferrocarril es más largo que el anterior. Es curioso, creo que esta vez no escuché la campana que anuncia la bajada de la barrera.
Mis papeles parecen un calamar que ya expulsó su tinta.

Afortunadamente algunas líneas están intactas: …es por azar y no por conocimiento que los habitantes dibujan un test en cada mesa. Pero existe una mesa en particular, donde el test no conduce a nada. Si alguien resuelve el test: no pasará nada. Ocurrirá incluso, que la persona que lo ha resuelto, no notará que efectivamente resolvió el test, y volverá a intentarlo convencida de que no lo ha logrado.

-¿Quiere algo de postre, señor?
-Un flan.

El mozo grita pidiendo el flan, la silla acompaña con sus chillidos. El mismo ferrocarril que hace un instante pasó hacia adelante, ahora pasa marcha atrás. Primero los vagones, por último la locomotora. Ocho y ocho: dieciséis.

No recuerdo haberle preguntado, pero igual me lo explicó, al tiempo que el flan rozaba la mesa: la estación del ferrocarril está ahí detrás. No hay desvíos para el cambio de frente; el cambio de frente se hace en la plataforma giratoria, señor.

¿Qué clase de religión fundamentalista lo condena mecánicamente a pronunciar la palabra señor?
Sin duda esta mesa no es la que yo busco. La respuesta del test es sencilla, el dibujo lo indica claramente: pone una escalera y enciende un farol.

-Son quince pesos, señor.
-No tengo cambio, quédese con el vuelto.
-Gracias, señor.

Me cambio de mesa. Me anticipo al movimiento del mozo y le grito que quiero un café. Desde aquí no veo las vías del ferrocarril. Este test exige cálculos: cuatro ochos en progresión. Ocho, dieciséis, veinticuatro, treinta y dos.

-¡Mozo!
-¿Señor?
-¿Cómo se llama este bar?
-La farolera, señor.
-¿La que tropezó? –pregunté graciosamente.

El mozo se quedó mirándome fijo. Algo no estaba bien. Cambié rápidamente de tema.

-Hay una historia acerca de las mesas de este bar, ¿conoce esa historia?
-Sí señor. No es una historia, es una verdad demostrada.
-¡¿Sí?! ¿Alguien resolvió el test que no conduce a nada?
-Sí señor, un coronel.

Insistí con mi sentido práctico del humor absurdo: ¿el coronel de la farolera? Se alejó en silencio, ofendido tal vez. Definitivamente algo no estaba bien: si un coronel había resuelto el test de la nada, ¿cómo era posible que se supiera?

Entró al bar una niña llevando un ramo de flores. Iba descalza, con una mirada triste en sus ojos verdes. Repetía algo, pero no alcancé a entender. Se acercó a mí. Una flor cayó al piso. Me arrodillé para recogerla y en ese momento se abrió el portal de la quinta dimensión.
La niña cantaba: dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis…
Me vi arrodillado frente a la niña, paralizado por una fuerza extraña. La barrera se alzó y pasó la farolera, de la mano del coronel, que portaba una escalera para llegar al farol. La farolera tropezó, ocho y ocho dieciséis. ¡Ay, niña bendita, me arrodillo en vos!

-Felicitaciones, señor. Ha resuelto el test que no conduce a nada.

Fue lo último que escuché. Sorpresivamente estaba sentado en un vagón del ferrocarril, próximo a llegar a un pueblito perdido, en el que sus habitantes dibujan test psicológicos en las mesas de los bares.

Texto agregado el 30-04-2015, y leído por 270 visitantes. (23 votos)


Lectores Opinan
2018-04-15 10:52:22 Sencillamente, es extraordinario Cafeina, ¿Sera que me produce placer leerte? Martilu
2018-04-07 02:19:35 menos mal que tomo agua mineral satini
2018-03-01 02:50:15 Alguna vez leí este texto, quedó en mi mente algunas frases. Me gusta este tipo de escritura, hace pensar en tantas cosas, buscarle sentido a preguntas que parecen tenerlo aunque no sea así; como si en el fondo fuese a descubrir algo nuevo entre las palabras lilaherthings
2016-08-24 06:06:21 Y el agua mineral se la tomó o solo la usó para alucinar? Lunaroja
2016-08-23 20:27:50 Que buen texto. Sabes? Me felicito por haberte encontrado... Escribes hermoso,llegan tus letras profundamente***** Un abrazo Victoria 6236013
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]