La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / atolonypico / Inconvenientes del éxito.

 Imprimir  Recomendar
  [C:555454]

En aquellas estaba Juan Antonio Rodríguez (J.A.R.) cuando se le ocurrió la genial idea de la composición de aquella melodía que aclamarían los siglos, puesta en boca de tanta gente.
A su muerte- aparte de los derechos de autor de sus herederos- quedaría para la posteridad, el suyo, como buen nombre. Que no era moco de pavo- pensó. Y todo por la inspiración de aquel momento. Tenía unos conocimientos musicales más bien escasos, pero ahí estaba la obra. La composición, endiabladamente pegadiza, haría que aquel hombre sin carisma y cuya muerte le habría puesto pronto en el olvido, pasara a la posteridad como feliz compositor.
Con la fama, le vino el dinero, y con éste pronto le abordó la compañía. Su imagen del mundo, en consecuencia, cambió. La realidad se le empezó a abrir de diferente manera, máxime cuando ésta le había estado vedada hasta hacía bastante poco.
A todo el mundo empezó a caer simpático. Cuando se encontraban con él todo eran salutaciones y albricias.
Aquel hombre que había pasado desapercibido hasta el momento de la ocurrencia, se topó de bruces repentinamente con la fama, la compañía, el dinero y la amistad (en menos en su faceta aparencial).

La autenticidad con la que había barajado su existencia se trocó en cambio. Las ásperas condiciones de soledad se fueron amortiguando bastante.
Quería pensar, sin embargo, que no todo se debía a la inspiración de aquel momento- aquella canción que le había dado reconocimiento- anidando la vanidad en una pequeña parcela de su corazón. Pero por más que lo intentó no pudo repetir el logro.
Tuvo que resignarse a admitir que era un hombre de un solo éxito. Con ello le entró la decepción y sobre todo le hizo caer en el error de forjarse una imagen grandiosa de sí mismo.
Maldijo de aquel instante de lucidez pero no pudo renunciar a los premios que el destino le había proporcionado y nunca, pero nunca nunca, pudo volver a ser él mismo.

Texto agregado el 01-05-2015, y leído por 66 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2015-05-02 08:46:30 Cuan indigesta puede ser la fama . autumn_cedar
2015-05-02 00:09:59 Inconvenientes del Ego. Saludos! TuNorte
2015-05-01 23:44:32 Cosecha fama y echate a dormir ?.No lo recomiendo.Un Abrazo. Gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]