La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Dos mundos parte 29

 Imprimir  Recomendar
  [C:556737]

Dos mundos parte 29

Carmina casi no visitaba a Isabela, no le nacía ir a verla. No preguntaba por ella solo se dedicaba a jugar la lotería, a concursar por viajes pero nunca ganaba. Isabela poco a poco se recuperaba de las cirugías. Sin embargo Ángel al ver las buenas atenciones que tenía Álvaro con ella, tomó la peor decisión que fue casarse con Tania.
Isabela usaba muletas y la tenían que trasladar en una silla de ruedas. Ángel fue informado que uno de sus pacientes había llegado grave y que estaba en terapia intensiva. Ángel se enteró que el paciente era Héctor el papá de Isabela. Ángel fue el último que habló con él y le pidió que se despidiera de su hija y lo perdonara y que le entregara una carta. Esa misma tarde Héctor murió por una falla renal. Isabela fue avisada por el mismo Ángel. En el velorio ella estaba inconsolable, la culpa la mataba. Álvaro fue un buen soporte en esos momentos. Isabela daba lástima al verla. Se ponía a un costado del féretro de su padre en muletas. Ángel nunca se pudo acercar a ella.
-quiero hablar con Isabela – dice Ángel.
-no se puede – dice Álvaro.
-necesito darle algo
-¿no entendiste? Ella no quiere ver a nadie. – le repite Álvaro.
-está bien. ¿Le puedes dar esto? – dándole la carta que le enviaba Héctor.
-bien yo se la entregó personalmente. – dijo Álvaro.
Fue algo que nunca pasó. Ángel no se pudo acercar a Isabela para darle el sentido pésame. Tampoco pudo entregarle en su mano la carta que le mandó Héctor. Pasaron los meses e Isabela estaba deprimida. No salía, no comía. Pensaba que su papá se había muerto odiándola.
A los dos meses Tania y Ángel se casaron. Raúl por dentro sentía impotencia por no poder hablar y decirle a su hijo la verdad sobre Tania.
Tania quería una boda cara. La boda fue más que una pose ante todos. Ángel no quería aceptar que en realidad amaba a Isabela y no a Tania.
Una enfermera amiga de Bruno se ofrece a darle los cuidados óptimos a Raúl y Tania se dedica a su nueva vida como casada.
Pasado un año, Isabela estaba completamente recuperada pero aun ahogada en el dolor que le causaba la muerte de su padre. Revisando papeles Isabela encontró una carta dirigida a ella. Estaba entre las cosas de Álvaro. La abrió y la leyó.
“Isabela:
En realidad no sé cómo empezar esta carta. Pronto voy a morir. Sé que para ti será difícil enfrentar este proceso pero lo único que te pido es que me perdones por lo que pasó. Les hice mucho daño, lo sé. Pero hoy estoy arrepentido. Encontré a un doctor que me ayudó lo necesario para que no tenga una muerte dolorosa. Es un Ángel, como su nombre. Aunque le conté mentiras con respecto a ti, diciéndole que me tenías en la miseria pero no era verdad. Hija quiero que sepas que siempre me sentí orgulloso de ti. Perdón por no brindarte el apoyo necesario y centrarme en las cosas materiales. Hoy te pido una disculpa.
Te quiere tu padre
Héctor.”

Continuara…

Texto agregado el 01-06-2015, y leído por 44 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2015-06-16 05:34:50 En realidad la historia es impresionante y tú la cuentas maravillosamente***** Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]