La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / krisna22z / BENDITO ADAGIO PARTE V

 Imprimir  Recomendar
  [C:557334]

BENDITO ADAGIO PARTE V

“Mi inconsciente repite su nombre, y mi conciencia lamenta”

Asomaba lento con su albo cabello, impregnaba la habitación con una esencia exquisita, sus manos temblorosas posaban el humeante, Yo respiraba sobre ella, ¡Té de manzanilla! me sonreía.

Es el aroma que la bisabuela nos otorgaba al despedir nuestra espontanea visita; de allí el gusto por esta plantita de mediana altura con flor sensible que al más mínimo meneo esparce su esencia y en mí vuelve mi infancia.

La noche va avanzando y Javier debe estar a punto de llegar, exhalo y me estremezco, un pequeño aíre gélido me abraza, bajo mis pies del sofá, me sobreviene un leve bostezo, el cual me dirige a la cocina, vierto un chorro de agua en la tetera, lo llevo al fuego, alisto una taza, un filtrante de manzanilla, una cucharadita de azúcar; la tetera silva en exceso.
Llevo la taza con el té humeante a la sala, lo coloco en la mesita de centro para que tome temperatura, me vuelvo al sofá, me enrollo en la tibia manta dando comodidad a mis recuerdos.

-Janin, espera ¿Qué dices?
-¿Tu amigo quiere conocerme? ¿A mí?
-¡Si Andrea quiere conocerte a ti!
-¿Por qué?
-Porque le hablé de ti, le conté que eres una chica linda, noble sensible amorosa cariñosa buena etc, etc, etc, y ríe.
-Janin para de reír, tú no puedes hacer eso; sabes que no es momento de conocer a alguien y si lo fuera, me tocaría elegir a mí, ¿No crees?

-Andrea ¡Él es!
-Sonríe ¿Él es quién?
-¡TADEO! es el hombre de tu vida
-¿Tadeo? Cavilo un momento; creo que mencionaste alguna vez su nombre.

- También le pasé algunas fotos tuyas por el ordenador, me dice en un rápido titubeo.
-¡Janin! - Le digo- como en un llamado de atención.

- Es que Tadeo quería conocerte.

No te preocupes sales muy bien; me dijo que eres, “Tal como te había imaginado”
No me fue indiferente ese halago, más que halago fue una misiva de halago, creo que despertó un espontáneo interés en saber quién era Tadeo.

Así que empecé con el interrogatorio; le pedí que me cuente sobre él, cuál era su edad en que ocupa su tiempo.
-Tadeo, tiene veinticinco años, estudió con mi hermano, y se han asociado, licitan pequeños proyectos que lo realizan en pueblos alejados de la ciudad; así que se pasa viajando y cuando puede ayudando, dialogamos tanto sobre Tadeo, que indagué hasta el nombre de su mascota, que por cierto no tenía.

A la mañana nos encontramos tomando un buen desayuno. Nuestra charla se basó en lo que en adelante deberíamos hacer de nuestro futuro; habían terminado nuestras vacaciones y ya nos encontrábamos bien graduadas.

-Andrea tengo una propuesta de trabajo, el único inconveniente, es que tendría que viajar a la capital para cubrir una licencia, pero esto sería dentro de dos meses.
-Qué bueno Janin, si, Andrea yo estoy muy contenta, ahora solo tengo que organizarme para poder viajar, allá llegaría a la casa de la Tía estela y lo decimos en Unísono soltando nuestras carcajadas.

-Janin tu tía Estela es tan linda; recuerdas la vez pasada que viajamos y nos hospedamos en casa de tu tía – claro Andrea- esa opción está más que dispuesta para mí y para ti. Observé todo el amor y la atención que derrocha por ti, ¡Si es linda verdad! Si Janin y creo que voy por el mismo camino con Camil; es una dulzura esa niña.

Yo le he preguntado por qué nunca tuvo hijos; sabes que quedó viuda hace pocos años, y ahora está muy sola, a esa pregunta que ha sido casi frecuente desde que yo recuerdo.

Ella siempre me ha contestado, ¡Hijos!, me movía la cabeza; ¡Tú ya naciste mi cielo!
¿Acaso nacería otra niña tan linda como tú?... me hacía sonreír mucho con esa respuesta me colocaba a su pecho tan tierna a más no poder. En el fondo sé que yo soy la hija que la naturaleza no le ha concedido. Me adoptaba cuando estaba presente y aún a la distancia, me hacía llegar y saber siempre el infinito amor que sentía y siente por mí.

-Como ella me quiere también “Yo la quiero”

-Guardo todas sus cartas, hay una que sé de memoria; me hizo llegar en un cumpleaños, con una enorme caja que guardaba un peluchón. (Un dragón hermoso que aún conservo)
¿Un dragón?- Si, aunque te suene extraño, es muy original.
Alguna vez me quedé a dormir en tu casa ¡Pero nunca lo he visto!
Lo tengo almacenado en otra habitación.

-¿Quieres oír la carta?
- ¡Claro janin!

“CARTA TÍA ESTELA”
Janin hoy te saluda el sol.
El clima ha hecho un alto a su estado frío, ¡En tu honor!
Y Yo, hago un alto, para decirte lo mucho que te quiero.
El tiempo pasa y como hoy más de una década
No conocí tu primera mirada, ni la segunda.
Pero al conocerte, desde entonces me acaricias el alma.
Janin, con tus perfectas miradas, ¡Me has dado tantas calmas!
Desde lejos, o de cerca, siempre esperare tus reojos,
¡Te esperaré!, porque tú deleitas mis brazos,
Y endulzas mis palabras…
Mis manos agradecen tus caricias.
¡Te conocí! En tus primeros balbuceos,
Para después verte tropezando en tus primeros pasos,
Tan Llena de ímpetu por saber más.
Así como cuando abre la mañana,
Niña de alma alegre e inocente,
Contagiosa de sueños y deseos.
Siempre serás la niña de mis anhelos.
Con amor, tu Tía Estela.

¡Janin que ternura de carta!, mira hasta me hizo caer unas pequeñas lágrimas, ¡Bueno niña!, allá vas a estar muy bien. Janin sonríe; no me digas niña ¡Amiga es broma!

Después del regocijo que nos dejó el recuerdo de la Tía Estela, continuamos con nuestros planes a futuro.

-Yo; sabes, como primera opción, tengo la constructora de mi cuñado David. Estoy invitada desde que realicé todas las prácticas; ya hemos conversado del tema, pero le pedí un tiempo para descansar, tomar decisiones y superar – aquello-

“Y ya que nuestros estudios parten de las ciencias económicas y administrativas, debemos tener la mente libre para el buen desempeño”

Sé que tienes razón Andrea y también sé que nos irá muy bien, ¡Sí Janin! nos tomamos de las manos y nuestras miradas sonríen.
-Sí -Pero ahora- estamos liberadas de responsabilidades así que vamos al ordenador para presentarte a Tadeo.

-Janin ¿Ahora?
- ¡Sí Ahora!
-Espera que terminemos el desayuno.
-¡Que dices!, ven. Me toma de la mano y casi me arrastra; apenas suelto sobre la mesa la losa que sostenía.

El departamento era muy chico, pero había un pequeño rinconcito donde reposaba una silla muy acogedora, cubierta de tapetes, y opuesto a ella el flamante ordenador color beige - Era mi súper computadora Pentium 4, disco duro de 160 GB, Memoria RAM 1.46 GB, con lectora y quemador, tarjeta de sonido, USB, red, en fin para la época una maravilla tecnológica, Estas herramientas a la época ya son historia. Y que en su forma estética no se comparan con (Las Tablet, IPad, Laptop; herramientas muy modernas)

Historia, que también parte de mi historia, pues de allí nació “Mi Linda historia de amor con Tadeo”

Este computador beige, para la Universidad, era el cuaderno mayor, donde se generaba y guardaba toda la información, a él le acompañaba también el súper escáner. Y el mouse, ese de bolita, que a veces no corría por el polvo que acumulaba por debajo.

Andrea, ¿Qué le pasa a tu mouse? Nada Janin espera que lo limpio.
Tomé algodón alcohol, ¡ya está! - úsalo.
-Clic, mira Andrea, ¿No te parece lindo?
-Tadeo, le susurro en un intento de reconocimiento.
-¡Si! Tadeo; ¿Dime que no es lindo?
-Me quede prendada un instante, ya le propuse tu amistad y agregue su correo, ahora esperemos.
-Espera tú; voy a terminar el desayuno y recoger la loza.
-¡Andrea! Me volvió de un ligero movimiento.
-¿Qué pasa?
-Está en línea, está en línea, me decía muy emocionada.
-Janin calma, Ven Andrea siéntate tú.
-Yo; no Janin, escríbele tú, yo no sé qué escribirle.

Con mucho rigor, me convenció y me hizo sentar. Lo cierto es que Yo tenía el deseo de hacerlo, pero a la vez tenía miedo, al no saber qué decir, ni que preguntar.
En la pantalla leí su saludo, ¿Hola eres Andrea amiga de Janin verdad?

Estaba estática, escribía y borraba, volvía a escribir y volvía a borrar.

-Andrea, escribe solo ¡Sí!
-Sí, enter.

Y desde allí partió toda ilusión afecto y amor que se colara por el espacio virtual.

Mis ojos cada vez prestaban más atención, interés y gusto, al ingresar en sesión del bendito Messenger. Yo creo que de allí parte el afloro de todas las redes sociales de hoy.
El Messenger un chat personalizado, donde se mantenía una comunicación fluida; tal cual con las redes sociales que hoy se usan.

Janin rondaba la conversación como esperando saber cuál fue el desenlace o con el deseo ansioso de conocer el veredicto.

De pronto me levanté de la silleta.
Janin me abordó ¡Cuéntame! Le sonreí
¡Con un suspiro!
Nos caímos al sofá.
-¡Janin! Ahhh Que tierno y dulce es Tadeo.
¡Te dije! Así es él ¡Un hombre perfecto!
Espera pero regresemos a la realidad, no puedo hacerme ilusiones, no Aún no.
-¡Andrea! Porque eres así

Pasaron de días a semanas; la comunicación fluía cada vez más y más; por las mañanas o por las noches; siempre guardábamos algunos espacios de tiempo; o respondíamos cuando no lográbamos coincidir. Tadeo viajaba casi frecuente, a veces se ausentaba días. Pero Él, siempre buscaba la forma de atender, dejar o responder un mensaje. En poco tiempo dicha comunicación se tornó en citas virtuales; con hora exacta, con detalles virtuales, tarjetas, flores, y lo que la red de ese entonces nos permitía; palabras dulces que fascinaba.

Ya estábamos tan habituados a nuestras horas, a nuestros días; que cada uno de nosotros creo manejaba su agenda de romance virtual. Por mi parte su conversar lo llevaba como una nube que bandereaba en mi día.

Nuestras despedidas eran dulces, mi mirada caía de emoción abriendo suspiros, gestos sonrisas y silencios de querer más; de que la pantalla sea una puerta donde mis manos tuviesen el privilegio de acariciar sin que el supiera; su rostro. Y en mi más liberto deseo sus labios.

La comunicación, las salidas y la compañía de Janin habían disminuido, programamos un día para que Janin se quede a dormir en el departamento; visita, compañía y plática sería muy bueno. Andrea cambiaron todos mis planes; la tía estela ya recibió la mala noticia, ¡No viajare a la capital!, lo dijo muy efusiva que yo no oculté mi alegría.

¿Qué pasó, y la licencia que cubrirías?

Ah bueno, es que resulta, hay una filial aquí en la ciudad. Y estaré incorporándome en una semana, -Janin que bueno - separarnos hubiese sido muy triste.

¿Y la tía Estela? -ella viene de visita unos días- ¡Me extraña! nos reímos.

Yo, ya estoy tomando turno en las mañanas en la constructora y me queda las tardes; tengo la vida más tranquila más… Janin me corta, con esa gran interrogante que tenía desde que llegó.

¿Cómo va la historia con Tadeo?

Desde que te presenté por Messenger. Apenas me escribe unas líneas cuando lo saludo, -por no decir nada- Yo sonrío.

-Tadeo Janin; tenemos tantas cosas en común; aun sin conocernos; Su voz Janin Ahhh

-¿Su voz? Mmm

Espera, es que ya nos hablamos al teléfono, un día andaba mal la red y no se lograba la comunicación, así que me pidió el número de teléfono, ¡Le di! Y desde entonces.

“Su voz, es la melodía que ronda mi aíre”

-¡Mira mi rostro, habías visto uno tan feliz!
-No Andrea; ni cuando eras novia de Alejandro.

El silencio rodea el ambiente.

El mismo silencio que me rodea en este instante, me vuelvo a beber la manzanilla que se pasó del caliente al tibio.
Este silencio trae tanta nostalgia que asesina mi mirada.

Oigo los golpes sistemáticos en la puerta, es Javier, nadie como el para tocar de esa forma.

Me levanto con toda y manta recubierta; caigo en un abrazo, tan enlazada a Él; que Javier tan solo corresponde.


Continúa...


Krisna…

Texto agregado el 18-06-2015, y leído por 172 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2015-08-13 03:06:45 3)//No conocí tu primera mirada, ni la segunda. Pero al conocerte, desde entonces me acaricias el alma. Janin, con tus perfectas miradas, ¡Me has dado tantas calmas! Desde lejos, o de cerca, siempre esperare tus reojos, ¡Te esperaré!, porque tú deleitas mis brazos, Y endulzas mis palabras…// Mis estrellas juntas a un abrazo enorme***** Victoria 6236013
2015-08-13 03:06:22 La carta de la tía,me hizo dar un vuelco al corazón recordando palabras de la tía mas querida que tuve y que me decía cosas demasiado parecidas y con ellas era feliz de saberme amada. 6236013
2015-08-13 03:04:57 1)Me encantó tu texto.Me veo reflejada en algunas letras. Pienso que tendré que leer algunos anteriores;pero la verdad no ha sido problema no hacerlo para comentarte. 6236013
2015-06-19 03:03:25 Me gusto mucho la narración, pero sobre todo algo que es técnico y que en esta historia esta muy bien manejado: el suspenso o suspense. Se mantiene en cada párrafo. Felicitaciones. 5* dfabro
2015-06-19 01:48:40 Me gusta como va encaminada tu historia, en ella veo una mezcla de ilusiones y ternura... Ah!! de seguro la tía Estela le regaló un dragón a su sobrina porque la leyenda dice que los dragones cuidan y resguardan los tesoros... Sigue adelante con tu historia, hermoso trabajo. Te abrazo con cariño. gsap
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]