La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zorin / LA PROCESIÓN DE LA PURA Y LIMPIA

 Imprimir  Recomendar
  [C:559205]

El día luce esplendido en esta ciudad de los reyes, las blancas nubes han recogido sus copos sobre los contrafuertes orientales, juguetea la briza y hace remolinos batiendo sones y perfumes, la armonía de la música se diluye como se diluyen los olores que despiden las flores, que están regadas en las calles o prendidas en las guirnaldas de las celosías y balcones.

El tronar de bombardas y de repiques anuncia la iniciación de la procesión, algunos fieles emiten cantos graves y otros acompasados rezos como las letanías se oyen precisos, las ordenes monásticas desfilan en larga procesión mostrando la variedad de sus institutos: Dominicos y Franciscanos, Agustinos y Mercedarios, Betlemitas o Barbones y Jerónimos, Crucíferos y Hospitalarios, Trinitarios y Filipenses, cerrando el concurso pasa la grave e ilustrada, opulenta y poderosa compañía de Jesús.

Se acerca el episcopado brillantísimo, los ancianos obispos cubren sus hábitos con las blancas albas de un encaje primoroso, que fueron confeccionadas por las delicadas manos de las monjas limeñas, cae sobre sus espaldas la capa pluvial bordada de oro y pedrería, ciñendo sus sienes se levanta orgullosa la aurea mitra, cubierta de símbolos cristianos, la música sagrada se esparce por doquier y llega por todos lados el olor del sahumerio y el perfume de jazmines, aromas que forman la mixtura, se arremolina la multitud ebria de gozo y de devoción que grita ¡gloria y prez a la pura y limpia concepción de la madre de Dios!, cuando las andas de la santa virgen aparece enmarcada en la gran puerta central del templo.

Una nube de incienso cubre como una neblina el frontispicio del santuario, en cuyo atrio las esclavas negras sostienen caprichosas figuras de sahumerio de bruñida plata, donde las manos enjoyadas de las marquesas limeñas, arrojan el incienso con elegante displicencia, los cabildantes de la santa iglesia cubiertos de blancas dalmáticas, entonan letanías y al avanzar el cortejo fuera del santuario, abren por encima de la divina imagen las hojas de lirios de briscado que mantenían cerrado con un lazo de hojas, caen sobre la coronada cabeza de la madre de Dios flores y papelillos de color, que contienen decimas que poetas cursis han compuesto, quedan también libres las aprisionadas palomas blancas que revolotean en contorno, batiendo sus alas como si fueran los aplausos que dieran nacaradas manos de querubines:

Parece que decían ufanamente
Bienvenido seas, acompáñame
Con el regocijo de los ojos
Que va reconociendo en la morada
Una a una, las prendas más queridas
De nuestra propia estancia
Luego se va encendiendo y rutila
En mi interior como una beatitud
Todo el lar solariego
De esta mi tierra Peruana.

Texto agregado el 12-08-2015, y leído por 73 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]