La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Que se repita el cuento de su primer día

 Imprimir  Recomendar
  [C:561617]

Parece casualidad pero es el enamoramiento que atrayente les hace encontrar.
Fresayida es una mujer hermosa en su interior aún que en su exterior es normal, ella es un don del verso que en todas partes se quiere recitar para enamorarle y atrapar su mirada aislando el litigio exterior, pero los viejos y largos brazos del ego quieren atraparle de nuevo en una prisión de celos en su falta de seguridad, ella no quiere estar en esa prisión pero ingenua vuelve a tropezar con la misma piedra de ayer, de antier, de la semana pasada, de repente su vida es inestable sumida en tristeza, engaño y desagravios. Todo esto lo detalla dencidon, un admirador secreto, incondicional, un amor sin etiquetar tan real que cualquiera con sus manos no lo puede aferrar, pone trampas que el corazón sincero descubre al ver parpadear los ojos lúgubres de una mujer simple y vacía, llena de ego, tontas aferradas a la belleza externa que el tiempo devora, sin un ahora el deterioro físico será su tortura, por lo tanto locura que su ego no aceptará aunque a la vejez se acostumbrará.
Dencidon va siempre al mismo parque y fresayida también aunque triste; sus ojos ese día no deslumbran con flamas brillantes, cabizbaja efímero enfoca su mirada a dencidon quien sonríe, ella se contagia y ríe simple pero sincera aunque al instante vuelve a manifestar su rostro serio; pensando en los problemas se envenena, se ahoga en ellos sin intentar resolverlos, tiene la respuesta en su presente, sabe que se debe alejar pero débil no puede soportar la soledad así que remplaza su paz interior por la guerra de otro ser que no sabe más que humillar, maltratar, mentir y hacer sufrir subestimando la mujer para mantenerla de rodillas aclamando por sexo, mil horas de sufrimiento. Eso no tiene importancia aún que ella inconsciente todo le importa, le toca, todo le duele en su interior.
Los ojos de dencidon le invitan a conocer sentimientos que no se los lleva el viento, tan desconocidos que el alma sentirá despierta, lúcida y alegré por siempre si es lo que se quiere.
La discordia y la pelea son situaciones primitivas, la unión con el amor etiquetado con el impulso de instinto animal el dolor les trae la miel de la reconciliación.
En una tarde radiante los ojos de la chica y dencidon se atrajeron tanto que se acercaron, interactuaron, conocieron sus voces y al mismo tiempo palpitantes sus corazones son bonanzas sentidas, conquistadas que nunca habían sido sentidas; no hay necesidad de tanto hablar, entre miradas trasparentes la labia es un desperdició de energía. Se sienten como en un cuento, magia en sus sentimientos, conquistados por lo diferente a su realidad.
Dencidon y fresayida escriben su cuento, sin escollos, sin sollozos su entorno se ha avivado impreso en su primer beso para que mañana se repita el cuento de su primer día. Siempre salen ganado y lo negativo no tiene entrada en su tierra amorosa apasionada, suspiros, tantos días infinitos, sonrisas con tanta alegría pero de repente ella extraña la tristeza, el dolor, el engaño que mata como el cáncer.
Fresayida llama a su ex a escondidas de dencidon que siente en su corazón una extraña frecuencia y se en camina donde la chica que extrañado ve sus ojos esquivos, ella no menciona nada y el tipo mejor caya, no le juzga, ella sigue experimentando con lo insatisfactorio. Ella está deseosa de su propia maldición de lo que le llaman desamor, de inmediato le exigió su desnudez. Le pertenece y cuando él quiere le puede poseer, es su propiedad y de nadie más, tratándolas mal el burro vuelve a su portónódice arrogante él.
Ella en está ocasión no se dejó envenenar, llegó la hora de respetarse a sí misma, de quererse y valorarse, de darse la oportunidad de que la amen sin que le lastimen, quiere ir por el sendero de la alegría, quiere dejar el laberinto sin salida de las ofensas y problemas, tretas lo cual es un plano bajo donde los que se quieren se sumergen entre el pantano.
Anhelados suspiros eternamente que con la imaginación se puede cumplir. Ella quiere que se repita el cuento del primer día, se encontró con dencidon que le recibió con sus manos abiertas, sin quejas.
Él lamenta la partida de fresayida por su actitud, le llama y dice que cambiará, que no es nada si ella no está, llora y le amenaza que si no es del de nadie lo será. Él mira a dencidon amenazante el cual no le teme, le compadece, en su ira se ve sus más profusos miedos, él lo reta a pelear y dencidon da la espalda para marchar, no le presta importancia ante los más desesperados insultos, fresayida desea ir tras dencidon, él no la deja y ella le expresa: nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde y yo no voy a perder que se repita el cuento del primer día.

Tomados de las manos dencidon y fresayida experimentan la creatividad infinita del enamoramiento para que se repita el cuento del primer día.

j.c.n-11-2-2015

Texto agregado el 25-10-2015, y leído por 78 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2015-10-25 19:38:44 Interesante historia y muy bien narrada. No puede parar hasta terminarla. Muy linda, en verdad. Felicitaciones. 5* dfabro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]