La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / allka / APOLOGÍA A LA NOSTALGIA

 Imprimir  Recomendar
  [C:561681]

De hecho, escribo estas palabras cuando una nostalgia dulce me abraza en el silencio que me mira. Escribo porque hay un ataque de voces, imágenes, rostros, escenarios, geografías, canciones, situaciones...en resumen de experiencias vitales a las que no las voy a clasificar como buenas o malas; al final han sido parte de un universo, de una vida compartida, y lo siguen siendo. Escribo desde un dolor instalado muy profundo en mi existencia por la ausencia de mi padre, de mi hermana, de mi madre, a los que todos los días los recuerdo en sus mas anchas sonrisas; sí, es dolor, pero es un dolor que vivifica su recuerdo, es un dolor que se abraza a sí mismo, un dolor que se trasforma en nostalgia, una nostalgia que se transforma en esperanza, en vida, en aceptación, en presencia de ausencias.
Y es el momento cuando veo a colores los años en los que ellos hicieron parte de este mundo, y entonces miro a mi padre llegando a las 6:30 de la mañana con la funda de pan en una mano y en la otra una funda más pequeña en la que trae nata, y lo veo entrar y silbar, y con grito de amor decir “ a tomar café”; y lo veo entrar a la cocina, hervir la leche, cortar los panes untarlos de nata, acomodarlos en la “panela” para que nosotros los tomemos. ¡Cuánto amor!..y lo veo salir en su taxi a trabajar, y lo veo regresar y acostarse en la cama rodeado de nosotros para ver la TV. Y ahí mismo está mi madre a su lado brindando palabras y sonrisas que todos disfrutamos. Y veo a mi hermana en su habitación sobre sus libros a la luz de una lámpara, la veo y la escucho diciéndome “ no pues Pablo, cuénteme cómo estuvo hoy el día, todavía no es hora de dormir”.
Mis tres ausencias inmensas, mis tres vidas escapadas que llenan de nostalgia este y otros momentos. Los llevo en mi, los extraño, los añoro. Cuánto necesito una tarde de domingo junto a ellos. Más no están físicamente, solamente físicamente, porque están más allá de la existencia mundana, existen más que nunca en mi universo sin fronteras.
Es esto una apología a la nostalgia, a las ausencias. La pequeña Clara, está lejos, la extraño siempre en los límites del llanto, otras veces en los límites iluminados de la esperanza, la volveré a abrazar sí, seguro; ahora me alimento de saber que existe, que vive, que crece, que canta, juega, corre, ríe; no la veo, pero la veo. Mañana reiremos juntos, y le hablaré de esta noche.
Todos, todas las personas que hacen parte de esta historia desfilan por mi mente a velocidad de la luz, pero con la lentitud de masticar una dulce nostalgia.

Texto agregado el 27-10-2015, y leído por 71 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2015-10-27 14:43:08 esto mas que escrito, es un coeazon triste que clama. Abrazo y beso a tu sentir nostalgico. bishujoo
2015-10-27 06:20:48 A mi no me gusta la nostalgia. legendario
2015-10-27 04:48:50 A veces pienso que mirar para atrás nos quita concentración en el camino, pero si hay algo que nos pertenece para siempre, serán los recuerdos. Legnais
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]