La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zorin / JUAN DEL VALLE CAVIEDES

 Imprimir  Recomendar
  [C:562548]

De padre Español y de madre Peruana Juan del Valle Caviedes nació en esta ciudad de los reyes en 1652, al cumplir 20 años fue enviado por su padre a España a quien ayudaba en el manejo de los negocios, pero 3 años después tuvo que volver precipitadamente, noticiado del fallecimiento de su progenitor, heredo regular fortuna y en su traviesa juventud se entregó a una vida bastante disipada.

No tenía carácter para el estudio y tampoco lo seducían los grados ni el título, despreocupado de ideas religiosas, su mayor anhelo era vivir la vida intensamente, no era un erudito ni sabía latín, detestaba ferozmente a los médicos, pero en cambio era poseedor de un gran espíritu que no adulaba a los virreyes, ni cantaba loas a la España conquistadora, pues solo le bastaba con reír.

La vida y obra de Caviedes encuadrada en la época en que floreció, merece especial atención ya que es un legítimo y autentico criollo, además de poeta según la acertada opinión de don Luis Alberto Sánchez quien dijo de él que era el más alto exponente del limeño mazamorrero; los paralelos citados por don Luis en relación a Caviedes son múltiples, dice que tan pronto está al lado de Quevedo como al de Rabelais, o al de Francois Villon.

Del Valle Caviedes tenía una personalidad juguetona e irreverente, era un satírico formidable y un sin par cronista en la literatura colonial, su riza punzante y atrevida conseguía su objeto en el alcance deseado, serpenteaba y hacia reír, original por excelencia es el verdadero creador del criollismo y la sátira, tenía aguda percepción del ridículo, era incomparable en el chiste y en el chascarro, siempre oportuna y punzante, en 1661 el empezó a darse cuenta que era un poeta.

Arrepentido de su larga vida de libertinaje llego al matrimonio, con el poco dinero que le sobrara estableció una tienda de baratijas, en uno de los llamados cajones de la ribera, en las vecindades de palacio de gobierno, de ahí que es llamado el poeta de la ribera, pero esta etapa de tranquilidad y calma duro muy poco, muy pronto lo visito la desgracia y en la casita de la ribera murió la esposa, Cabiedes dominado por el dolor de la irreparable pérdida se dio a la bebida, murió antes de cumplir los 40 años en 1692.

Caviedes es un espíritu anacrónico que se rebela contra la tradición, alejado de la solemne tristeza nostálgica de los castellanos y de la melancolía oprimida de los nativos indígenas, se acercó a la vida con la frescura de su alma abierta y amplia, sin ningún doblez ni término medio, es el primer revolucionario y el más ilustre poeta de la colonia.

Sus obras están reunidas en los volúmenes “dientes del parnaso” y “poemas diversos” los que ostentan singular gracia y amenidad, su fin es una paradoja dolorosa, toda su rebeldía e irreverencia se perdió, murió como uno de tantos rodeado de clérigos y médicos, que seguramente pusieron un marco de severidad a su reír jocundo.

De dientes del parnaso de juan del valle Caviedes:


A PICO DE ORO (que se casó con una vieja panadera)

Pico de oro solamente
En lima es médico sabio
Pues sabe ya mucho más
Que Hipócrates y esculapio
Pues se ha curado así propio
De un pestífero contagio
Peste del que enferman muchos
Y del que pocos hay sanos
Digo que de mal de pobre
Que es un achaque de diablos
Con pulso y orina ajena
La pobreza se ha curado
Casase con una vieja
Más antigua que Velazco
Que al Rey Wamba no le deja
Nada en materia de años
Sin fin de semanas santas
Se tiene en cada zancajo
Por los siglos de los siglos
Que tiene de tiempo rancio
Mejor que para mujer
Es la dicha, por lo anciano
Para un excelente vino
Que aquí lo antiguo no es malo
Viuda era de un panadero
Y con pico se ha velado
Con el gastara sirviendo
Lo que otro gano amasando
Dicen que el novio con ella
Se remedia, y es engaño
Porque antes la novia trae
Al pobre pico alcanzado
En las cuentas que le ajusta
Ella no huye embarazos
Pues quiere cuentas con pico
Y siempre quiere pagarlo
Yo no sé porque se paga
La novia del pico tanto
Si es la cola por quien ella
Le hace tantos agasajos
Enamórese la dicha
Del mediquillo pintado
Narciso que en orinales
Mira siempre su retrato
Guerréalo con sus recetas
Un cupido boticario
Tirándole por arpones
Jarabes y electuarios
Visítala en un achaque
Porque fue achaque el llamarlo
Para que el mal la curase
Del reconcomio del gallo
El pulso la cogió pico
Y conoció, por el tacto
Que de un accidente el
Era el color y el emplasto
Pidió el orinal y ella
Le respondió que era en vano
Que estaba vacío, y dijo
Pico, habrá de rellenarlo
Violo y míralo con los
Visajes acostumbrados
Y aun con más. Porque tenía
El orinal mucho sarro
Recétala una sangría
Del arca, que reventando
Estaba en el humor rojo
Y esta dio el brazo y la mano
Consiguiese luego, al punto
Por estar aparejado
Pico de lanceta, y ella
La venda que ciega a tantos
Se hizo luego la boda
Que la mujer por su trato
Tuvo en un instante todo
El casamiento amasado
Los parientes de ella dicen
Pierde ella, y es lo contrario
Pues con cincuenta y cinco
Se tiende, siempre ha ganado
Ella es vieja perdurable
Y pico de oro es muchacho
Con que la boda olerá
Más cabra que chivato
Con parientes da en casarse
La mujer, si su velado
Primitivo era matoso
Y este lo es por matar tanto
Si ella se cura con el
En breve estará acabado
El matrimonio, que pico
La despachara volando
Gócense en la bella unión
Brindándose en cada paso
Ella a pico tortas, y el
A ella jarabes violados.




Texto agregado el 21-11-2015, y leído por 62 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]