La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El hombre de barro

 Imprimir  Recomendar
  [C:566694]

Fue creado, en su mente encerrado, del conocimiento aislado.
En un alejado castillo en ruinas en medio de la soledad y absoluta oscuridad vive el hombre de barro, nunca ha visto el día, su compañía la eterna noche entre ruidos espeluznantes, tan frío, impotente, es una imprecación construir un sueño con imaginación ya que está imposibilitado en su des conocida mentalidad, manipulado por el maestro oscuro de la ambigüedad es inaccesible ir más allá donde los relámpagos alumbran las grandes montañas ya que le enseñaron a tener miedo y no alejarse su castillo en ruinas.
Lo único que sabe es que un tal señor de los cielos externos con 79 kilos de barro lo creó ; que nació, creció para servir y luego envejecer enfermo, pero el resplandor de la luna refleja su silueta que parece ser perfecta, no monstruosa como su propia historia cuenta.
En las noches el hombre de barro sueña con su alma gemela; al despertar siente un vacío profundo y una eterna soledad, de repente se le manifestó la sombra del AMOR, con el corazón de la fuente en un organismo celestial con alas resplandecientes con su naturaleza de AMOR incondicional. Es un fractal y de los primeros que surgieron, le hizo sentir tan profunda tranquilidad que la rigidez del pensamiento inamovible de la interpretación de su propia vida sus tentada por la consciencia de separación acabó; descubrió que las dolencias y el miedo en los conflictos de la experiencia de la vida no son permanentes, aprendiendo de ellos la inspiración de energía vibrará con intención.
El hombre de barro del castillo en ruinas huiría pero una voz fantasmal dice: si la lluvia te moja te des haces y como lodo desapareces, será tu castigo si desobedeces. Sin tiendo el vacío el hombre de barro comprendió que es un momento potencial creador para la vida y continuó su marcha entre los truenos tenebrosos que anunciaban la inevitable lluvia, los constantes relámpagos reflejaron el primer momento en el cual la fuente unificada se convirtió en la polaridad femenina y masculina.
Creyéndose de barro se escondió de la lluvia que se vuelve una tempestad, está vez el ángel le invita a continuar, se manifestó más claro; tiene la misión de sostener a todos los seres vivos en su experiencia evolutiva de vida.

— ¡Pero yo no soy un SER, soy de barro y la lluvia me puede destruir!
Dice angustiado por el agua lluvia aquél hombre desesperado.

—Deja las negaciones de tus aspectos ocultos, libérate y perfecciónate a ti mismo para tener fuerza, determinación y persistencia ante los desafíos.
Le extiende el ángel su mano mientras dijo.

— ¡Tengo miedo! de descubrir algo nuevo en mí, me aterra.
Dice el hombre de barro mientras más se ocultaba de la lluvia.

—Hay que sacudirse de las cadenas del pasado mientras se mueve el espacio donde pertenecemos, observa tu reflejo en las gotas de agua lluvia.
Manifestó al momento de marchar en un remolino que descubre la luna llena.

El hombre de barro descubre su reflejo inquietante; comienza a gestionar su interior y a conocer su SER divino para reflejar lo en su estereotipo, descubre el espacio de comunión con la madre tierra desde el corazón; algo insólito que nunca había sentido pero que dentro siempre había vívido. Por primera vez vio el alba deslumbrante, la compresión de los matices le invita al viaje de regreso a la fuente.
Dejo de ser de barro para ser un hombre en busca del SER, su concepto de separación siendo lo más bajo de la dualidad la experimenta con ausencia de conexión, palpitante busca su corazón la comunión con el integro AMOR incondicional que sostiene cada experiencia de vida, de repente el sol ilumina la consciencia resplandeciendo en el nuevo día donde cada alma, cada SER genera un nuevo impulso que resplandece entre las energías densas.
Cazadores de monstruos lo han descubierto en ese paraje recóndito, han dado aviso al pueblo de que una bestia asecha y que hay que quemar le en la hoguera. Cientos van tras él con sus antorchas listas para ser encendidas, él pasa por el medio de ellos sin ser descubierto, se fue más lejos ya que en ese pueblo nunca encontrará una esencia femenina que no quiera matarle.
Entre las montañas el rayo azul zafiro surcó el cielo, la conexión por fin afloró con la fuente andrógina de los aspectos divididos de la fuente unificada (dios, diosa) la complementariedad es la polaridad y principio de vida, de la esencia misma de la existencia de la eterna danza de la vida.
La unión tántrica impulsados por el efecto magnético de la energía pura de la fuente comenzó a surgir, vida en parejas; impulso que genera todo lo que existe. Él ya es un SER humano y va de la mano con su complemento, su alma gemela entre cielos creados por el rayo rosa, son el origen a muchas más proyecciones de sí mismos, reflejos complementados con efectos creadores que se multiplican entre una reflexión infinita en la forma de vida que se va expandiendo inspirando la luz, el AMOR y el respeto.
Todos los seres son un reflejo de la fuente de la divinidad, dios en un principio de sí mismos entre la unidad de almas.
El espíritu vuela por la lejanía percibiendo los fractales vivos que provienen a través de la fuente creando la diversidad.
Ser un hombre de barro fue experiencia donde se aprendió la serenidad mientras suceden cambios para sintonizarse con los mayores ritmos de vida en el camino de claridad, fuerza interior, crecimiento espiritual, conocimiento y comprensión en el camino hacia adelante para el fin último en el cuerpo eterico.

j.c.n-13-3-2016

Texto agregado el 14-03-2016, y leído por 64 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]