La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / BarImperio / La Musa

 Imprimir  Recomendar
  [C:568591]

He aquí que tú eres hermosa y dulce amada mía.
Nuestro lecho es de flores.


Anoche no he dormido bien. Hace ya varios días que suelo sumergirme en una especie de sopor, en un letargo insensible que solo escucha el tic tac del reloj. Me he puesto a leer para doblegar el insomnio y nada menos que La Biblia. Recalé, vaya uno a saber porqué, en el Cantar de los Cantares. Los versos originales traducidos del arameo y que retumban en el fondo de los tiempos comenzaron a atraparme. La historia del joven pastor y de su amada resulta, para mí una sorpresa elegante y refinada. Tanto es así que me levanto y preparo café dando la noche por terminada. Sigo leyendo y me maravillan las metáforas, los frutos, las flores, los capullos, la miel y los árboles. Los amantes han sido obligados a separarse, pero se buscan con desesperación, se reúnen y vuelven a separarse, siempre con la convicción de volver a estar juntos para siempre.

Antaño se pensaba que los poetas eran instrumento de los dioses. Para los griegos un poeta sin su musa no era nada. Y aquí yo con mi desvelo en la tenue luz del cuarto haciendo del insomnio una bandera e intentando escribir algo para ella, para mi musa, la que mora en el lejano horizonte, la que yo amo, la que yo deseo pero no puedo alcanzar.

Mientras tanto duerme la ciudad alocada y trato de buscar una respuesta donde seguramente no habré de encontrarla.

No hay placer en la creación artística. Sé de las penurias que conlleva. Se dice que la belleza no solo pertenece al campo de la estética sino también al de la ética. Uno siente dolor a veces cuando escribe.

Pero, ¿Quién es la musa? La musa debería ser la mujer que uno ama.

Me conmueve la frase.

Es esperable que se manifieste la deidad en ella pero es muy difícil recorrer el camino hasta su encuentro sólo en base a poemas y palabras. Luego pienso en volver a acostarme y soñar que la tengo y que es mía. Pienso en lo bella que es y en lo luminosa que resulta. La imagino como parte de algo superior y como algo divino porque los griegos no me dejarían pensar lo contrario.

Y al final sale el sol y junto con el alba mi noche de desvelo ha terminado.

La ciudad acecha detrás de la ventana y el agitado tiempo de mi vida me consuela y me aguarda.


Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz;
Porque dulce es tu voz y hermosa tu alma.



©2015

Texto agregado el 09-05-2016, y leído por 228 visitantes. (16 votos)


Lectores Opinan
2016-09-28 14:41:30 Excelente construcción. Felicitaciones! sheisan
2016-06-20 07:25:10 ***** girouette-
2016-06-04 00:29:37 Muy bueno. ***** grilo
2016-05-14 14:37:09 Eres el mejor.+++++ crazymouse
2016-05-14 02:44:01 Hoy tu musa te acarició. Tu texto es excelente. Saludos. Clorinda
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]