La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / duendi8320 / Mis puntos erróneos

 Imprimir  Recomendar
  [C:569644]


Tengo TOCs no diagnosticados
me muerdo las uñas
y necesito ordenar todo
cuando quiero aclararme el sentipensamiento.
Veo señales en todas partes
pero necesito la iluminación
de un bar de carretera
cuando de descifrar personas se trata.
Hago estupideces con más miedo
que vergüenza
para conseguir que reine la alegría
y aunque rara vez lo consigo
no soy capaz de desistir
y pronunciar la palabra de seguridad
que dé fin a mi tortura.
Nunca me he sentido propietaria
del amor o el cuerpo de alguien
aunque a veces use el posesivo
para ejemplificar que forma parte de mi (vida).
Cuando sobreviene la pena
me hago bola, como un bicho,
y da igual si fuera hace sol
o si tenia algo increíble que hacer
todo deja de importar si no está
al alcance de mi pena, y no me abraza.
Me cuesta decidir dónde van
algunos signos ortográficos
aunque en mi pecho los latidos
sean precisos y coloque un final
donde pueden perfectamente entrar
tres puntos suspensivos
-o viceversa-.
Casi siempre olvido ser consecuente
y ofrezco más de lo que pido
-que no es mucho-
pero tiene relevancia vital
para mi y este corazón
estúpido que tengo.
Soy la reina de las ganas
que se apasiona -e ilusiona-
a veces incluso sola
presidenta de la inconstancia
hija predilecta de los propósitos por cumplir
y las listas de tareas que ni se miran
ocupada siempre en observar pasar la vida.
Hablo más de la cuenta
cuento más de lo que debiera
si tropiezo me quedo en el suelo
mirando la herida y su piedra
prefiero mi desnudez física
a la del alma
pero regalo ambas.
Interpreto mi propia versión
del cuento de la lechera
poniendo emociones
y planes como castillos en la arena
donde ella puso dinero.
Creo en el poder de algunos rituales
por muy estúpidos que parezcan
y no hablo de los religiosos
sino aquellos que nos dan paz
sin tener nada que ver
con la suerte o el karma.
Aunque dure el tiempo
de la nube al pasar
mis tormentas son devastadoras
y arrasan con todo.
Soy una rencorosa
me guardo el daño
que me hacen
pero, por suerte, tengo mala memoria.
Siempre digo más cosas bonitas
de los dos demás que de mi misma
-tengo que aprender a cambiar eso-
aun no me sale eso del desapego
quizá debería practicarlo más.
Uso totalitarismos
para asegurar mis palabras
cuando siento temblar
el suelo bajo mis pies.
Pregunto a ciento treinta palabras por hora
volando -casi-
frenética, errática,
en dirección a tu boca.
Nunca tengo plata
para pagar la multa
que me exige el silencio.
Enseño mi cuerpo
casi tanto como mis heridas
sin estar orgullosa de ninguna de ellas.
Me es más fácil
hacer reír a las demás
que a la que me mira desde el espejo.
Cuando no estoy contenta
no soy capaz de mirar mi reflejo
pero, por suerte, son pocas las veces.
Tengo un problema con Diógenes
y es que nunca estamos de acuerdo
en tirar algo, o guardarlo,
aunque haga mucho
que solo acumule polvo
guardando apenas el recuerdo.
Tomo más decisiones con el corazón
que con la cabeza
y por eso -puede-
que me equivoque tanto.
Intento decir siempre la última palabra
no porque crea tener razón
(que a veces también)
sino porque no puedo callarme
mucho rato.
Viví en silencio
mis primeros diecinueve años
ahora sufro verborrea
imagino que para compensarlo.
Todas tenemos nuestras taras
y la mía, aunque no se vea,
es querer salir huyendo
en cuanto empieza a doler
y yo a no entenderlo.
A veces se me olvida
que hay un mundo más allá
de las emociones que me dominan
y que las palabras
aunque bálsamo
también hieren.
La misma sensibilidad
que me hace llorar
al ver la vida brotar
entre mis manos,
es la que me convierte
en una dramática poeta
que vive sin piel
desde que al primer amor
se lo regalara.
Ya lo decía Sabines,
vivimos descarnadas.
Nunca he tenido pesadillas
-aunque el miedo a veces me impidió dormir-
porque me siento más identificada
con los monstruos
que con aquellos ángeles
que debían custodiarnos la cama
por eso pienso -a ratos-
ser un bicho raro
y me calma
no comprender los porqués
que a ratos me inundan.

http://elvirayyo.blogspot.com.es/2016/05/mis-puntos-erroneos.html

Texto agregado el 19-06-2016, y leído por 57 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2016-06-20 13:16:31 es difícil describir nuestros puntos erróneos yosoyasi
2016-06-20 00:49:47 excelente manera de describir esos sentipensamientos que nos obsesionan seroma2
2016-06-20 00:02:54 Si ya los conoces, puedes mejorarlos o dejar que formen parte de tu personalidad. ***** grilo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]