La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / seroma2 / La Nada

 Imprimir  Recomendar
  [C:570817]

La nocturnidad se derramaba sobre el piso, avanzando cual legión romana, con parsimonia y regularidad, pero sin pausa, dejando bajo su paso una alfombra umbrosa que más se acentuaba a medida que el sol iba cayendo.

Recién cuando el hosco tropel alcanzó los bordes del sillón en que estaba leyendo, Horacio encendió el quinqué con una tardanza sin igual, estaba culminando la lectura de “El Ser y la Nada”. Sartre lo tenía atrapado.

En la apenas obscurecida estancia, una vez culminada la última hoja del tratado, se puso a pensar como sería un mundo en el que existieran personas, seres capaces de crear sus propias leyes, rebelándose contra todo tipo de estatutos, aceptando la responsabilidad, la ética y la moral personal sin el apoyo de la sociedad.

Pero lo que más llamó su atención fue esa posibilidad de que el hombre, en su inacción pudiera quedar varado entre lo que fue y lo que podría ser.

En la Nada.

Amodorrado por el titilar del candil, lo confortable del sillón y las cavilaciones en que estaba sumido, su mente se torció en una asociación entre la Nada y el Todo, descubriendo las contradicciones que ella encerraba.

La Nada implica la inexistencia de cualquier objeto, sustancia o ente posible. Si se diera, ni siquiera él, que en ese momento estaba pensando, sería posible, y más aún, si no era posible alguien, algo, que pensara en la Nada, esta tampoco podría existir, por lo tanto, y por contradictorio que fuera la Nada existía.

Por las reglas de la contradicción, aquella que afirma que dos afirmaciones sobre la realidad no pueden ser ciertas al mismo tiempo, aunque tampoco las dos pueden ser falsas al mismo tiempo, supuso que a la Nada se le puede oponer el Todo, entendiendo este como un gran intelecto que en cualquier momento dado conociera todas las fuerzas que animan la naturaleza y las posiciones de los seres que la componen.

Si este intelecto fuera lo suficientemente vasto, no existiría para él ser incierto y el futuro, así como el pasado, estarían frente a sus ojos.

Visto de esta manera, el Todo contendría dentro de sí, como una posibilidad a la Nada.

Discurriendo así llegó a una primera conclusión: La Nada, por definición no puede contener al Todo; en cambio el Todo, necesariamente contiene a la Nada.

Pero a su vez, si estaba pensando en la Nada, eso quiere decir que era “algo”, una entidad, objeto, substancia o cosa que existe pese a la Nada, lo cual, obligatoriamente lleva a afirmar que la Nada, como tal, no existe, dado que, al menos, existe ese algo que piensa en ella.

Por otro lado, si existe el Todo, y este encierra en sí mismo a la Nada, puesto que el Todo es omnicomprensivo, fatalmente se debe finalizar por aceptar que la Nada existe. Dentro del Todo, pero existe.

Así, Horacio se veía o como parte integrante del Todo, junto o tal vez distante de la Nada, pero coexistiendo, raramente, con algo que podría ser y no ser al mismo tiempo.

Volviendo a dirigir sus reflexiones a la teoría de las contradicciones, se dijo que algo no puede ser y no ser al mismo tiempo.

Ya las altas horas habían ganado su batalla contra la luz, el quinqué débilmente resistía, cual trinchera aislada, reflejándose de vez en cuando en sus ojos semidormidos y él continuaba cavilando en lo contradictorio de su pensar.

En esa penumbra, comenzó a aterrarlo la posibilidad de que, el Todo solo fuera una ilusión. Que no existiera ni el candil que lo alumbraba, ni el sillón en el que reposaba, ni ese cuarto, ni tan siquiera la oscuridad reinante, ahora profunda y única posible.

Que el Todo no fuera más que una quimera gestada por la Nada, para mantener su indemne reinado sobre todas aquellas entidades, objetos, substancias o cosas que, sabiendo de alguna manera que podrían existir, en realidad no existieran. Los “algo” no eran más que espejismos creados por la Nada para mantener al Todo en el desierto del no ser.

Ese no ser que se auto proclamaba Nada. Ni siquiera Horacio.

Texto agregado el 05-08-2016, y leído por 82 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2016-08-06 00:23:52 como siempre Seroma***** monisara
2016-08-05 21:04:07 Muy bien Seroma! Felicitaciones. Un abrazo, sheisan
2016-08-05 20:30:56 De verdad te digo que eres un filósofo de primera ***** ome
2016-08-05 17:43:16 En esta nada en la que participamos, déjeme decirle que es un placer. rhcastro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]