La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / HACE MÁS DE UN AÑO

 Imprimir  Recomendar
  [C:571513]

Hace más de un año es la frase con la que comienzo este relato, no solo por las reglas del juego, sino porque efectivamente, te fuiste hace más de un año y desde entonces se te olvidaron las sanas costumbres: tal vez ya no te acuerdas cuando hacíamos el amor en el motel más barato, pero llegábamos tres veces al orgasmo porque nos queríamos más allá de la economía.

Yo recuerdo cuando íbamos a las bibliotecas, los cines, los museos y al río a despojarnos de las malas energías. Hace más de un año que yo sigo bañándome en las aguas de la eternidad y el tiempo y aún no he podido quitarme ese olor a muerte que me dejaste.

Hace más de un año que no voy a chapucear en el barro y en las aguas corruptas, pues vos siempre me decías que el barro era bueno para el reumatismo y yo siempre tuve La certeza que esa terapia me aliviaba hasta el alma, pues hacía más de cuatro años la traía enferma porque me contagiaste de maldad, mentira y sufrimientos. Yo que nunca conocí el hambre ni la miseria ni el irrespeto, a tu lado me asaltaron constantemente, pero eso nunca fue óbice para dejarme llevar por los peores caminos.

Tú siempre decías que eras loca, pero para mí no pasabas de ser una hija de la desgracia, que tratabas de disimular la calentura de tus carnes con falsas depresiones y escapadas a la carrera a infiernos que para ti eran paraísos.

Hace más de un año que te dio el mal de chagas por haberte ido al pueblo más miserable, en un país donde abundan las epidemias en los pueblos y las grandes ciudades. El mal de chagas, el dolor de huesos y cabeza y pies y todo lo demás que decías dolerte, pero yo creo que todo eso era tan solo hipocondría, lo que estaba enferma era tu alma. Tus dolencias físicas, creo yo, se debían a cierta posesión satánica. Hace más de un año que te fuiste y yo también decidí irme y no volví jamás por los parajes que solíamos frecuentar.

Hace más de un año que te mandaste a agrandar el busto, pues tenías un buen derrier, pero no tenías tetas, o si tenías, pero parecían dos huevos fritos en una bandeja. A mí eso no me importaba, no podía importarme pues conocías y yo también conocía tus puntos vulnerables cuando hacíamos el amor. En más de una ocasión terminábamos desbaratando la cama y para que eso no volviera a suceder, compré una cama rustica para que aguantara el galope, pero hace más de un año yo me fui a galopar por las praderas de la eternidad y aún no he podido regresar. Hace más de un año que me fui por el camino del olvido y solo me acuerdo que un día me dijiste que volverías a pagarme todas las deudas, deudas que yo nunca te las cobraría, porque todo lo que hice por ti, lo hice porque se me dio la gana. De eso nada te acuerdas, ya que ahora todo lo tienes en casa: piscina, cuadros, revistas de moda y un computador de alta gama donde descargas la mejor música y los vídeos que se te antojan.

Hace más de un año que demolieron mi casa y vos pensando en pagarme las deudas, pero lo que tú no sabes, es que hace más de un año ardieron mis carnes y mis huesos y ni siquiera tú que decías llevarme en la sangre, fuiste a reclamar mis cenizas.

Hace más de un año que se me apagó para siempre la sonrisa y desde ese tiempo no volví a escribir más versos porque me cerraron todas las puertas y todas las ventanas y yo me fui en una noche bien profunda por el camino del olvido.

Tan apresurado estaba por marcharme que no alcancé a apagar la música y, es mejor que no la hayan apagado para que la siguieran escuchando los fantasmas. Tanto afán llevaba hace más de un año que olvide despedirme, pero les pido perdón por no haberlo hecho a tiempo.

Hace menos de veinticuatro horas pensé que tarde o temprano volveré a beberme el ron que él te compra y luego me meteré debajo de tu cama, el día en que hagan el amor, los dejaré tranquilos, pero cuando estés bañándote sola, te echaré jabón en los ojos y volveré a acariciarte toda como lo hacía antes y lo seguiré haciendo, pues nadie me ve, solo tú me sentirás. Entonces, vos que de bruta tienes bastante y de caliente también, reconocerás mi estilo y no dirás nada, pues te gustaba lo suficiente, tanto que querrás volverlo a repetir, pues mujer satisfecha en el lecho no se llena ni con mil palabras de este cuento y, en lugar de gritar horrorizada, gritarás de placer, porque yo para follar era todo un campeón, al punto que me buscaban las mujeres insatisfechas.

Bueno, pero me estoy alejando del relato y de mí mismo, yo les dejé un vídeo informándoles lo que deberían hacer con mis libros, es decir llevarlos a un geriátrico para que los ancianos le saquen brillo a las palabras a la hora del ocaso. Mis ropas ordené quemarlas para que también murieran mis aromas y mis esencias, aunque yo estoy seguro que mis versos seguirán repicando en tu memoria, unas veces para darte alegría y otras sufrimientos.

Hace más de un año que me marché y solo ayer me di cuenta que tú estabas a mi lado y que nos habían traído flores y un epitafio. Y yo pensando que habías sido tú porque mis versos aún estaban calientes en tu memoria, pero por la fecha de tu lapida estás junto a mi hace un poquito menos de un año, pues me acabo de dar cuenta porque han sacado mis restos para llevarlos al osario.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
@ DERECHOS RESERVADOS.
Santiago de Cali, parque del perro, julio 30 de 2012.

Texto agregado el 04-09-2016, y leído por 144 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2016-09-04 19:32:14 Lo que puede lograr una mujer perversa.Muy divertido tu cuento y,sobre todo,muy real.UN ABRAZO. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]