La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Un sábado a mediodía

 Imprimir  Recomendar
  [C:572597]

Son las 12:15 pm cuando RBG me dice que tiene hambre, que le gustaría comerse algo. Tal como lo menciona se me vienen a la mente un par de ideas y le digo la primera de inmediato: “¿De veras tienes hambre?...pues cómeme a mí. Estamos solos y prometo portarme bien. Te quitaré el hambre”. Pero ella dice que no, que no tiene antojo de mí, sino de algo más. Entonces recurro a la segunda idea: “Vámonos a comer un plato de birria al restaurancito de Atzcapotzalco”. De inmediato los ojitos le brillan y dice que sí, que vamos. Sin añadir nada más nos trepamos al automóvil y nos vamos a buscar el lugarcito pequeño y acogedor donde la venden. Se encuentra frente al jardín de la explanada de la delegación Atzcapotzalco y se nos va haciendo agua la boca nada más de pensar en la carne y el caldo generosos, que habremos de comer, acompañados de salsa picante y tortillas calientes hechas a mano. Nos sentamos uno frente al otro, en una mesa pequeña que me parece bastante íntima; pedimos nuestra respectiva birria y un par de bebidas.
Pasamos cuarenta o cuarenta y cinco minutos comiendo y conversando. No hay prisa de nada y RBG se mira contenta. Al finalizar, exclama: “¡estoy a punto de reventar!”. “Si haces eso- le digo-, me haré a un lado para que no me vayas a salpicar!” Ella ríe y su risa cristalina me enerva un tanto; me dan ganas de besarla en la boca. Me aguanto las ganas para hacerlo en cuanto salgamos del local. Una vez afuera, caminamos un poco y es entonces cuando intento besarla. “No- me dice-, aún traigo el sabor de lo que acabamos de comer, necesito lavarme los dientes”. Me resigno de mala gana, porque comprendo su razón; pero más tarde, cuando haya hecho limpieza de su boca (y yo también), la voy a asaltar. A lo mejor no le robo uno ni dos ni tres besos y la convenzo de algo más emocionante, quizás de que esta vez sí quiera comerme a mí.

Texto agregado el 11-10-2016, y leído por 89 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
2016-10-26 00:23:56 Buen relato. Con toda la densidad de la vida cotidiana. walker
2016-10-13 02:05:18 Muy bueno***** elvengador
2016-10-12 19:25:05 De lo simple realizaste un hermoso escrito,gracias por compartirlo reina
2016-10-12 07:03:25 Me encanta la magia de la cotidianidad ... un sábado cualquiera puede volverse mágico. Saludos. PiaYacuna
2016-10-11 22:21:18 Me gustan estos trabajos en donde la cotidianidad se vuelve un elemento indispensable para una historia que cautivara al lector. Como decía mi cumpa "La realidad sobrepasa por lejos a Star Wars" Jajajaja Como siempre impecable trabajo. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]