La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / mialmaserena / El viaje más largo

 Imprimir  Recomendar
  [C:573545]

Participante del reto fantástico: "El viaje más largo"

Llegué a Trajundea motivado por algunos comentarios que había escuchado por ahí. Circulaban rumores acerca de una población perdida en medio de la selva. Muchos decían que en ese lugar pasaba algo muy extraño: ninguno de sus habitantes salía nunca de allí. Se comentaba también que los que entraban jamás lograban salir.
Mi sed de aventura provocó en mí el interés y la curiosidad necesarios para emprender el difícil (y para muchos imposible) viaje a un sitio que tal vez solo existía en las leyendas.
Anduve por zonas inexploradas, me perdí en medio de laberintos selváticos, padecí contratiempos de diversa índole y estuve a punto de claudicar en varias oportunidades. Finalmente conseguí llegar.

Desde un comienzo, experimenté una especie de fascinación por aquel pueblo; deseaba conocer los misterios que albergaba.
Enseguida me di cuenta de que no había épocas de frío o de calor; las temperaturas variaban de un instante al otro. El día y la noche eran imprevisibles, el sol y la luna aparecían a intervalos irregulares.
Yo no entendía nada, pero podía ver que el tiempo funcionaba de manera aleatoria. Mi propio rostro mostraba un aspecto rejuvenecido en algunos momentos, pero en otros, el espejo me devolvía la imagen de un anciano.

En cierta ocasión conocí a Juan.
Él me contó que todo había sido normal hasta que un científico consiguió evitar la muerte de su hijo manipulando energías que nadie antes se había atrevido siquiera a imaginar. Él no solo descubrió cómo funcionaba el tiempo. Osó utilizarlo de acuerdo a sus conveniencias. Fue así como salvó a su hijo de una muerte segura.

Mucha gente se enteró de su descubrimiento.
Al principio él cedió ante los ruegos de algunas personas desesperadas y las ayudó. Luego, la tentación y el goce que le produjo el poder que ejercía, lo transformaron en una persona diferente.
Comenzó a castigar de forma deliberada a sus enemigos.

Un día alguien decidió vengarse. Apareció muerto en su casa, y nadie supo quién había sido su ejecutor.

Al momento de morir, este científico se encontraba en medio de otra de sus manipulaciones. Estaba a punto de cerrar una brecha espacio-temporal que él mismo acababa de abrir. Cuando el asesino lo interrumpió, además de acabar con él, provocó esta locura de andar y desandar el tiempo eternamente.

-La imposibilidad de salir de aquí se debe a que quedamos parcialmente aislados del mundo-me dijo Juan -Solo existen puertas de acceso al lugar, pero no de salida.

Él y yo aún estamos abocados a hallar la manera de resolver este problema.
Mi viaje (no tengo manera de calcular cuánto tiempo hace que estoy aquí) tal vez no termine nunca.

Texto agregado el 11-11-2016, y leído por 102 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2017-01-25 18:27:12 Me gustó. glori
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]