La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / Rata Blanca (Tribunal)

 Imprimir  Recomendar
  [C:575051]


_ Y allí estaba ella, coqueteando con un desconocido. ¡Nunca me había sentido tan ofendido y humillado!
_ Sonó al libro de Fedor Dostoievski_ Bromeo con una sonrisa en el rostro, tratando de evitar que esta conversación se salga de control al recordar la polémica experiencia vivida en la ciudad de Iquique.
Sábado en la noche reunidos alrededor de una animada charla junto a un puñado de cercanos amigos en la sala de estar de la casa que compartimos, lugar que deseamos transformar en el pilar fundamental del dulce amor que nos une. Construir dentro de estas cuatro paredes un espacio que podamos llamar "nuestro hogar". Usando como cimientos la idea única de compartir vida al tomar la decisión de vivir juntos hace solo unas semanas atrás.
_¿Y el huevón le coqueteaba descaradamente?_ Pregunta Gerardo ya algo ebrio.
_ Sí_ Responde secamente Gastón como evitando recordar el molesto incidente.
_ Pucha que las cagaste Judith Cecilia_ Remata Gerardo mirando directamente a mi novio.
_ ¿Y por que las cagó? ¡Si no es culpa de ella! Es difícil sacarse de encima a los "Jotes" cuando una es hermosa_ Pamela la pareja de Gerardo llega en mi auxilio lo que agradezco inmensamente.
_Yo hubiese abandonado el local de inmediato. Judith Cecilia las cagó en quedarse a coquetear_ Gerardo continua culpándome.
_¿Ves, no te dije lo mismo? ¡Y ahora tu propio amigo lo avala!_ Gastón al encontrar respaldo se enoja y comienza a perder el control.
_ ¿Y el hijo de puta le cantaba a ella? No, no podí Judith Cecilia, las cagaste y bien cagada_ ¡Cállate conchatumadre! pienso cuando escucho nuevamente los comentarios de Gerardo.
_ ¡Tu las cagaste mucho más Gastón! debiste agarrar a besos a Judith Cecilia allí mismo. Que el huevón supiera que ella no estaba sola_ Michell también opina buscando relajar en algo los ánimos de la conversación.
_ ¡Yo no soy la culpable de nada! Además los argentinos eran guapísimos, se me iban solitos los ojitos para verlos_ Respondo sarcásticamente, comenzando a sentir rabia e impotencia frente al nulo apoyo de Gastón. Se supone que es mi novio y debiese como tal confiar en mi dándome todo el respaldo.
_ Yo te apoyo Judith Cecilia_ Nuevamente Pamela al rescate_ Si los argentinos eran guapos había que mirarlos. Gerardo no puedes "hacer de santo" tu enloqueces cuando ves una mujer hermosa con un buen cuerpo.
_ Si, sé que miro buenos cuerpos de vez en cuando, ¡Lo admito! Pero no lo hago cuando estoy contigo que eres mi novia. Sería una falta de respeto. De verdad creo que tuvieron que irse apenas el huevón argentino comenzó a molestar. Sin respeto de parte de Judith Cecilia con Gastón, ella debió tomar la iniciativa y pedirle que abandonaran el local.
_ No seas huevón Gerardo, lo dices como si Judith Cecilia estuviese engañando a Gastón_ Michell nuevamente busca calmar los ánimos apoyándome.
_ ¿No es como si lo estuviese haciendo? Me refiero, si vas a un local con tu novio y comienzas a coquetear con un desconocido adelante de tu pareja, ¿No es lo mismo que si lo estuvieses engañando?
Michell y Pamela se miran cómplices y molestos, evidentemente por los fastidiosos comentarios de Gerardo. Es indudable la incomodidad frente a un tema de conversación tan personal e intimo. Lo que debía ser una noche de reunión de amistades de a poco se fue transformando en una velada colmada de desagravios, descalificaciones y culpas.
Acompaño a la puerta de salida a nuestros amigos, con un fuerte abrazo agradezco generosamente el apoyo incondicional de Michell y de Pamela, quién a pesar de no ser muy amiga me defendiera del veneno ponzoñoso de las ácidas criticas.
_ ¡Esto nunca lo olvidaré hijo de puta!_ Susurro al oído de Gerardo cuando me despido de él abrazándolo con rencor.
Hace mucho tiempo atrás, Jorge un amigo del cual no he tenido noticias hace más de una década me dijo una vez, "Judith Cecilia lo único que importa al final del día son las reflexiones que flotan frente a tus ojos en el metro y medio de espacio libre que separa tu cama de la techumbre"
Será una larga noche de reflexiones, la oscuridad me cubre de silencio cuando mis ojos se tiñen de lágrimas de decepción y rabia. Junto a mi duerme un frío y desconocido Gastón. Ambos no podiamos saber en aquel momento que todo lo que construimos terminaría en un par de meses más.





Texto agregado el 05-01-2017, y leído por 119 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2017-01-05 22:12:04 Muy bueno, los diálogos le dan consistencia a los personajes, abrazos y estrellas nelsonmore
2017-01-05 22:02:05 Está bueno este relato. Toda la interacción de la vida en pareja y la vida social se manifiesta aquí en los magníficos diálogos. Muy buen trabajo. 5* BarImperio
2017-01-05 19:21:45 Es un buen trabajo. Saludos. NINI
2017-01-05 14:17:28 1. Jajaja. “¡Si hasta los argentinos eran guapos…! “ ¿Cómo no mirarlos, no? Esa frase del dialogo es genial y le da un carácter real a todo lo planteado en esta “incomoda” situación donde cada quien se convierte en juez, acusador y defensor (por ello el Tribunal). SOFIAMA
2017-01-05 14:17:06 2. El final es conmovedor y se palpa la impotencia de la narradora por la “falta de comprensión” (como cualquier victima cuando es acusada) ante una situación que suena hasta “natural”, dependiendo de cómo se mire el evento. Te felicito, la facilidad para construir diálogos donde intervienen varios personajes sin que el lector pierda el hilo, es difícil de lograr, por tanto, admirable. Estoy disfrutando estos textos de “Rata Blanca”. Un abrazo full, querido Vejete. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]