La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - KQ58 - 'DIALOGOS DE D.QUIJOTE Y SANCHO'


DIALOGOS DE D.QUIJOTE Y SANCHO


DIALOGOS DE D.QUIJOTE Y SANCHO

-¿Dónde decís mi Sr Hidalgo que vive el ingenio?
-En la testuz de los flacos y de los gordos.
-Y ¿no es más sabio añadir que es en la panza y la saca vacía?
-Lo es más, sin duda y en las menos ganas que trabajar tienen ambos, el flaco y el gordo, pues bien sabido es, que al ingenio nada le azuza más que la flaqueza de la bolsa y la de las piernas y brazos para el trabajo y, atento buen Sancho, no ignores, que los listos trabajan más para trabajar menos.

-Y, ¿como de una palabra sale un verso y de un manchón un cuadro?

-Del ingenio de las mentes y del trabajo diario, pues hay quien de brazo trabaja y hay quien de mollera que a la larga todo cansa y ambos dos desesperan.

-¿Para ser claro no hace falta saber de letras?

-Ni para ser tonto carecerlas, que hay quien dándose bote, nada dice, y quien en pensarlas acierta.
Dios nos libre de los fatuos y de sus discursos, que a necios seducen y a sabios silencian, pues hombre sabio y prudente es quien a fatuos y tontos ignora, no vaya a ser que su idiotez contagie, pues su incapacidad, lleva aparejada su insolencia y nada ni nadie se les pone por delante Líbrenos Dios de los fantasmas que de los tontos ni Él mismo puede, ¡abundan más que los mosquitos!

- Qué razón tenéis D. Quijote, ¿y vos que preferís: el verso o la espada?

-¡Ayyyy buen Sancho! una sin otra nada valen, el verso se pisa con malas sañas y es entonces cuando habla la espada, que aunque difícil no es imposible llevar ambas en el alma, y es el hombre que por tal se cree, el que sabe en qué momento sacarlas

-Y ¿cual es ese momento ilustre Hidalgo?, dígame vuestra merced

-Cuando un inocente de cuerpo o alma peligra, o. una dama.

-Y ¿cuando una mujer es dama?, ¿Cuando lleva mil refajos y sayas de seda y lana?

-No te dejes engañar por afeites, lisonjas y vainas, la mujer que dama es, no se engaña y a nadie daña. Se sabe valer de arte de prudencia y maña, no careciendo de amor y ternura, y es sabia. Sabe librar con el mundo más de diez mil batallas, y sin embargo salir de todas airosa y sana, buena con los inocentes y con los malos canalla.
En eso mi buen Sancho en nada al caballero extraña, que hombres y mujeres son, por más que algunos extraña, trozos de la misma piel y almas gemelas de alma, y el que para una vale para el otro también se apaña, y juntos, ¡ayyyyy juntos un caballero y una dama! el cielo se estremece ante magnitud tamaña, no en balde los hizo Dios y con ellos se explaya

- No si acierto debe tener vuestra merced, ya callao me tengo ante semejantes razones soy de pueblo y sin lecturas, apenas a pensar alcanzo, pero he de decirle a Vuecencia, que de usted en nada me espanto, es tanta su sabiduría y tanta su sensatez que no distingo entre tanto y buen saber.

- Buen Sancho, tu mollera, navega tan bien como la mía, no son los libros lo que distingue a los hombres sino sus haceres

-Es ud muy sabio D. quijote

-Y vos muy listo Sancho

-Vemos con iguales ojos y el mismo mundo, y ¿que habrá en la mollera que son tan distintos?

- Sin duda el corazón que trasforma el pan en Dios, El agua en agujas de luz y la hierba en cama o alfombra de dioses.

Y ¿eso como puede ser?

- ¡Ayyyy buen Sancho!... las tripas mandan mucho, pero las ideas van más lejos. Aquel que controla sus tripas y empuja a sus ideas, es capaz de volar

-¡No amueles!, ¿volar como un pájaro? Será porque la flaqueza hace que se lo lleve el viento.

- Ay Sancho, no tienes remedio, sobrevivirás a los siglos.


Texto de KQ58 agregado el 01-03-2017.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net