La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Martilu / Vino (tinto de uvas)

 Imprimir  Recomendar
  [C:578174]

El inicio a la bebida del vino tinto, fue grandioso.
-Yo nunca bebo - dije sentada en el restaurante.
-No sabes lo que te perdes. Me dijo Víctor
A partir de allí empecé a degustar a sorbitos el néctar de las uvas, luego, de acompañarlo con frutillas y cerezas también.
Víctor era casado. Tenía dos hijas hasta que tuvo al varoncito. Hacia grandes alardes de su vida sexual. Alto, musculoso, petulante sofocante, y debajo de sus axilas sudorosas, siempre había olor a esfuerzo humano, sin desodorante. Eso no importaba porque cuando entraba a un recinto su voz estentórea, hacia que todos le dirijesen la mirada, aun cuando decía todo el tiempo estupideces.

Todo empezó debajo de la mesa, en un roce silencioso de sus zapatos con mis sandalias. Estábamos bebiendo, en un almuerzo. Me habrá parecido, pensé.
En el próximo encuentro deslizo su mano por mis senos , tocando ligeramente el pezón.
Cuando quisimos acordarnos, nuestros cuerpos en la cocina se atraían cual dos imanes y besos furtivos nos robábamos cuando su mujer no miraba.
Nos encontrábamos en un hotel de la ciudad. Ya en el ascensor la ropa cedía, para dar cabida a las manos rápidas, ardorosas, turgentes. La lujuria y la lascivia perduraban en mi cuerpo durante varios días hasta el próximo encuentro.
Comíamos higos turcos de la boca, con vino tinto, y el sexo era maravilloso. ¿Almas gemelas? ¿Cóncavo y convexo? ¿Playa y península?

En la playa un día la arena me hizo cosquillas y el rozar de su pene fue lo mas placentero y doloroso que experimente en mucho tiempo.
Hay recuerdos que permanecen en la memoria límbica.
A veces nos hablamos por celular, es mi eterno compañero ,tal vez no palpitamos como antes.
Pero los sentidos dejaron su bramido
Una vez fui al El Bolsón, mis hijos no me llamaron por te ni una sola vez.
Recuerdo que me llamaba con videollamada por ese adminiculo que se usa a rabiar por el celular, uno puede extraviarse en ningún lado que la gente lo persigue con su PGS, y averiguan tu dirección y tu localización. Un suplicio de la era posmoderna.
Nada se les escapa. Pues bien , me llamaba y yo le mostraba la ciudad. Fue una grata compañía durante mi estadía.
Mi memoria esta fallando, Victor donde estas...
Creo que ya tengo blanco el pelo y mis manos tiemblan, ahí viene mi nieto con algo en la mano, rectangular que emite sonidos..¿que sera?

Texto agregado el 04-05-2017, y leído por 32 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2017-05-04 16:46:49 Blanco es;gallina lo pone....!El celular!.UN ABRAZO. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]