La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / carmen-valdes / Desapego

 Imprimir  Recomendar
  [C:578351]

Tuve un sueño extraño en el que mi cuerpo estaba rígido y mi espíritu vagaba incontrolable lejos de mí, pensaba mientras las imágenes se desarrollaban en mi mente, que había muerto, que nada había que hacer al respecto y dejé de luchar por volver. No recuerdo lo que vi, sé que mientras sucedía esto me alejé de la casa y de mis recuerdos, de toda sensación de apego, dolor o tristeza, ausencias o añoranzas, amor o desamor, no había nada, vacío y silencio a mí alrededor.

Desperté agotada y ya no pude dormir más. Me senté en mi cama y pase el resto de la madrugada analizando el porqué de esta sensación de alejamiento por la vida y por lo que me rodea, por la ausencia misma de angustia y esa tranquilidad que me dio la nada.

Si puedo concluir algo, creo que mi vida ha estado llena de afectos que solo me han provocado miedo a las ausencias, miedo a las palabras hirientes, miedo por tener miedo.

Quiero viajar por lo que me queda de vida, más liviana, no esperar tanto , no desear lo que no tengo, solo avanzar, este momento es el que vale, no ayer, no mañana. Dejar la mochila, perdonarme y perdonar, aceptarme y aceptar.

Estos días han sido difíciles siempre queriendo dar solución a todo, pero ya no puedo, nunca estuvo en mis manos, aunque extraño muchas cosas y personas, me hubiera gustado que el tiempo no hubiera pasado tan rápido, las canas aunque tinturadas algo deben expresar, necesito la calma que tuve en ese sueño, ese desapego que siento que me hará más feliz.

Así que me levanté muy temprano e hice algo por primera vez, preparé unas rosquitas con una receta antigua que obtuve por ahí, solo para mí, por el placer de cocinar, no para otros, no para que vengan a buscar, no como excusa para que vengan a verme, solo para mí, bueno igual eran muchas así que llevé las que quedaron para compartir en el trabajo, fue terapéutico, absolutamente genial y entretenido.

Texto agregado el 11-05-2017, y leído por 74 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2017-05-30 15:16:35 En la vida, que también es nuestra, debemos, a veces ser un poco egoístas y pensar no solo en los demás sino también en nosotros mismos, y hacer lo que tú hiciste, de vez en cuando unas rosquillas no vienen mal. Un abrazo. ome
2017-05-17 21:01:59 Nada como reconciliarse con uno mismo querida amiga. besos y rosas para voz. sendero
2017-05-13 08:29:30 Pienso que la experiencia onírica fue un pretexto para encontrar un sentido, un lugar en el que se pueda disfrutar el presente, sin ataduras, ni pasado a dolorosos. Cinco aullidos contentos Yar
2017-05-12 00:43:52 Así es Carmen querida, deslastrarse de tanta tontería y vivir de instante en instante, compartir, dar y no esperar nada a cambio. Como bien lo dices: viajar libre de equipaje. Me alegra que hayas vuelto a escribir, yo extrañaba tu presencia. Te abrazo full. SOFIAMA
2017-05-11 17:00:23 Diste en el clavo:El desapego nos libera y nos da alas para vivir sin miedo.UN ABRAZO. gafer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]