La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / A la espera de un beso

 Imprimir  Recomendar
  [C:578562]

Hacía ya un rato que el dolor había menguado y ahora se encontraba más tranquilo. Sabía que sólo era una pausa, que en cualquier momento ese dolor terrible, tenaz, insoportable, que nacía en su garganta y recorría todo su pecho, volvería inexorablemente. Respiró hondo; sin dolor, casi se encontraba feliz. Abrió los ojos, pero no vio nada. La oscuridad era absoluta.
Permanecía acostado en aquella incómoda cama de hospital, desde hacía tres días; deseaba con fruición que todo pasara con rapidez. “Ojalá ella se acuerde de mí- pensaba-, que venga a visitarme; porque ya no puedo más. La necesito con desesperación y me rehuye. ¿Acaso no ve que necesito de su presencia?”
Cerró los ojos; hacerlo, le provocaba una sensación de placidez que hacía mucho no sentía. El dolor comenzó de nuevo, crecía, crecía, crecía, se hacía inaguantable. Apretó con fiereza los dientes para no gritar; el dolor le atenazaba el pecho y tensaba dolorosamente los músculos de su cuello, le atravesaba los pulmones como un fino estilete envenenado, creía enloquecer.
Fue entonces, cuando llego ella y lo besó en los labios. Un contacto fuerte, prolongado y frío, muy muy frío.
Se estremeció; pero no de miedo, sino de placer. Ella por fin había venido. Estaba aquí, con él, y esta vez era para siempre.
No necesitó abrir los ojos. Una sonrisa de felicidad se dibujó en su arrugado rostro y exhaló un largo y último suspiro, después de haber esperado por tanto tiempo, el tan deseado beso de la muerte.

Texto agregado el 21-05-2017, y leído por 113 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2017-05-24 23:51:07 Besos salvadores pero no siempre deseables... ***** achachila
2017-05-21 17:55:45 Un momento que llegará, pero que muchos le rehuyen; lo destacable es la belleza que le imprimiste a la narrativa. Se siente la fruición del sujeto-actor. EXCELSO texto, Mario tan querido. Te doy un abrazo de tu tamaño. SOFIAMA
2017-05-21 17:27:11 Algún día le haré el amor a la muerte toda la madrugada... Si. Cinco aullidos muy vivos yar
2017-05-21 16:36:16 El que espera desespera ***** grilo
2017-05-21 13:34:07 Estimado Don Mario, sus palabras me traen a la memoria los deseos que la visita de aquella dama te/me sea agradable y en lo posible sea antes que después. Un gran abrazo FerdiCartago
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]