La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / PUERTAS Y PÁGINAS

 Imprimir  Recomendar
  [C:579157]


Esta bien equivocarse de puerta, a muchos nos ha pasado, meter la llave en una puerta que no es la de nuestra casa, sino la de enseguida, pues de hoy en día construyen las casas, sobre todo los proyectos de viviendas sociales donde todas las casas son igualitas, menos mal que las chapas si son diferentes, raro sería que se abriera la puerta de una casa con llave ajena y sin querer ver a la mucama haciendo el amor en la cama con el marido de la patrona o abrir una puerta en la cual dice prohibido el paso, toque antes de entrar y después de abrirla encontrar a la secretaria sentada y sin ropas en las piernas del jefe.

En fin, yo creo que cada cual tendrá una anécdota que contar con esto de abrir puertas equivocadas, muchos habrán abierto puertas que jamás debieron abrir y se perdieron para siempre, siempre hay que tener la llave y la certeza que se va a regresar cuando se abre una puerta condenada, de lo contrario es mejor no abrirla y dejarla cerrada para siempre.

La misma situación de las puertas se puede aplicar a las páginas, de tantos libros que hay en mi biblioteca, elijo al azar cualquiera y abro un libro por la mitad y empiezo a leer, a veces trato como de encontrar el sentido de las anteriores páginas, a veces logro y otras veces no. En fin, este ejercicio lo hago miles de veces, he abierto los libros grecolatinos, he visto a Penélope, circe y todas las diosas de la mitología Griega y romana, pero no las he visto desnudas, las he visto con finas túnicas, con una belleza natural, bellas y naturales, nalgas de carne y no nalgas de goma como se acostumbra en la actualidad, senos postizos que saben a caucho, he abierto muchos libros al azar, no sé cuántos, ya he perdido la cuenta, he leído fragmentos de los escritores frnacesés, ingleses, italianos, portugueses y a los nadaistas colombianos y los poetas de la generación desencantada.

Hace días me llamó alguien que no conozco, me dijo que solía leer mis textos en el ciberespacio y que quería hablar conmigo personalmente, pues mis textos olían a rosas, a buenas fragancias y eso le disgustaba. Yo le dije que no había ningún problema, que viniera y que lo invitaba a un cafecito colombiano, uno de los mejores cafés del mundo y que le escucharía muy atento, si algo me gusta es hablar de literatura y de la vida y del universo y de la vía láctea y de la minería ilegal y de la oveja Doly y de todas las ovejas que no se han podido apartar del rebaño.

Hoy es la fecha convenida, ya casi es la hora señalada, ya he colado el café, ya se siente su aroma, suena el timbre y corro a abrir la puerta, apenas veo a ese ser misterioso, siento náuseas, no podría precisar a qué se parece, solo sé que es una criatura poco vista, cierro rápido la puerta y llamo a los bomberos para que regresen a este espécimen a su hábitat natural, pero cuando los bomberos le preguntan donde vive dice que en mi casa, los bomberos timbran y se siente la pestilencia de ese inmundo animal, me dicen que lo haga entrar y que le de café pues tiene hambre.

Los bomberos se ponen agresivos conmigo y no me queda más remedio que hospedarlo, vomito varias veces, pues su hediondez es insoportable, pero la gente empieza llegar en romería y yo empiezo a cobrar a cinco mil pesos la entrada, y la gente sigue llegando y se hace la noche y la pestilencia no se aguanta y cuando estoy a punto de vomitar de nuevo, llega otro ser bien raro con cara de chivo, era el padre de ese ser misterioso que había tocado a mi puerta por la mañana, me dice que anda buscando el ave fénix y que tenía la certeza que aquí estaba, yo le dije que aquí solo había un hombre con cara de chivo que estaba desde la mañana y que bien pudiera llevarlo bien pronto, pues ese olor fétido que expelía estaba contaminando mis libros.

Texto agregado el 13-06-2017, y leído por 60 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2017-06-14 01:33:08 Hay diferencia entre equivocarse de puerta y elegir un libro al azar; lo equivalente sería igualmente equivocarse de libro. Quien abre un libro a la mitad para leerlo, no está buscando que el libro le diga algo, sino solo escuchar del libro lo que quiere. Eso de "sáltate las primeras tres cuartillas" solo aplica a escritores, no a lectores. eRRe
2017-06-14 01:04:55 Creo que ese personaje saltó de unos de tus libros e invadió tu casa. Una historia poco común y bien contada. Un abrazo full, amigo querido. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]