La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / MEDIAS DE SEDA (CUENTO)

 Imprimir  Recomendar
  [C:580381]

Le regaló unas medias de seda el día de su cumpleaños, además de rosas, pues le encantaba verla feliz y sexy, tenía unas piernas que no necesitaban medias de seda, pues las tenía bien torneadas y bronceadas, perfectamente pudo haber desfilado por las grandes pasarelas del mundo: París, Londres, New York, etc. Pero ella prefirió la poesía, le gustaba dejarse acariciar por el viento y escribir el verso en la playa.

Era una mujer joven y muy bella, con alma de niña y muy graciosa. Se habían conocido de casualidad en una exposición de pintura en una galería famosa de New York y desde ese día se hicieron muy buenos amigos, él quería ser algo más en la vida de María, pero ella no necesitaba por el momento de nadie, pues vivía embriagada de la poesía, tal vez porque era un poema que andaba, por todos los lados esparcía el aroma de su alma.

María era de Cali, la sucursal del cielo y él era de Barranquilla, tenían algo en común, los dos eran de dos ciudades con alta temperatura y dos ciudades donde había que saber bailar y reir, pues de lo contrario no se le encuentra gracia a la vida, aunque María reía por todo, la alegría y la poesía las llevaba en su sangre, como también la rumba.

Mario era descendiente de esos árabes llegados a Barranquilla hacía mucho tiempo, tanto les gustó esa ciudad que ahí se quedaron y se casaron con bellas mulatas de la puerta de oro de Colombia, pero había algo en él que no encajaba con su clase, era como una fuerza de atracción y repulsión al mismo tiempo, pero atraía a muchas mujeres, no solo por el dinero que tenía sino también por su apariencia física, un hombre de gran contextura y ojos azules, un sultán en el pleno sentido de la palabra.

El día del cumpleaños de María habían acordado reunirse en el norte de Cali, por los lados de Santa Monica residencial, la cita estaba programada para las ocho de la noche, ella cuando se trataba de rumba y buena comida no media consecuencias, aunque nunca le sucedió nada en sus 25 años de vida y poesía.

Él llegó primero, traía rosas y medias de seda, ella llegó como a la media hora, se abrazaron y ordenaron lo que iban a comer, ella pidió comida francesa y el italiana, después de cenar empezaron a hablar de pintura, luego siguieron con poesía, ya iban a ser las doce, él la invitó a bailar y se fueron para la sexta a brinca brinca, ahí bailaron hasta las dos de la mañana, después Mario la invitó a su apartamento

Cogieron un taxi y se dirigieron al sur de Cali, por los lados de ciudad jardín, en cuarenta minutos estuvieron allá, pagaron la cuenta al conductor y subieron hasta el quinto piso del edificio Los naranjos, entraron al apartamento 527 y después empezaron a hablar de literatura de ficción, no sé cómo fue que terminaron hablando del nudo giordano, es más, hasta hicieron una apuesta para determinar quien era capaz de soltar dicho nudo, pero antes el le dijo que si quería tomar vino, que el tenía una botella de esas que le mandaban de Chile, ella dijo que solo un par de copas, Mario fue por el vino y se fue para la cocina por el descorchador, pues era de esas botellas que vienen con corcho, después de varios intentos logró sacarle el corcho, alistó dos copas y una bandeja, echó el vino en las dos copas y en una de ellas echó un polvillo, pero no se dio cuenta que María lo observaba, María para no ser descubierta se fue pronto para la sala, ella no era ninguna mojigata, pero tampoco era boba, así que se sentó y esperó a que Mario llegara con el vino. Cuando estuvo cerca de ella le ofreció el vino, ella le dijo que tomará el primero y luego tomaría ella, el aceptó y tomó unos sorbitos y le invitó a que ella tomará, ella le dijo que solo tomaría un sorbo de la copa de él pues estaba un poco mareada. Mario aceptó de mala gana, pues algo se traía entre manos, siguieron hablando, en esta oportunidad de pintura, de los surrealistas, la noche siguió transcurriendo, Mario se acercó más hacía María, ella sirvió más vino en la copa de Mario que estaba un poco mareado, tanto que no se dio cuenta que ella le volvió a ofrecer otra copa de vino, justo, la copa que era de ella que desde que empezaron a beber vino estaba en la bandeja, se la tomó de un solo golpe y al poco rato quedó fundido, el polvo hizo efecto de inmediato, ahora Mario estaba a merced de María quien tenía una calma propia de su estilo. Enseguida fue para la cocina, se preparó un café y luego de tomárselo volvió a la sala, se desnudo totalmente, luego se puso las medias de seda por un largo rato, fue hasta el espejo y se tomo una foto así como estaba, solo con las medias de seda, volvió donde Mario, lo miró fijamente, lo escupió en la cara, se sacó las medias de seda, se vistió despacio y luego lavó la bandeja, las copas y la botella vacía la echó en su bolso.

Ya estaba por amanecer, tomó las rosas y las arrojó sobre Mario que dormía profundamente, le quitó la corbata, soltó con facilidad el nudo y le hizo otro nudo, pero con las medias de seda, apretó con todas sus fuerzas y después de comprobar que Mario estaba bien muerto se fue despacio, abandonó el edificio a las cinco y veintisiete y se perdió en las últimas sombras de la noche.

@ pedro moreno mora

Texto agregado el 25-07-2017, y leído por 50 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2017-07-26 01:36:17 Lo leí de un tirón. Qué dos personajes ... No los imaginaba así en un principio. Daiana
2017-07-25 23:50:20 Un final muy apropiado para un descarado como ése. ¿Y ella? Esa es otra historia. Entretenido relato. Un abrazo full, amigo Pedro. SOFIAMA
2017-07-25 21:08:57 Qué interesante, al fin termina diferente. Ahora entre nosotros, este Mario, bien podría haberla seducido sin droga, ¿verdad? Y María es una mujer de armas tomar, vaya, matarlo por eso! Me encantó! MujerDiosa
2017-07-25 21:02:39 Pensé que terminaría al revés.El que menos corre vuela.Buen relato.UN ABRAZO. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]