La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Julia_flora / Extractos de un diario personal IV:Yo no sé de amores

 Imprimir  Recomendar
  [C:583237]

4 de Enero, 2015

Había pasado otro año, y como por una suerte de azar vos aún insistías en permanecer en mi vida, me hacías mal. Era mi recurrente cabeza, que al no encontrar nada qué hacer daba lugar a que ocuparas gran tiempo en mis pensamientos pero el tiempo que persistió no era un argumento para no hablar de tu ingratitud e incapacidad para poder hacerte cargo de este amor.

Necesitaba algo que me llenara por completa, una meta, un alivio, un amor, un trabajo, algo que pudiera sacar lo mejor de mí, ¡y claro que lo tenía! Pero la mala vida me lo había estropeado. ¿Escribir? ¿Para quién y con qué objetivos? Aún esporádicamente lo seguía haciendo, no con la misma intencionalidad que antes sino por el maldito mero hecho de desahogar mi malestar existencial.

Nada me divertía como había sucedido en un pasado reciente, quería algo y no intentaba salir al mundo para pelear por ello. Demasiado contradictorio este pensamiento pero tenía un origen esta contradicción.

Sin dudas, siempre necesitamos de los otros, de nuestros semejantes pero un buen día yo mandé todo a la mierda. Me quedé sola, sin la falsa confianza que nos brinda un entorno seguro, quedé deambulando y sin nada más que mis intencionalidades, porque ya se había extinguido la confianza que poseía.

Luego de ser carnada de un ataque de pánico en pleno sol de Domingo, sentía miedo y se me daba por encerrarme y salir cuando la luna se ponía. Ese acontecimiento había ocurrido hace un año atrás, en la actualidad ya ni las noches conmovían mi agonía.

¿Qué hubiera dicho Ezequiel? Tal vez, hostigado por mi depresión esporádica me hubiera invitado a salir a pasear una tarde de muchedumbre apurada para despejar mi mente. Era muy agradable ese cabrón, me hubiera cambiado los ánimos con su alegría, sin ese pesar que identifica un alma alborotada pero mi alma estaba invadida, y lo reconozco, yo me lo había buscado, desde que la razón hizo nido en mi mente.

La vida nunca tuvo mucho qué ofrecerme porque yo me había obstinado en no querer absolutamente nada de ella, quería rabiarla, quería morder mientras que mis muelas me dieran esa garantía.

Hoy la vida me abatió, y no sé en demasía qué hacer con este mal presentimiento de un futuro incierto, me siento confundida y con miedo, con ese puto miedo que representa a los cobardes. No quiero drogas porque ya no me calman, necesito amor y es mendigar lo que hago, ¡valentía proclamo tu presencia!

Necesito buscar el placer de estar viva cargando con fortaleza un pasado que ha dejado sus marcas pero concluyendo que es algo que pasó y no debo darle la grandeza que ha perdido, porque ya es hora de levantar un par de cabezas y dejarlas en su lugar.

Con un arrebato de languidez siento que nadie me tiene en cuenta, sin dudas, porque nada tengo para dar. Las personas son unas interesadas incurables, todo lo que me conformó un día se convirtió en una absurda fantasía, fantasía que me llevó a tocar fondo y no encontrar la salida.

Necesito irme, pero el tiempo se respeta y no me acostumbro a la espera, soy impaciente y ansiosa, me aburro con gran facilidad.

Hace un par de segundos, te escribí un par de mensajes pero no has respondido. Sigo mendigándote amor, y me estoy hartando de todo este período destructivo que nada bueno me ha dejado, sigo confiando en la estúpida benevolencia de los demás porque mi inseguridad para confrontar los problemas se ha hecho presente. Sin dudas, las personas que tengo a mi lado son egoístas y sumamente conformistas, no me convidan el placer de superarme, se superan ellos mientras que son incapaces de tenderme una mano para salir adelante.

Siento asco y mucha impotencia, necesito por mi salud, alejarme de estos buitres egoístas, que cuando me vislumbren en algún apuro no se harán presentes, es más, correrán para salvar sus pellejos.

Necesito de la fortaleza para encaminarme hacìa las metas que me he propuesto y he postergado por maldita que soy. Si no existen personas afines a mí, habrá que buscarlas pero mientras no logre generar algo reparador en mí y mostrar algo de dignidad hacia mi tristeza, esas personas no llegarán. Primero uno, y luego los demás.

¡Ayúdame Dios de la existencia a superar este mal trance!

Texto agregado el 03-11-2017, y leído por 0 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2017-11-04 09:05:40 Está muy bien escrito y pensado ***** grilo
2017-11-03 22:10:25 Como dijo Kafka en uno de sus aforismos: "por impaciencia fuimos expulsados del paraíso y por impaciencia no podemos retornar". La realidad es que se sufre porque que no nos hacemos responsables de las consecuencias de nuestros actos. Y porque la viva no es vida sino se lucha: lucha: sinónimo de aprendizaje. Bien, Julia. D2EN2
2017-11-03 17:47:27 te falta un gato jaja es broma.. aunque paresca cliche casi todo es hermoso!!! gracias por leerme caliyuga
2017-11-03 16:36:31 Si necesitas aliento, silba. La noche más oscura amanece el día más claro. Un abrazo fuerte lleno de energía positiva. Hipsipila
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]