La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Hipsipila / Reflexión

 Imprimir  Recomendar
  [C:583511]

La vida se cuantifica por los muertos que acumulamos.
No había nacido yo y ya se habían muerto mi abuelo paterno, ni sé aún por qué enfermedad nos abandonó a los 33 años de edad, y materno, de un cáncer de pulmón, a los que consecuentemente ni llegué a conocer pues fallecieron jóvenes.
Aún registro en mi memoria el féretro blanco y diminuto de mi primer muerto: un primo bebé muerto a los pocos días de nacer, lo cual me hizo ver que la muerte es impía.
Mi padre, cuyo fallecimiento me robó la infancia, nos dejó por sorpresa cuando un árbol cruel le segó la vida en un octubre aciago.Tenía yo diez años y él, 36.
Con él aprendíl a medir el tiempo en el reloj, me ayudaba con mis deberes escolares y me enseñó el valor de la prudencia.Mi madre quedó sumida en una profunda depresión al perder , tan joven, a su marido.
Mi abuela materna murió cuando yo tenía 22 o 23 años. La materna se enfrentó a la Parca algo más tarde, a los 82 años de edad.Ambas murieron de mayores, lo que no restó a su viaje definitivo un ápice de dolor pues tanto las quería...
Ambas destacaron por su infinita bondad.
Luego tuvimos que enfrentarnos a la muerte cruel de mi padrastro, un hombre bueno que malvivió los últimos años de su vida en la bruma del alzhéimer.
Después llegó la muerte fortuita en accidente del tío Antonio, que se cayó del tejado cuando intentaba solucionar una molesta gotera.Nadie creía que hubiera muerto en su casa, cuando tantas veces se jugó la vida al volante, amante de la velocidad como era.
El tío Eugenio es nuestro fallecido más reciente. Nos abandonó en abril , devorado por los dolores de un cáncer de huesos con numerosas metástasis.Llevaba siete años jubilado en España, cuatro de los cuales los malvivió en la enfermedad.
Desde que nacemos vivimos muerte pues tan corto es el trayecto que va de la cuna a la sepultura...
Este pensamiento tan quevedesco incide en que nada más nacer ya estamos desviviéndonos. Pero igualmente nos desvivimos con cada una de esas muertes de familiares, amigos, vecinos...
Según crecemos, nuestra vida es más un rosario de muertes, un rosario de lutos. Nuestra vida es más un obituario.
Y más muertes acumulamos, más presos estamos de nuestra propia finitud.

Texto agregado el 15-11-2017, y leído por 0 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2017-11-15 18:39:07 Y si así es la vida y cuanto más vivimos más muertos tenemos y más cerca de "ella" estamos pero aún así, soñamos con volver!!! ome
2017-11-15 17:50:50 La muerte no nos quita a los seres amados. Los inmortaliza al guardarlos en nuestra memoria. godiva
2017-11-15 14:38:24 Reflexiono con tus letras y pienso: El futuro es un rebaño de sueños, el presente un manojo de inquietudes y el pasado... una hilera de muertos vicenterreramarquez
2017-11-15 12:35:37 Tus pérdidas no son pérdidas en realidad. Vive libre de todo tormento y cultiva la aceptación, aquella que no te somete al dolor. Un abrazo grande, Julia_Flora
2017-11-15 12:35:15 La muerte es parte natural de la vida, nadie yace preso de la finitud... simplemente estamos de paso por esta vida y en vez de malgastar el tiempo transcurrido en lamentaciones, valdría la vida incidir en nuestro enriquecimiento interno, conectado con la esencia de la madre tierra. Dicen que polvo somos y al polvo volvemos, el cuerpo es un móvil del alma para trascender. Julia_Flora
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]