La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / MarceloArrizabalaga / De noche

 Imprimir  Recomendar
  [C:584052]




Un ruido me despierta y me sobresalto.
Parece ser el perro que ha volteado alguna cosa. No abro los ojos. No puedo. La historia y las emociones del sueño que estaba soñando siguen presentes.
Bobby jadea y estiro el brazo para acariciarlo pero me golpeo la mano contra un mueble.
Como haciéndome un favor él se acerca y pone el cuerpo cerca mío.
Intento hablarle pero solo murmuro, casi sin fuerzas y vuelvo a dormirme.

Sueño con mis amigos. Paso de estar en la sala de mi casa conversando sobre alguna cuestión con ellos, a correr detrás de unas ovejas, como si quisiera llevarlas a un lugar seguro. Volteo a mirar varias veces mientras puedo.

Me despierto agitado. Bobby jadea y mueve su cola feliz.

Camino hasta el baño, a los tumbos. Puede que sean como las tres de la mañana.
Simultáneamente con el alivio de mis necesidades biológicas, el sueño tan vívido hace un instante, ahora comienza a desvanecerse.

-Por lo menos había una mujer – murmuro al volver al cuarto.

-¿Cómo dices? -pregunta mi esposa en la oscuridad y me sobresalto.

-No sé, no sé. Un sueño.

-Dormite, dale. Me contás mañana -dice ella con poco ánimo de despabilarse.


Me dejo caer en la cama. Mi cuerpo se relaja poco a poco. Me duermo nuevamente.

Los paisajes se suceden. Caras. Gente. Más paisajes.

Me veo manejando un Torino color verde. Se siente fantástico. Creo que voy por la zona de Retiro. Me siento como si ya hubiera manejado un coche así antes.

Es de día y los pájaros cantan con ganas. Semi despierto pienso que pronto sonará el desper…


Riiiiinnnngggg.

Lo apago y me incorporo. Abro los ojos y tengo vagos recuerdos. No sé porqué busco a alguien a mi lado, pues vivo solo desde hace unos seis meses.
Estoy a punto de llamar a mi perro, cuando recuerdo que no tengo uno.

Me visto. Mientras sorbo el café, me reconforto. Hace frío.

Voy en busca del periódico que veo en el piso junto a la puerta de entrada.


-Raúl, Raúl – dice ella.

-¿Eeeh…? – digo confuso.

-Tuve una pesadilla, amor.

-Uggggh, ¿si…?

-Soñé que te ibas con el perro en un auto. Un Torino. A vivir solo. Y yo sufría. Mucho.
¿Por qué vos nunca soñas nada? – me dice como demandando igualdad onírico- conyugal.


La beso en la frente y la recuesto sobre mi pecho.

No tenemos auto, pienso.



-Son solo sueños, Gisel. Solo sueños.





Marcelo Arrizabalaga.
Buenos Aires, 7/12/2017.

Texto agregado el 07-12-2017, y leído por 0 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2017-12-08 14:06:29 Las imágenes se desprenden con facilidad desde tu relato, muy bien logrado. Saludos desde Iquique Chile vejete_rockero-48
2017-12-08 12:55:59 Muy bueno. glori
2017-12-08 11:46:26 Me encantó. Lo has escrito entretejiendo la realidad con la fantasía de modo que la linea divisoria se hace muy borrosa. ***** justina1111
2017-12-08 08:39:39 un sueño lleno de ternura yosoyasi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]