La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Princesa de porcelana

 Imprimir  Recomendar
  [C:584408]

Pálida porcelana, tan delicada que una caída no podrá soportar.

Hermosa princesa de porcelana, tan superficial que su reflejo en el espejo hace brillar, sonríe de medio lado para ver su hermoso vestido dorado que destella entre príncipes pretendientes que no pueden inspirar la roca de su corazón. Pero los grandes reyes; sus padres ya le tienen asignado el príncipe del fin del mundo, tan adinerado que el mundo le fue heredado, sus padres se lo compraron a los dioses.
Es un reino de ilusiones entre fantasías y sueños, un largo camino con porcelanas de reyes de antaño a lado y lado que llevan al reino añorado que desee a la princesa pero con toda la riqueza.
Princesa de porcelana, seductora y sensual, su ángel guardián de su vanidad es seducido por el demonio de la envidia. Ella no es para nada compasiva, ve a las campesinas de su reino como seres inferiores que sirven para servidumbre, para peinar, consentir su larga cabellera de color negro.
Las leyendas cuentan que cuando una princesa de porcelana se enamora su cabello se vuelve cobrizo y haría cada tarde un bello suceso crepuscular.
El acaudalado príncipe le corteja, entre sonrisas falsas y caras apariencias no hay suspiros ávidos de vida.
Los guerreros han vuelto de la batalla contra el dragón de la caverna oscura, traen el triangulo de los secretos. De repente la princesa de porcelana siente lo que no creía que existía, un fuerte latir de su corazón al ver ese guerrero de armadura luciente los cuales hacen reverencia a su rey. Su recompensa es plata, comida y mujeres hermosas.
La princesa siente morir si ve a ese guerrero con alguna sucia mujer, su cabello comienza a cambiar de color, su madre está feliz, por fin un rico príncipe se le unirá en matrimonio. El festejo debe ser hasta el amanecer, pero en un descuido del príncipe alardeando de sus riquezas la princesa se escabulle queriendo ver más cerca el guerrero, dos mujeres le intentan seducir y les ignora ya que ama a su humilde campesina, su grata alma gemela.
La princesa se niega así misma sentir algo por un mediocre guerrero pobre, ella quiere saber que siente cuando los ojos del guerrero frente a frente le observen, la intensidad, nobleza y AMOR se refleja en sus ojos con los rayos del sol, su corazón real siente fuera de control.
Para el guerrero fue muy extraño el deseo de su princesa y sin mediar palabra en su caballo de colores se marcha rumbo a su amado lecho donde su amada le recibe con abrazos, luego sedientos se amaron, de tras de los arbustos la princesa de porcelana todo lo observó, se éxito al ver al guerrero desnudo con vigor digno de un dios, la envidia le domina mientras el lujurioso fuego la humedad entre sus piernas se derrama.
El príncipe extraña su princesa para comprar su AMOR, adornar sus sentimientos con diamantes, borrar sus pensamientos con el falso afecto. El cabello de la princesa al amanecer vuelve a cambiar de color a negro, pero recordando el cuerpo sudoroso del guerrero con una intensidad amorosa en el sexo le hace acariciar su piel baja su manta de seda, suspira, cierra sus ojos, gime eufórica en medio de su intenso múltiple orgasmo, de pronto su madre irrumpen exigiendo saber quién profana los pensamientos de su hija amada después de arrojarle un cántaro con agua fría.
La princesa guarda silencio pensando que esos fuertes brazos quiere aferrar. Después de varias semanas fue a la pocilga del guerrero cuando la mujer del se ha marchado. El guerrero se sorprende y hace reverencia, la princesa le levanta con sus suaves manos, su cuerpo se enciende y deja caer su vestido y el guerrero vuelve a levantarlo, su amada mujer está por encima de cualquier otra mujer, furibunda la princesa la abofetea.
El guerrero hace un voto de silencio, la lujuriosa princesa de porcelana se le guardará el secreto. La princesa quiere tan sólo un beso, pero un beso humilde con sinceridad le puede quebrar, le ofrece oro para comprar el beso pero no es digna de un guerrero.
En las noches las lágrimas de la princesa se quiebran, su espejo refleja su verdad de la falsedad.

j.c.n-13-4-2015

Texto agregado el 23-12-2017, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]