La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / satini / LACTANCIA

 Imprimir  Recomendar
  [C:584482]

LACTANCIA
Un amigo tenía un colectivo con el que llevaba operarias a trabajar a una fábrica textil , ubicada en una localidad vecina, siempre había alguna que pegaba el faltazo y tenía que hacer tiempo hasta la salida, y mi amigo no daba abasto cogiendo con ellas y pasaba a buscarme para que le diera una mano.
Ese día llamo a mi puerta pidiendo ayuda, yo me había acostado a las 4 de la mañana , cargado de copas, y eran las 6 hs solo quería dormir no quería saber nada- Me dijo ven, fíjate y después me decís.
Cuando me la presento y me dijo que quería salir conmigo no lo podía creer . Era una mujer alta, morena el pelo largo casi hasta la cintura, ojos negros algo achinados, sus pechos generosos y turgentes, una cola perfecta y siempre sonriente, parecía una vedette. Espera que me visto, le dije y en menos que canta un gallo estaba listo, llegamos a la fabrica, dejamos a las demás mujeres y encaramos para el motel.
Entramos a la habitación y me abalance desesperado sobre ella, nos besamos apasionadamente, enlazando nuestras lenguas y desvistiéndonos mutuamente, caímos sobre la cama, era una belleza impresionante, ni en mis mejores sueños había visto un cuerpo tan escultural, suS pechos me enloquecían, su sexo depilado, era suave Y fragante, yo tenia una erección que me hacia doler, ella se aferraba a mi pene desesperadamente, yo comencé a lamer su tetas duras y con unos pezones erguidos de un color morado oscuro, cuando me los introduje en mi boca sentí un sabor dulzón, cuando los oprimí, un chorro de leche salió de ellos empapándome la cara.
Algo hizo clic en mi mente, enviando un mensaje equivocado a mi verga, que repentinamente quedo fláccida y arrugada que daba lástima.
Tuve familia hace poco y estoy amamantando dijo la mina, yo me quería morir, tener semejante mujer a mi alcance y el amigo se rebelaba, prendí el ventilador del techo y le echaba aire, y nada, me di una ducha y no quería saber nada, volví a intentarlo y fracase nuevamente, la mujer, muy comprensiva, me acariciaba y me decía no te hagas problema, suele suceder.
Para no perder por goleada, atine a acariciar su sexo, y la penetre, con mi lengua que se metía hasta los rincones más profundos, subiendo, bajando mordisqueando esos labios carnosos, logre succionar su clítoris erguido y parado como una pequeña verga, con ayuda de mis dedos entraba y salía de esa húmeda vagina, mientras le introducía otro dedo en su culo, logre que acabara en mi cara, y a todo esto mi amigo no quería saber nada con pararse aunque chorreaba semen por todos lados. Nunca tuve la oportunidad de volver a salir con ella, y cuando nos cruzábamos en la calle, su sonrisa se hacía más amplia,
Agustín Secreto
DERECHOS RESERVADOS

Texto agregado el 28-12-2017, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2017-12-29 20:51:24 Así que tenía la concha suave como la de una niña, mirá vos. Suena un poquitín pedófilo. guy
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]