La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / mariomatera / Alfar en su segunda misión (segunda entrega)

 Imprimir  Recomendar
  [C:584606]

Mientras tanto, Alfar era objeto de estudios experimentales en el laboratorio de la torre de control por parte de lo ganimedianos. Aquellos humanoides querían estudiar exhaustivamente las propiedades de ese organismo cibernético.
Sin embargo, Alfar disponía de grandes poderes psíquicos los cuales podía usar como medio de defensa. Tenía percepción extrasensorial y poderes hipnóticos. Por medio de la primera, podía leer la mente de sus captores y percatarse de sus intenciones. Alfar no iba a someterse a ser conejo de indias de aquellos seres. Fue así que se dispuso a hacer uso de sus poderes hipnóticos a través de sus pequeños e incipientes ojillos grises. Durante largo tiempo miró fijamente a sus guardianes. Éstos sintieron que sus párpados semicirculares comenzaban a pesarle y que caían lentamente sobre sus ojos. Una modorra los invadía. Al poco tiempo estaban profundamente dormidos.
Mientras esto ocurría y Alfar neutralizaba a sus carceleros, el comandante Anatoli Sarkov había dado comienzo a la guerra bacteriológica en Ganímedes. La flotilla rusa de veinte Soyuz formando círculos concéntricos descendía sobre la torre de control de Ganímedes. Desde la misma le lanzaban rayos cósmicos que la ágil escuadrilla rusa esquivaba hábilmente. Con todo, seis Soyuz quedaron destruidas sobre el helado suelo de Ganímedes. Sarkov y sus hombres dejaron caer toneladas de bombas bacteriológicas con virus de ántrax sobre la torre de control. Todos sus guardianes fueron muertos.
Luego se introdujeron en la ciudad subterránea dando comienzo a la guerra química arrojando gas mostaza, sarín y VX. Sus habitantes huían despavoridos. Catópolis estaba envuelta en una gran nube tóxica. Ganímedes pidió la paz. El rey Zor se reunió con los vencedores para escuchar sus pretensiones. En primer lugar les preguntó de dónde venían.
-Del planeta Tierra -fue la respuesta. Y nuestro objetivo es recuperar a Alfar, el organismo cibernético que guiaba a la Soyuz guiada por ustedes y cuya misión era explorar Ganímedes.
-He de castigar severamente a quienes debían trabajar experimentalmente con Alfar y que se han quedado dormidos -dijo Zor.
-No sea duro con, rey Zor, sus hombres no tienen la culpa. Alfar tiene poderes hipnóticos y seguramente se ha valido de ellos para dejarlos dormidos.
-Ya que me han vencido, accederé a sus demandas.
Alfar fue restituido a los astronautas rusos y en compañía de éstos regresó a su hábitat natural, La Tierra.

Texto agregado el 03-01-2018, y leído por 0 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2018-01-04 14:28:16 Metaficción con crítica subyacente existencial y/o ideológica? En todo caso, bien escrito (detalle: el agente infeccioso del "Antrax" - carbunco, en castellano - no es un "virus"...). Senaqueh
2018-01-04 13:13:04 Estupendo. Veo que te heredé al Uneador. Ese loco unea A TODOS los que leo y comento. Eso es cosa buena. Valida que eres grande, que tu talento relumbra, que tu personalidad corresponde a la de un ser humano relevante y evolucionado. Y en cuanto a ese pobre dislocado jamás se te ocurra protestarlo. De eso vive, con ese acto aplaca su sensación de minusvalía. En este mundo, hasta la más repugnante sabandija tiene derecho a vivir. -ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]